Opinión

La complejidad detrás de Uber

Aunque pareciera un trato muy sencillo, formar parte de esta nueva propuesta de transporte tiene rigurosas etapas para su éxito

Por: Luis A. Alegría

La forma más fácil de iniciar como chofer de Uber es inscribirse directamente con la empresa, pero se deben tener en cuenta los requisitos mínimos que exige este transporte

El sistema de transporte de transporte privado Uber, que funciona por medio de una aplicación para smartphone, ha crecido de forma exponencial en los últimos meses en México; finalizó el 2015 con 1 millón 200 mil usuarios y 40 mil socios conductores en el país, pero la forma de contratación para los operadores-socios es compleja.

La aplicación ya ha sido lanzada en distintas ciudades del país, tales como: la Ciudad de México, Guadalajara, Tijuana, Puebla, Monterrey, León, Toluca y Querétaro; lugares en los que sigue creciendo tanto en usuarios como en socios.

La forma más fácil de iniciar como chofer de Uber es inscribirse directamente con la empresa, pero se deben tener en cuenta los requisitos mínimos que exige este transporte, que son: ser un modelo posterior a 2007, tener cuatro puertas, aire acondicionado, estéreo, bolsas de aire y frenos ABS; cuando no se cuenta con un auto que cumpla dichos requerimientos, la única opción que te queda es ingresar como chofer de un “socio” ya registrado.

Encuentro estas “ofertas” de trabajo fácilmente por medio de internet, hay resultados de organizaciones que ofrecen el automóvil para trabajar, celular con datos –requerimiento para activar la aplicación- y una comisión superior al 30 por ciento de la ganancia; hasta las que únicamente ofrecen el automóvil, más el registro en Uber.

Estas empresas externas piden exactamente los mismos documentos que la aplicación: licencia de conducir  vigente, carta de no antecedentes penales –con un costo de 181 pesos, que se tramita ante la Procuraduría General de Justicia-, la cual debe tener máximo tres meses de antigüedad; credencial del IFE o INE; y la Clave Única de Registro Poblacional (CURP). La única condición extra que ponen las empresas externas, es acudir a una entrevista de trabajo.

La pruebas

Este reportero, solicitó el empleo de operador de unidad a través de Uber. El proceso incluía una entrevista con los documentos. Después de un par de preguntas sobre la estabilidad económica del solicitante, el entrevistador pidió al aspirante dibujar tres formas humanas: la primera del sexo que elija, la segunda del sexo contrario y la tercera de cualquier sexo bajo la lluvia; después debo redactar una autobiografía de 30 renglones.

Al terminar estas pruebas, el entrevistador revisa los dibujos y el texto, toma las hojas, las pone junto con la solicitud de empleo y las levanta. Me indica que se ha terminado la entrevista, pero que “llame el martes o miércoles de la siguiente semana, para confirmarle”

De acuerdo a la página de internet de Uber para el estado de Querétaro, cuando los documentos sean aprobados el chofer que busca inscribirse debe cursar una certificación, la cual consta de cinco etapas: revisión de documentos, prueba de confianza, videos de capacitación, examen de conocimiento del sistema y un examen toxicológico.

Esta certificación tiene un costo de 500 pesos, los cuales son descontados del pago semanal.

La empresa cobra una comisión de entre 30 y 25 por ciento, tomando en cuenta que hay empresa externas que ofrecen a sus choferes el 30 por ciento, lo que representa una ganancia del 40 al 45 por ciento para la empresa que contrata. Esto significa que en un viaje de 50 pesos Uber cobraría 15 pesos, el conductor 15 pesos y la empresa que contrata ganaría 20 pesos.

 

 

 

 

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba