Opinión

Gobiernos Panistas despojan a colonos de sus áreas verdes

Por: Sergio Centeno García

«En la zona de Juriquilla están siendo devastadas las áreas verdes». Así empieza un comunicado que los Colonos Unidos de Privada Juriquilla y la Asociación de Colonos de Privada Juriquilla han hecho llegar a los distintos medios informativos de nuestra ciudad, con la intención de dar a conocer el atropello del que han sido objeto por parte de las administraciones municipales panistas encabezadas por Armando Rivera, Manuel González Valle y Francisco Domínguez Servién.

Es muy conocido que los gobiernos municipales, estatales o federales en turno, dan manga ancha a Constructoras como GEO, ARA y muchas otras, para que con el dinero de los contribuyentes y cobrando inmediatamente, construyan remedos de casas que son una burla para quienes las adquieren, quienes no sólo se echan encima una deuda casi impagable por medio de INFONAVIT, en donde cuando alguien solicita  por ejemplo, un préstamo de 180 mil pesos y pagando aproximadamente mil 800.00 pesos al mes, después de 5 años de estar abonando esa cantidad ya no debe 180,000.00, sino ¡250,000.00 ó mucho más¡ Pero estas constructoras además de construir sus «casas» con materiales de mala calidad y con dimensiones insuficientes hasta para una familia de tres, entregan sus presuntos complejos habitacionales sin terrenos para equipamiento y áreas verdes. Sólo es necesario observar todas las colonias que INFONAVIT ha «financiado» para ciudadanos de escasos recursos económicos, y constatar que carecen de áreas verdes.

Pero ahora resulta que a los colonos de Privada Juriquilla, y de muchas otras colonias de clase media en la zona urbana de Querétaro, les está pasando justamente lo contrario: los fraccionadores entregan las colonias al gobierno municipal, y junto con ellas también hacen entrega de considerables  extensiones de terreno destinadas específicamente para áreas verdes y equipamiento urbano, y después el Municipio los despoja de ellas «vendiéndoselas» a precios irrisorios a sus amigos o parientes.

He aquí que en el año 2001 la Colonia «Privada Juriquilla» fue entregada al gobierno municipal panista, y junto con ella, la donación de dos predios (uno de 9 mil 687 m2, y otro de 15 mil 889 m2), destinados exclusivamente para áreas verdes y equipamiento urbano institucional. Pero en el año de 2009, tiempos de González Valle, de forma arbitraria se aprueba en cabildo el cambio de uso de suelo de área verde y equipamiento urbano, a uso habitacional del terreno de 9 mil 687 m2, sin tomar en cuenta la opinión de los colonos. Lo irregular del caso es que el cambio de uso de suelo aplicó sólo para 7 mil 617 m2, con lo cual, «desaparecen» cerca de 2 mil m2 del predio original.

Como sea, esto fue sólo el anuncio de algo más sucio, pues en el año de 2011, ya en tiempos del protegido de Calderón (Domínguez Servién), el gobierno municipal vendió este terreno al señor José Villaseñor Zepeda, y según la información recabada, a un precio de aproximadamente 300 pesos el metro cuadrado, cantidad irrisoria si se toma en consideración que los colonos de Privada Juriquilla que adquirieron sus predios en 2007, pagaron en razón de mil 700 pesos el metro.

Nada me sorprendería, si se investigara un poco, dar con la información de que el señor Villaseñor Zepeda tiene alguna relación política, financiera o hasta de parentesco, con los funcionarios panistas que le «vendieron» el terreno. Cosa rara en México.

El caso es que el acto de bandidaje llevado a cabo por las administraciones municipales panistas de Rivera, González Valle y Francisco Domínguez, tiene un nombre: despojo. Y si no es un despojo legalmente fundado, sí lo es moralmente, porque eso de utilizar la ley a su conveniencia para cometer arbitrariedades y latrocinios y luego decir: «Todo lo hicimos conforme a derecho», es un verdadero acto de desvergüenza. Porque ninguna ley positiva debe estar por encima del derecho legítimo de los ciudadanos y sus hijos a una mejor calidad de vida, y para ello, las áreas verdes y espacios para el esparcimiento sano son indispensables.

Posteriormente comentaré cómo ya en tiempos de Armando Rivera, su Administración había despojado a los colonos de Privada Juriquilla, del  predio de 15 mil 889 m2. ¿Panistas por el «bien común»?

sergiocenteno05@live.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba