Opinión

La aventura del Patio Barroco

Por: Kevyn Simon Delgado

PARA DESTACAR: Un par de horas después, en el Patio Barroco, siguió el “asalto” de la feligresía al patio y, entrando a la Universidad por los mismos agujeros que habían abierto los universitarios, destruyeron y saquearon las instalaciones; entonces la “toma” se convirtió en “defensa” de la Autonomía universitaria, la que se dio con piedras y gritos.

Cincuenta años se cumplen ya de la recordada situación con el Patio Barroco. “Defensa”, “asalto”, “toma”, de distintas maneras se le ha nombrado a los hechos que ocurrieron el 29 de noviembre de 1966, cuando el edificio conocido como “Patio Barroco”, por su estilo arquitectónico, fue entregado por el gobierno federal a la Universidad Autónoma de Querétaro para que esta pudiera solventar los graves problemas de espacio con los que tenía que lidiar. Recordemos que el Centro Universitario fue construido hasta 1973 con mucho apoyo de la administración de Luis Echeverría Álvarez.

El edificio, contiguo a las instalaciones de la Universidad en la calle 16 de Septiembre, testigo de la huelga por la Autonomía en 1958, había estado bajo resguardo del Templo de Santiago, también junto al Patio Barroco, sin embargo, el mismo le pertenecía legalmente al gobierno federal desde la secularización de finales del siglo XIX, el cual había sido utilizado, generalmente, para fines educativos. Entonces, cuando el Rector Hugo Gutiérrez Vega solicitó se otorgara el espacio a la UAQ para regresarle ese oficio, la feligresía, instigada por el párroco y, posiblemente, por el obispo Alfonso Toriz Cobián, reaccionó de manera violenta, considerando que lo que en realidad querían hacer los universitarios era tomar todo el templo.

Hugo Gutiérrez Vega, desde que fue nombrado Rector de la Universidad, fue criticado por diversos grupos de derecha, los que consideraban que el proyecto de Gutiérrez Vega era “comunista” por haber abierto las aulas al estudio de todos los pensamientos, como el marxismo, así como por haber desarrollado la fundación de la Escuela de Psicología, donde estudiaban las sexualidades humanas, por lo que no es de extrañar que pidieran su cabeza ante la sacudida de conciencia que buscaba propinar el Rector desde que inició esta “aventura”, como él la llamó.

Puesto el ambiente, el ingrediente que faltaba para que ambos modos de pensar colisionaran llegó con la reyerta por el Patio Barroco. Primero los universitarios “tomaron” el patio a través de dos agujeros que hicieron en una pared de la planta alta, ya que el obispo no quiso entregar las llaves del edificio; le siguió una sustracción de algunas pertenencias del párroco, lo que exacerbó la situación.

Un par de horas después, siguió el “asalto” de la feligresía al patio y, entrando a la Universidad por los mismos agujeros que habían abierto los universitarios, destruyeron y saquearon las instalaciones; entonces la “toma” se convirtió en “defensa” de la Autonomía universitaria, la que se dio con piedras y gritos.

Finalmente, policía y ejército acordonaron la zona y desalojaron a todos los presentes con gas lacrimógeno. Los heridos fueron numerosos. El obispo pidió mesura, el Rector precaución y el gobernador Manuel González de Cosío, puso el punto final apoyando a la UAQ en la disputa. Varias personas fueron arrestadas por su supuesta complicidad en la organización de la respuesta de la feligresía, todas ellas integrantes del PAN y la Unión Nacional Sinarquista, sin embargo, todas fueron liberadas en cuestión de horas. Para Gutiérrez Vega, el mayor instigador de todos fue Diego Fernández de Cevallos, con quien había tenido muchas diferencias años atrás, cuando Gutiérrez Vega dejaría su militancia en el PAN, para irse inclinando paulatinamente hacia la izquierda. Paradójicamente, los ataques de la derecha queretana lo llevaron hacia esa ideología, con la que permaneció hasta sus últimos días del 2015.

A la fecha el Patio Barroco permanece bajo resguardo de la UAQ y la Facultad de Filosofía, viendo formar a antropólogos, filósofos e historiadores, no sin las esporádicas voces que piden se “regrese” el mismo a manos de la parroquia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba