Opinión

La razón siempre estará por encima de cualquier agresión

Por Carlo Daniel Aguilar González

*¡ÁNIMO JAVIER! NO ESTÁS SOLO

Ante la nula argumentación y diálogo, privilegian la afrenta. Contra la evidencia, su única salida es la agresión o la búsqueda por el descrédito.

Desde su perspectiva, pensarán que el ‘triunfo’ de Enrique Peña Nieto es motivo de alegría y satisfacción. Más, si ellos colaboraron vía delitos electorales y conductas no permitidas por la ley. Lo que no saben Javier es que tú les ganaste…

Conocí a Javier López Escobedo en febrero de 2009. Compartimos aula en el Conalep plantel Roberto Ruiz Obregón durante un semestre.

Aunque me ubicaba al frente del grupo y tenía a cargo la materia de Redacción (Español III) en el cuarto semestre del anterior plan de estudios, digo que compartíamos aula porque el aprendizaje entre los alumnos y un servidor fue mutuo y constante. En muchas ocasiones el alumno era un servidor y los profesores eran Javier y sus compañeros de clase.

Desde aquel entonces Javier mostraba interés por los asuntos de interés público. Evidenciaba su gusto por la lectura. Defendía sus ideas y posturas con argumentos.

Como varios de sus compañeros, preguntaba sobre el transcurso del proceso electoral de 2009, lo que habían sido las elecciones presidenciales de 2006 y también buscaba profundizar en aquellos acontecimientos trascedentes que publicábamos en este medio.

Durante los siguientes tres años he tenido la fortuna de seguirlo viendo y platicar con él. Puedo afirmar, con gusto, que a lo largo de este tiempo se ha consolidado no sólo su involucramiento con los temas de interés público, sino su compromiso social.

Éste quedó demostrado el domingo 1° de julio. Valientemente juntó las evidencias que demostraban el acarreo de votantes, y no se intimidó ante las amenazas y las agresiones.

Tal vez la impotencia del momento (gracias a la Fepade, al IFE y a las autoridades) disminuyó su energía por un instante, pero tomó la decisión de denunciar y compartir su testimonio a este medio. Además de ejercer su voto libremente, Javier demostró estar a la altura de las circunstancias.

Sí Javier, tú ganaste: denunciaste, reflexionaste lo ocurrido y, estoy seguro, decidiste continuar con tu propósito, luchar contra la imposición de un político que no tiene el aprecio (ni el voto) de las mayorías.

Tu pensamiento y tus ideas se siguen fortaleciendo. No pudieron convencerte de desistir. Mucho menos de ver noticiarios de Televisa (o de dejar de leer Proceso o medios serios). Tampoco de interrumpir la lucha social colectiva. Javier, tú ganaste.

Razones para celebrar

En la noche del mismo domingo me encontré a otro ex alumno del Conalep, Natanael Estrada Dávila, quien curiosamente fue compañero de Javier. Me preguntaba con preocupación sobre el avance en los resultados de la elección presidencial. Como millones de jóvenes en este país, no votó por Peña Nieto y advierte un sexenio difícil en caso de ratificarse su presunta victoria.

En la madrugada del domingo reflexionaba sobre cómo se han expresado y se han involucrado en estos temas muchos jóvenes que conozco (alumnos y ex alumnos de distintas instituciones). Esto lo celebro y me da mucha satisfacción.

Más allá de ‘ensuciar’ la imagen del actor televisivo impuesto como candidato (que lleva por nombre Enrique Peña Nieto), es el reflejo del surgimiento de una nueva conciencia juvenil. Una razón para celebrar.

Dedico este escrito a todos los jóvenes que nos han puesto el ejemplo. Sigan construyendo colectivamente un mejor país. La batalla no se ha perdido… apenas comienza. La razón siempre estará por encima de la agresión.

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba