Opinión

Laura Bozzo ataca de nuevo (El tele drama de la vida nacional)

Amplia gama de grises

Por: José Luis Álvarez Hidalgo

“(…) dan asco los asalariados”

Laura Bozzo

Es inconcebible que los gobiernos estatales y federal, en especial, estén al contentillo de las televisoras y no sólo les cobren la cuota más alta: darles todas las facilidades para preservar la concesión que les otorga el estado, sino que están sometidos de la manera más vergonzosa a los designios de Televisa y TvAzteca; lo peor de todo, es que los gobiernos creen que “utilizan” a las televisoras para sus ambiciones de poder, pero resulta que los poderes fácticos de la televisión hacen lo que quieren con la voluntad retorcida de los políticos entreguistas y vende patrias. Todo el poder a las televisoras.

 

No hace falta entrar en detalles respecto a la polémica que se suscitó a raíz de que Carmen Aristegui, basándose en la información proporcionada por otra valiente periodista, Marcela Turatti y las imágenes (irrefutables) de Eduardo Miranda, ambos de la revista Proceso, evidenció la humillación que Laura Bozzo le asestó a los pobladores en desgracia de Coyuca de Benítez al arribar en helicóptero colgada de un cable, cual heroína de la mejor serie policiaca, y luego negarles el uso del helicóptero para transportar víveres a los poblados más apartados, amén de que sus verdaderas negras intenciones eran las de grabar un tele drama como los que habitualmente realiza esta patética conductora y con los que atolondra y apendeja la conciencia de millones de televidentes que llevan tatuada en los labios la expresión inmortal: “Que pase el desgraciado”.

La expresión anterior habla muy bien de lo que nos pasa como país, somos los desgraciados que aceptamos gobiernos impuestos por las televisoras para que nos gobiernen como si fuésemos un programa chafa y degradante de televisión como los que conduce, con lujo de mal gusto y desparpajo, nuestra querida Laura Bozzo. La ignominia del primer informe del heredero de Peña Nieto, Eruviel Ávila, es una muestra palpable de ello. El set de televisión que montó para dicho informe y la cantidad avasalladora de spots televisivos y radiofónicos que saturan el espacio radioeléctrico, nos habla muy bien de que la República de la pantalla, como bien la denomina Jenaro Villamil, se está construyendo en nuestro país y que será el estilo de gobernar a partir de ahora.

Las palabras del gobernador del Edomex sólo pretenden engañar al más incauto y se convierten en la consigna propagandística en tiempos de barbarie: “son helicópteros del Estado de México que en nombre de los mexiquenses están apoyando a nuestros hermanos allá en Guerrero; va en este momento volando otro helicóptero más para transportar víveres”. Lo que no nos dice Eruviel es que uno de esos aparatos se destinó para el uso exclusivo de la susodicha conductora, sin importar las necesidades apremiantes de la población. Lo más abyecto, es que la Bozzo haya retado públicamente a Aristegui a acudir al lugar de los hechos (como ella lo hizo de modo ejemplar) y ver “quien es más querida por el pueblo”. Ahora resulta que el tele drama que fue a grabar, a costa de la tragedia de nuestros paisanos, es la condición sine qua non para ser un periodista de verdad y no “de escritorio” como le espetó a Carmen Aristegui.

Así lo dijo Ávila Morales con todas sus letras: “Como presidente municipal de Coyuca de Benítez, Gro., me uno a la indignación general por este acto inmoral de este personaje que, sin escrúpulos, se aprovechó del dolor de un pueblo que lo menos que requiere es circo”. Bien dicho.

Es el falso martirologio de los héroes de la pantalla que se enlodan hasta la cintura y arriesgan la vida para sacrificarse por su audiencia; se erigen como los verdaderos redentores de la patria que quieren meter todo a la televisión para que esa realidad la veamos todos de cerquita y dar fe de los hechos. Si no me cree, escuche esta perla japonesa que nos brinda la Bozzo: “Hasta mañana y una disculpa por lo de asalariados estaba muy alterada y se (Sic) que si hay algunos que son contratados para atacar pero NO TODOS” (Sic y recontra sic). Esa es la pulcra redacción y la impecable sintaxis de la conductora estelar del canal de las estrellas.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba