Opinión

Glicerol la molécula inofensiva

Molécula de la Semana

Por: Dora Marina Gutiérrez Avella

El glicerol pertenece a la familia química de los alcoholes, se le conoce también como propanotriol, pero es más conocido como glicerina. Es un líquido incoloro, de olor característico, y sabor dulce, muy soluble en el agua.

La historia del glicerol inició alrededor del año 600 A.C. con el conocimiento del jabón por los fenicios, cuyos conocimientos llegaron siglos después a los pueblos galos y germánicos. En el siglo XIV, durante el reinado de Carlos I de Inglaterra, se monopolizó el comercio y la fabricación de jabón, en el siguiente siglo el conocimiento de la alquimia pasó a la química y en 1741 el Químico Inglés Claude Joseph Geoffroy intensificó sus estudios sobre la naturaleza de las grasas, lo que lo llevó al descubrimiento de la glicerina. En 1779 el químico sueco Carl Wilhelm Scheele aisló glicerina calentando una mezcla de litargirio (óxido de plomo) con aceite de oliva. Fue él quien formalizó el descubrimiento de que las grasas y aceites naturales contienen glicerina.

El glicerol está presente en todos los aceites, grasas animales y vegetales unido a través de los grupos hidroxilo a ácidos grasos como el ácido esteárico, oleico, palmítico y láurico para formar una molécula de triglicérido. La composición química de los aceites vegetales corresponde en la mayoría de los casos a una mezcla de 95% de triglicéridos y 5% de ácidos grasos libres. El glicerol también está presente en todas las células animales y vegetales como parte de su membrana celular en forma de fosfolípidos.

Hasta 1949, todo el glicerol producido en el mundo provenía de la industria del jabón. Efectivamente, al tratar una grasa con un compuesto básico fuerte, como hidróxido de sodio se forma un jabón y se libera el glicerol. Actualmente, el 70 por ciento de la producción de glicerol proviene de grasas y aceites naturales, el 30% restante proviene tanto de la producción de glicerol sintético del obtenido como subproducto durante la termólisis del petróleo para producir propileno o como residuo durante el proceso de producción de biodisel por una reacción de transesterificación no-catalítica que consiste en combinar un aceite vegetal con un alcohol ligero normalmente metanol dejando como residuo el glicerol en grandes cantidades.

El Glicerol es reconocido como seguro para los humanos desde 1959. La dosis letal media en ratas es de 12.600 mg por kg y en conejillos de Indias de 18.700 mg por kg. Varios estudios han demostrado que se pueden administrar grandes cantidades de glicerol (sintético o natural) sin la aparición de efectos adversos para la salud.

El glicerol es un precursor para la síntesis de triglicéridos y fosfolípidos en el hígado y el tejido adiposo. Cuando el cuerpo utiliza la grasa almacenada para la producción de energía, se liberan glicerol y ácidos grasos en el torrente sanguíneo. El glicerol puede ser convertido en glucosa en el hígado constituyendo el suministro de energía para el metabolismo celular.

Debido a que es no tóxico, no irritante, biodegradable,  reciclable, altamente estable bajo condiciones de almacenamiento y compatible con muchas otras sustancias químicas , el glicerol tiene muchas aplicaciones como humectante, lubricante, edulcorante, plastificante, emoliente, espesante, medio dispersante, agente corporal y anticongelante. Esas características permiten su aplicación en la industria cosmética y de higiene corporal, farmacéutica, alimenticia, de barnices y pinturas, textil, del cuero. Además, los derivados de glicerol tales como ésteres de glicerol se utilizan ampliamente en muchas industrias. Por esas razones, y porque la química es parte de nuestras vidas, la molécula de esta semana es el glicerol.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba