Opinión

La noche de Iguala (*)

Tigres de papel

Por: José Luis Álvarez Hidalgo

“En el espacio de la libertad humana, la maldad también es un alternativa”.

Schelling

Escena Primera: La tierra de las tortugas que paren cuatro veces

—Desde aquí apenas distingo las sombras que pasan. ¿Dónde estamos?

—No lo sé, yo también acabo de llegar y sólo un vago rumor de fiesta llega a mis oídos. La música se apaga y luego vuelve como si alguien no quisiera que se acabe. Los demás no tardan en llegar, me dijeron que aquí nos veíamos…

—Es muy extraño todo esto, todo iba muy bien, veníamos cantando y jugando en el camino hasta que nos detuvimos de repente y ya no supe más…

—Ya íbamos de regreso, teníamos hambre y frío, casi no juntamos nada y ya era muy tarde…nos hubieran dejado ir…

—No nos quisieron dar, porque no nos quieren. Creen que somos malos, que somos una bola de revoltosos sin oficio ni beneficio y que sólo nos gusta molestar a los demás…por eso no nos quieren.

—Acá de este lado no nos quieren, los iguatecos y los chilpancinguenses menos que nadie y no sé por qué. ¿Qué mal les hemos hecho? En la Costa Chica sí nos quieren, la otra vez hasta pollo nos dieron de comer…

—¡Sssshhh! ¿Escuchas? Se oyen pasos de alguien que corre muy de prisa, como si el miedo le viniese mordiendo las trancas y no halla cómo esquivarlo. Se me hace que viene para acá ¿Lo oyes?

—Sí, se escucha todavía muy lejos, pero se va oyendo cada vez más clarito. ¿Y si mejor nos escondemos? No vaya a ser el diablo y nos cargue la jodida…

—Vente para acá, hay más espacio, y si se mete aquí, no nos va a ver en lo oscuro…acá no se ve nada.

—Soy yo, no sean así, no se escondan, me dijeron que aquí estaban y los ando buscando desde hace rato, por poco y me agarran, pero me les escapé como pude y ya no me siguieron hasta acá. ¡Qué pinche calor está haciendo! Y con la corretiza que me eché, tantito peor… ¿Dónde andan? No sean así ¿por qué no me dan la cara?

—¡Sssshhh! No hagas tanto ruido que aquí se necesita silencio pa’ poder estar… pa’ poder sentir… pa’ que no nos olviden los de afuera…

—¿Puedo pasar? Es que ya no encuentro lugar en ningún lado, no sea que me vayan a dejar afuera y me quede solito, sin perro que me ladre…no sean así, háganme un lugarcito…

—Pásale, pásale…ya casi estamos todos, eso se siente, hay voces que no distingo, pero se me hacen familiares, como si nos quisieran tocar y hacernos sentir esa presencia que nos falta…es muy loco, pero así lo siento…

—Es hora de cerrar la puerta, ya no deben tardar en llegar los demás, pero ya casi es hora de que esto se cierre para que no entren los que nos buscan, los que nos quieren llevar de aquí, de vuelta a esa realidad infame, a ese país infame que nos ha dejado solos en esta inmensidad que no conoce fin…

—¡No cierres todavía! Tenemos que dejar una rendijita de luz que guíe a los extraviados en esta larga noche que no termina nunca. Si cierras, todo se hará oscuridad y nos convertiremos en seres oscuros de ingrata memoria…

—¡Allá vienen! ¡Son ellos, son todos los que faltan, son los que nos hacen falta y ya nos vieron y vienen para acá!… ¡No cierres!

—Es demasiado tarde. No podía no cerrar. Si dejo la puerta abierta, correríamos un riesgo innecesario. Es posible que ya no vengan más y los que vengan son aquellos que vienen por nosotros… mejor no arriesgar…

—¡¿Oíste!? ¡Están tocando! ¡Están silbando la melodía que todos conocemos! ¡Son ellos! ¡Abre la puerta de una buena vez, maldita sea! ¡Te juro por mi madre que son ellos!

—¡Cállate de una vez! ¡No son ellos, no son nadie, nadie vendrá más, todo se acabó y los que están del otro lado son los vienen por nosotros!

—Nos acaban de cerrar, no nos reconocieron y nos acaban de cerrar. Creyeron que éramos los otros y nos hemos quedado afuera. ¿Qué hacemos?

—Vámonos, ya deja de tocar, no nos van a abrir. Vámonos de regreso, por donde vinimos…volvamos al camino… (Oscuro/Fin de la primera escena)

(Fragmento de la pieza teatral que está en proceso de creación)

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba