Opinión

Los desplazamientos urbanos en la Zona Conurbada de Querétaro

Por Saúl Antonio Obregón Biosca

En memoria del trabajo que inició el ingeniero Gustavo Israel Bucio Paredes

En el año 2010 el ingeniero Gustavo Israel Bucio Paredes, estudiante de la Maestría en Ingeniería de Vías Terrestres, inició un trabajo de investigación con el objetivo de conocer las características de los desplazamientos en la Zona Conurbada de Querétaro (ZCQ) mediante la aplicación de una encuesta Origen-Destino (OD), entrevistando dos mil 800 hogares. Lamentablemente, el destino no le permitió finalizar el trabajo que había iniciado. A partir del trabajo que encaminó, se obtuvieron resultados que posiblemente puedan contribuir en un futuro a la planificación de un transporte sostenible en nuestra ciudad. Algunos de los resultados obtenidos de la encuesta OD se exponen a continuación.

El ingreso del individuo en la ZCQ contribuye significativamente en la elección del medio de transporte. Mediante el uso de modelos de elección discreta se observó la importancia de dicha variable como factor del sujeto en la elección de su medio de transporte. Al comparar individuos de zonas con ingresos medio-alto y zonas con ingreso medio-bajo, se obtuvo una variación en signo de la percepción del tiempo de viaje y en la magnitud de los coeficientes entre ambos grupos, debido al “beneficio” inducido en los individuos de las zonas de ingreso medio-bajo al contar con un vehículo.

El comprender la atractividad de diferentes medios de transporte en la diversidad socioeconómica de la ZCQ, ayudaría a planificar políticas de transporte adecuadas a las características locales, generando modelos propios y no duplicando lo realizado en los países desarrollados.

Esta aproximación permitiría realizar estudios con un menor grado de fracaso debido a que los condicionantes son bastante diferentes, como se ha demostrado en varias investigaciones latinoamericanas. Esto es, trabajar individualmente en los diversos estratos socioeconómicos de las zonas, determinando las políticas a nivel micro, para posteriormente englobarlas en el sistema, pues en ciudades como Querétaro se presenta una fuerte disparidad socioeconómica y cultural zonal.

Así, conjugando los parámetros culturales, urbanísticos y el ritmo de desarrollo, diseñar las políticas de planificación para que los individuos se distribuyan en el sistema de una manera determinada y sin enfocarse exclusivamente a la demanda.

El género también es un parámetro de interés, observándose un mayor número de desplazamientos realizados por varones y que éstos tienen mayor preferencia a emplear el vehículo privado cuando sus condiciones económicas lo permiten. La tasa de producción de viajes se ha incrementado en los últimos años, pues en el año 2002 ésta era de 1.53 viajes por habitante, mientras que en esta investigación se obtuvo una tasa de 2.45 viajes por persona en un día típico laboral para el año 2010.

Si bien, la tasa de producción de viajes se ha incrementado, otros factores como la misma demanda, las necesidades de infraestructura y la no mejora en el sistema de transporte masivo, inducen a que la mayoría de los habitantes de la ZCQ den una nota reprobatoria a las condiciones actuales para desplazarse en su ciudad, siendo los usuarios de transporte público los que peor percepción tienen, pues las mismas características del sistema influyen en su apreciación.

Esta calidad de explotación influye como efecto disuasor en el empleo del transporte público, si bien se observa un interés en los usuarios del resto de modos de transporte, la calidad del sistema influye determinantemente en su no empleo, lo anterior influye cada día en la necesidad de mayor capacidad vial debida a la demanda motivada por la preferencia al vehículo privado, lo que está afectando la sostenibilidad de las ciudades en términos de la movilidad y también se puede incluir la calidad ambiental.

Lo anterior es preocupante, y se constata al observar que el vehículo privado ha incrementado su empleo en los últimos años en la ZCQ, pues en el 2004 el 39.7 por ciento de los desplazamientos se realizaban en este medio, y esta investigación arrojó una tasa del 47.92 por ciento (considerando también desplazamientos como acompañante).

El autobús público es el medio de transporte con el mayor número de desplazamientos de los habitantes de la ZCQ, no obstante, su empleo se presenta básicamente por necesidad, pues en su mayoría es empleado por personas de bajos ingresos económicos y dependientes, ya que la misma calidad del servicio no lo hace competir con otros medios de transporte.

El número de desplazamientos en automóvil como conductor registró el segundo porcentaje más alto de utilización (no obstante, como se mencionó si añadimos los desplazamientos realizados como acompañante, superaría al número de desplazamientos del transporte público como el medio más empleado por los habitantes de la ZCQ). Un alto porcentaje de los desplazamientos en este medio son realizados por varones, mientras que en transporte público las mujeres superan a los varones en el porcentaje de viajes.

Como ya se expuso, los usuarios del automóvil reflejan un mayor ingreso económico respecto a los usuarios del transporte público. Si bien, un alto porcentaje (87.91 por ciento) de los usuarios de automóvil son individuos que perciben un salario, en los usuarios del transporte público esta tasa decrece (63.8 por ciento) y por ende, muestra que la mayoría de las personas dependientes emplean dicho medio de transporte.

Respecto a los medios no motorizados, la mayoría de los desplazamientos a pie son efectuados por mujeres, mientras que en bicicleta la mayoría son realizados por varones. Un alto porcentaje de los peatones son estudiantes, seguido de personas que se dedican al hogar, es decir, individuos dependientes. Se observan cinco zonas definidas en la realización de los desplazamientos resultado derivado aparentemente del efecto barrera que inducen los principales corredores viarios en la permeabilidad del territorio. Por lo que se refiere a los traslados en bicicleta, en su mayoría son realizados por empleados.

En cuanto al porqué no se emplea el transporte público, el principal motivo de los automovilistas es la comodidad, seguido del tiempo de trayecto y el trato al usuario (sin considerar aquellos a los que no les interesa), mientras que los individuos que realizan desplazamientos a pie el trato al usuario es el principal disuasor, seguido de la comodidad y el costo del viaje (de igual forma, sin considerar individuos que no les interesa). Si bien, es una constante el trato al usuario y la comodidad, se vuelve a reflejar cómo el ingreso tiene peso en la elección del medio ya que éste aparece como disuasor de los individuos que se desplazan a pie.

La correlación entre la estructura espacial urbana y el transporte se muestra reflejada en la duración y la distancia de viaje. Un punto disuasor importante para los usuarios de automóvil es el tiempo de viaje en transporte público, si bien la investigación mostró una distribución relativamente similar entre el porcentaje de desplazamientos y el rango de tiempo empleado entre los usuarios del automóvil y en autobús público, es posible suponer que son competentes ambos medios, lo anterior puede ser explicado, ya que al no existir carriles preferenciales, el transporte público tiende a emplear indistintamente todos los carriles de las vialidades, además las mismas características de explotación del sistema propician una lucha entre los chóferes por el pasaje, esta mezcla, y la influencia de una flota superior a la requerida para la demanda satura las vialidades y su comportamiento por ende tiene influencia en los tiempos de viaje para los usuarios del vehículo privado.

Ahora bien, considerando el tiempo de acceso a la parada y la espera se observó que las tasas de desplazamientos en los rangos de tiempo de viaje total se incrementan notablemente, y por ello baja la competitividad del sistema.

Esta investigación refleja un peso importante del gasto como porcentaje de ingreso destinado a los usuarios cautivos del transporte público, principalmente de las personas dependientes. No obstante, es de considerar que el 42.11 por ciento de los usuarios de transporte público invierten cerca del ocho por ciento de su ingreso diario para poder acceder al mercado laboral.

Este trabajo nunca pudo ser realizado sin el apoyo un gran número de personas que colaboraron, por ello, se extiende un profundo agradecimiento a los más de 100 alumnos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y de la Facultad de Ingeniería, su disposición en el proceso de capacitación y su entrega para realizar las entrevistas de esta investigación. Así mismo, a la maestra Rocío Minerva Hidalgo, al maestro Agustín Osornio, y al doctor Roberto de la Llata, por sus amplios comentarios y recomendaciones en el proceso de diseño del cuestionario.

En memoria de mi amigo QEPD, 3 de mayo de 2012.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba