Opinión

La marcha de las catrinas

Por: Kevyn Simon Delgado

PARA DESTACAR: Para este 1 de noviembre, varios colectivos feministas convocaron a la “Marcha de las catrinas contra la violencia feminicida”. El motivo: de enero de 2015 a octubre de 2016 se cometieron 37 feminicidios en el estado de Querétaro, por lo que decenas de mujeres, con los rostros pintados como catrinas, se manifestaron para exigir justicia.

Una de nuestras tradiciones más representativas en México es, sin duda, el Día de Muertos. Sincretismo entre raíces prehispánicas y católicas españolas, cada 1 y 2 de noviembre, miles de familias se preparan para recibir la visita del alma de sus fallecidos y fallecidas en diversas y multicolores formas a lo largo y ancho del país.

Desgraciadamente, desde la última década, siempre es Día de Muertos en nuestro país, al que el gobierno y el narcotráfico han convertido en una gran fosa común. Oficialmente han ocurrido más de 60 mil asesinatos vinculados a la “guerra contra el narcotráfico”, declarada por el expresidente Felipe Calderón Hinojosa, y 28 mil personas están en calidad de desaparecidas, incluyendo a los 43 compañeros normalistas de Aytozinapa, caso que despejó la cortina de incienso sobre el tema. Extraoficialmente, esas cifras se pueden multiplicar por tres, ya que la mayoría de los crímenes no son denunciados.

Una de las vertientes más preocupantes de la violencia que se cierne sobre el país son los feminicidios. El derecho a tener acceso a una vida libre de violencia para las mujeres, queda más que claro, es un mero discurso o un privilegio reservado para unas cuantas. Para este 1 de noviembre, varios colectivos feministas convocaron a la “Marcha de las catrinas contra la violencia feminicida”, que se llevó a cabo en diferentes ciudades del país, desde Monterrey, pasando por la Ciudad de México, hasta Tuxtla Gutiérrez, incluyendo una en San Juan del Río, Querétaro, el día de los santos inocentes.

El motivo: de enero de 2015 a octubre de 2016 se cometieron 37 feminicidios en el estado de Querétaro, por lo que decenas de mujeres, con los rostros pintados como catrinas, con cruces de color rosa y pancartas, se manifestaron en dicha ciudad para exigir justicia por cada una de las mujeres asesinadas por su condición de género, uniéndose así al llamado a nivel nacional con la finalidad de visibilizar la violencia de género y los feminicidios en México, así como tomar conciencia de ello.

Las cartulinas que portaron reportaban: “Rocío N. 36 años. Asesinada en su domicilio. Presentaba heridas en el cuello y en diferentes partes del cuerpo. 24-08-16. Landa de Matamoros, Qro.”; “Mujer sin identificar. Aproximadamente 38 años. Su cuerpo fue encontrado desnudo, envuelto en una cobija y dentro de una zanja. Estaba embarazada. Localizada el 15 de abril de 2015. El Marqués.”.

“Estefanía S. 22 años. Asesinada en su domicilio por su novio, con arma punzocortante. Localizada el 27-04-15, San Juan del Río, Qro.”; “Miriam F. 21 años. Asesinada por su pareja sentimental, quien la atacó con un objeto punzocortante y la golpeó con una pala hasta matarla. Miriam era madre de un niño de dos años de edad. 21-01-15, Corregidora, Qro.” y así Daniela D., Mariana N., Martha R., Silvia U., Ofelia, Araceli, María I., Esperanza L. y tantas otras.

Necesarias son las manifestaciones de este tipo, ya que los niveles de violencia contras las mujeres han ido escalando de nivel al paso de los años. Los casos de Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, colocaron el tema a nivel nacional e internacional. De 1993 al 2014 contabilizaron mil 530 feminicidios.

Las autoridades locales y federales destacaron por su lentitud y negligencia, también, por los obstáculos que le pusieron a organizaciones no gubernamentales y familiares de las personas asesinadas que han estado en busca de justicia.

Sin embargo, en la reciente década, el Estado de México le arrebató el triste primer lugar a la ciudad fronteriza. Del 2006 a la fecha (de Enrique Peña Nieto a Eruviel Ávila Villegas, vaya) suman alrededor de 3 mil mujeres asesinadas. Una vez más, las autoridades niegan su responsabilidad y niegan que esto sea de importancia.

Ante esta emergencia nacional, ellas gritan fuerte por aquellas que ya no pueden hacerlo “¡Vivas nos queremos! ¡Vivas nos queremos!”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba