Opinión

Los franeleros

Por: Marco Antonio Lara Pérez

En días pasados, tuve la oportunidad de compartir a través de Presencia Universitaria, la información que surgió por parte de las autoridades administrativas del Municipio de Querétaro, en el sentido de modificar las disposiciones legales aplicables en la capital del estado, y como consecuencia de ello, considerar como falta Administrativa ejercer el acto de (vamos a denominarlo para efectos prácticos y de sarcasmo) “Franelear” en la vía pública, es decir la autoridad administrativa pretende desaparecer o impedir la presencia  de los “Franeleros”, en el entendido de que los “Franeleros”(toda vez que dicha palabra no se encuentra en el Diccionario de la Real Academia Española) son los hombres, mujeres y en ocasiones menores de edad que apartan espacios en la vía pública para ser destinados al estacionamiento de un vehículo automotor, a cambio de una propina, y al mismo tiempo supervisan la salida y llegada del vehículo, con el servicio agregado de que lo vigilan y lavan al mismo tiempo. Vale la pena destacar que en algunas partes de la República Mexicana han pretendido dignificar este concepto y denominarlos como “monitores ciudadanos vehiculares”.

 

Pero lo que aun no ha aclarado la autoridad, es que el apartado del Reglamento de Justicia Administrativa va a considerar como infracción administrativa a los “Franeleros” es decir, ¿se considerará el “Franelear” como una infracción contra la seguridad personal, porque en ocasiones agreden física o verbalmente a quien no acepta su propina impuesta de manera unilateral?, ¿ó como una infracción contra el patrimonio personal, porque se han reportado sucesos en donde dañan los vehículos dejados a su cuidado al momento de lavarlos? ¿o como Infracción contra el tránsito publico porque es claro que interfieren en la circulación vehicular al momento de dar indicaciones al usuario que decidió aceptar sus servicios, ¿o como infracción a la Salubridad General por la basura que generan en vía pública al momento de lavar los vehículos, o finalmente ¿como infracción al orden público, por las molestias que ocasión a un sector de la sociedad?

Ahora bien, en el referido Reglamento de Justicia Administrativa se establecen las sanciones administrativas aplicables la cuales podrán consistir en:

I. Amonestación verbal o por escrito;

II. Multa, la cual será determinada en días de salario mínimo general vigente en el Municipio;

III. Arresto administrativo hasta por 36 horas; y

IV. Servicios en favor de la comunidad, consistentes en actividades que, con consentimiento del infractor o de quien ejerza legalmente la custodia o tutela del mismo, realice el infractor a inmuebles públicos, áreas verdes o avenidas en beneficio de los habitantes del municipio.

Luego entonces, ¿por que  la autoridad administrativa señala como única sanción el  arresto  para los franeleros?

Así las cosas, si bien es cierto en el multireferido instrumento legal está contemplado el arresto como sanción, no podemos pasar por alto que un derecho humano reconocido por nuestra Carta Magna es que nadie puede ser privado de su libertad sino mediante juicio seguido ante los Tribunales previamente establecidos,y de igual forma se nos reconoce la libertad a ejercer el trabajo que mejor nos convenga siempre y cuando sea licito, y acaso ¿“franelear” es ilícito?

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba