ArticulistasOpinión

Los antidemocráticos que hablan de democracia

Dentro de la sarta de tonterías que dicen los que apoyaron al PRIAN en el pasado proceso electoral, una vez conocido el triunfo contundente de Morena y aliados (muchos de manera vergonzante, a escondidas, escudándose en el fantasmal concepto de “ciudadanos”), es de que, según ellos, vamos hacia una “dictadura”, “perdimos democracia”, “se debilitó la democracia” y otras falacias de preescolar.

De entrada, quienes afirman esto exhiben su ignorancia sobre el concepto de democracia y exhiben su talante antidemocrático al no reconocer el resultado de un proceso electoral legal, legítimo y democrático.

El pasado 2 de junio votamos más de 60 millones de mexicanos en un proceso en el que, a diferencia de los procesos cuando gobernaban PRI o PAN, no hubo fraude electoral.

Así que afirmar que “perdimos democracia” justo después de un proceso electoral masivo es una gran contradicción. Pues al votar estamos construyendo y defendiendo la democracia. Más bien, los que escriben ese tipo de frasecitas grandilocuentes deberían ser sinceros y escribir “no nos gustaron los resultados” “porque amamos la posibilidad de que PRI y PAN regresen al poder”, sin importar su autoritarismo, su corrupción, su represión y su servilismo ante intereses extranjeros, entre otras cosas.

Hablan de “dictadura” que es un régimen totalmente opuesto a la democracia. Otra gran contradicción, que exhibe ignorancia, confusión o mala fe (o todas juntas).

Pero el voto mayoritario de la gente los puso en su lugar. Los menos ingenuos sabían que la Dra. Claudia Sheinbaum arrasaría en las elecciones por la presidencia de la república (los sorprendidos es porque le creyeron dogmáticamente a Massive Caller), pero lo que no digieren es que, exactamente en el mismo proceso democrático, la gente le hayamos dados a Morena y aliados la mayoría calificada en el congreso y también una mayoría en el senado, cerca de la calificada.

Como si fuera una novedad, como si eso no hubiera sucedido en el pasado. Un pasado en el que por cierto se quedaban callados y no hablaban de los famosos “contrapesos”, tal y como lo hicieron cuando el bodrio llamado “Pacto por México” logró la mayoría calificada en las cámaras para hacer varias modificaciones a la constitución. Y a pesar de que esas modificaciones fueron sumamente perjudiciales para la nación (como las reformas energética y “educativa”) se quedaron callados y nunca mencionaron la necesidad de “contrapesos”. Es por lo menos “curioso” que hoy, con nombre y apellido, salgan a defender la necesidad de los “contrapesos”. El haberse quedado callados ante la modificación de 495 artículos constitucionales durante el período neoliberal, mediante mayorías calificadas en ambas cámaras, los desautoriza para salir ahora con la falacia de los “necesarios contrapesos”.

La democracia es así. No sólo votamos por una nueva presidenta de la república, también votamos por nuevos integrantes del senado y de la cámara de diputados, en nueve estados se votó por nuevas gubernaturas, votamos también por diputaciones locales y por nuevos ayuntamientos.

Es decir, se votó por un proyecto de nación y ya es hora de que la derecha reconozca que la mayoría de las y los mexicanos votamos por un proyecto nacionalista. PRI y PAN ya tuvieron la oportunidad de gobernar y lo hicieron muy mal y muchas y muchos mexicanos lo recordamos. Y se hizo de manera democrática, así que no nos vengan con la falacia de que “perdimos democracia” todo porque no ganó el PRIAN.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba