Opinión

Fidencio López Plaza

Por: Efraín Mendoza Zaragoza

¿Por qué ocuparnos de lo que ocurre al interior de la Iglesia Católica? Una razón demográfica es que 92 de cada 100 queretanos se reconocen dentro de la atmósfera católica. (El promedio nacional es de nueve puntos abajo). También importa lo religioso en la medida en que es fuente de valores y condiciona la conducta de mucha gente. Importa porque la institución católica, la más ancestral de Occidente, es factor real de poder dentro del juego real de poderes, visibles e invisibles.

¿Por qué los no religiosos, los ateos incluso, tendrían que interesarse por la orientación política de esa institución? Sencillamente porque dada su fuerza cultural puede contribuir o puede obstruir las transformaciones sociales. Su acción o su inacción pueden favorecer o destruir la democracia. La iglesia no es monolítica y está atravesada por los conflictos y las aspiraciones sociales. Las castas, las élites y las periferias la atraviesan. Y siempre será mejor que los hombres y mujeres que dirigen esa institución se alineen en las filas de la justicia y de los excluidos.

Por eso hoy me detengo en una noticia relevante de la semana: el nombramiento del sacerdote Fidencio López Plaza como obispo de la diócesis veracruzana de San Andrés Tuxtla. Esta designación tiene el sello indeleble de los tiempos franciscanos que están sacudiendo a la institución católica. Se trata de un hombre muy sencillo. No sólo de extracción humilde, sino muy identificado con los segmentos excluidos de la sociedad local. Promotor a contracorriente del movimiento de Comunidades Eclesiales de Base. Practicante de la Teología de la Liberación desde la periferia de la ciudad barroca.

En la Parroquia de las Bienaventuranzas, en el corredor Peñuelas-Menchaca, realizó a partir de 1989 un importante trabajo organizativo desde las comunidades. Aunque el obispo Alfonso Toriz Cobián decía que al Espíritu Santo no se le planifica, este sacerdote promovió la acción pastoral integral y hasta su designación se desempeñaba como Vicario Episcopal de Pastoral, el número 3 en la jerarquía diocesana.

Fidencio se suma a la galería de obispos emanados de la diócesis de Querétaro. Le preceden Domingo Díaz Martínez, hoy arzobispo de Tulancingo; Rogelio Cabrera López, actual arzobispo de Monterrey; Florencio Olvera López, obispo de Villahermosa y Cuernavaca, hoy retirado en Tequisquiapan. Y antes de ellos Marciano Tinajero y Estrada, Pedro Vera y Zuria y Manuel Rivera Muñoz.

Esto me produce mucho contento, pues al padre Fidencio le guardo aprecio personal. Aunque de lejecitos, he seguido su compromiso con las causas populares desde hace 25 años. Ese vínculo pude percibirlo con nitidez en noviembre de 2012 con motivo de los funerales de un líder de la izquierda local más auténtica, Salvador Canchola Pérez, y que encabezó el padre Fidencio en la parroquia de Pentecostés, en Palmas. Vi ahí la liturgia católica, los ritos prehispánicos y las consignas revolucionarias en un extraordinario y conmovedor sincretismo. No faltan quienes atribuyen su “exilio” de ocho años en Tierra Blanca, en la sierra de Guanajuato, en tiempos de don Mario de Gasperín, precisamente a esa “peligrosa” cercanía con los movimientos sociales.

Diré finalmente que se trata también de alguien que reconoce la importancia de la ciencia social para procurar mejores frutos en la acción que involucra a otros, reconociendo la diferencia y construyendo justamente a partir de las diferencias. Es un universitario, pues hizo en nuestra Universidad su bachillerato y la Especialidad en Desarrollo Comunitario. Este posgrado lo cursó en la antigua Facultad de Sociología, donde también vimos a nuestro estimado Gabino Tepetate, otro sacerdote queretano que empuja su trabajo pastoral en la misma dirección, al lado de migrantes e indígenas.

Pues sí, siempre será mejor ver a esa institución del lado de la justicia y lejos de las potestades que sólo comprenden el lenguaje de la codicia y los negocios. Todo lo mejor para el nuevo obispo de los Tuxtlas.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba