Opinión

La terquedad de los números

Por: Efraín Mendoza Zaragoza

PARA DESTACAR: En el interminable rosario de afectaciones, como si las siete plagas de Egipto cayeran todas juntas sobre los rubros más sensibles, tendremos casi mil millones de pesos menos para salud y una asignación de cero pesos para el programa de prevención del delito.

Nunca estará de más insistir en que, tratándose de políticas públicas, es en los números donde está la más explícita declaración de prioridades. Los análisis que han venido desgranando los expertos sobre el proyecto de presupuesto del Gobierno federal para 2017, confirma que no es una exageración decir que lo peor está por venir.

Si tomamos como punto de partida los montos asignados para el año que está por terminar, el Ejecutivo federal propone para el siguiente reducir a educación media y superior nada menos que 10 mil millones de pesos. 19 de los 23 programas orientados a la atención de niños y adolescentes, tendrán una caída sensible, lo mismo que la capacitación docente y la mejora de escuelas ¡Vaya manera de apuntalar su reforma educativa!

Al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología le serán asignados recursos menores en 23 por ciento: en números absolutos serán 7 mil millones de pesos menos. Ya el titular de ese organismo anunció la cancelación del proyecto para abrir nuevos centros de investigación ¡Vaya manera de construir el futuro!

A la cultura la reducción será de 30 por ciento, una afectación que la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados califica de “brutal”, “de horror”, “alarmante”. Una auténtica masacre. A la Secretaría de la Función Pública, que el nuevo Sistema Nacional Anticorrupción le impone tareas esenciales, se le reduce en una cuarta parte su asignación actual.

En el interminable rosario de afectaciones, como si las siete plagas de Egipto cayeran, todas juntas, sobre los rubros más sensibles, tendremos casi mil millones de pesos menos para salud y una asignación de cero pesos para el programa de prevención del delito ¿Y cómo le va al sector de medio ambiente y recursos naturales? Bueno, en los últimos dos años ese sector ha visto disminuida su asignación a la mitad.

Para apuntalar el dolor de cabeza, serán desaparecidos 41 rubros del sector agropecuario, lo que contribuirá a que los costos de producción de los campesinos aumenten hasta en 40 por ciento, según ha advertido ya el Observatorio de Precios. El propio Consejo Coordinador Empresarial ha señalado que la disminución presupuestal afecta más la inversión productiva que el gasto corriente.

Mientras eso ocurre, tenemos que para 2017 la Secretaría de Hacienda está asignando para el pago de intereses de la deuda pública el monto más alto que se haya presupuestado en los últimos 16 años. Eso sí, con los bancos no hay regateo y al agujero negro de la usura bancaria se irán, sin chistar, recursos superiores a los asignados para gasto social, salud y educación, incluyendo los que se destinan a las ocho instituciones nacionales de educación superior. A todos estos conceptos juntos se les están asignando 556 mil millones de pesos y al pago de intereses nada menos que 568 mil millones.

Por si no fuera suficiente, otro concepto intocado son los gastos de los expresidentes y las pensiones vitalicias de sus viudas, en su caso. Intocados también los sueldos de la alta burocracia federal. Ministros, magistrados, consejeros, diputados y senadores, que por cierto conservan sus prestaciones fabulosas, estarán a salvo de los recortes. Al contrario, las cámaras de diputados y senadores dispondrán de 986 millones de pesos más. Ni un peso menos a los partidos políticos tampoco.

Intactos también los privilegios fiscales de las siempre privilegiadas corporaciones privadas. Para documentar nuestro optimismo, tan sólo durante el último año el Gobierno federal perdonó deudas y créditos fiscales a 15 empresas de élite, nada menos que por 15 mil millones de pesos. He ahí la terquedad fría de los números.

¿Hacen falta palabras? No. Tampoco adjetivos. No hacen falta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba