Opinión

Neoliberalismo, Guerra Fría y Malvinas

Querétaro Internacional

Por: Rodrigo Chávez Fierro

La figura de Margaret Thatcher, como muchos líderes políticos genera sentimientos encontrados, pero su peso histórico para entender la segunda mitad del siglo XX y las reglas económicas y políticas del siglo XXI no deja lugar a dudas. La “Dama de Hierro” no solamente fue Primera Ministra del Reino Unido, también fue una líder del mundo, responsable del devenir de varias regiones.

Impulsora de las políticas neoliberales al lado del Presidente norteamericano Ronald Reagan, que bajo las premisas de privatización y desregularización explican en buena medida la crisis económica y política que sufre occidente, estuvo al frente del número 10 de Downing Street, desde mayo de 1979 a noviembre de 1990.

Para enfrentar la crisis económica que atravesaba el Reino Unido a principios de la década de los ochenta, Thatcher impulsó una reforma económica en detrimento del Estado de bienestar al recortar los gastos sociales, de salud pública, transporte, las subvenciones a la industria y como hemos señalado la privatización de diversas industrias pertenecientes al Estado. Esta cuestión originó un conflicto con la clase obrera, particularmente el sector minero, cuyo enfrentamiento sólo logró ser dejado de lado ante la invasión por parte del gobierno militar de Argentina de las Islas Malvinas en 1982.

Argentina, a pesar de contar con el apoyo de los países latinoamericanos, no impidió el desembarco de las fuerzas británicas que en pocos meses retomaron el control de la isla, cuestión que fortaleció al gobierno de Margaret Thatcher necesitado de elevar sus niveles de popularidad.

Para la historia quedarán frases suyas como aquella en una entrevista en 1987 donde señalaba que: “no existe algo llamado sociedad, existen hombres y mujeres individuales y existen familias, y los gobiernos no pueden hacer nada más que a través de las personas, y son las personas quienes deben cuidar los unos de los otros”. De ahí que el Estado tuviera que intervenir poco en la vida de los hombres y mujeres y bajo estas ideas fue el enfrentamiento directo con los mineros británicos; lucha de la que iba a resultar victoriosa Thatcher reformando la ley laboral al reducir los derechos de los sindicalistas.

La “Dama de Hierro” escapó a un atentado la madrugada del 12 de octubre de 1984, cuando el Ejército Republicano Irlandés colocó una bomba en el Hotel Brighton donde se hospedada junto a parte de su gobierno. “Milagrosamente”, como señaló la propia Thatcher, resultó ilesa. No obstante a ello, bajo su administración comenzaron las negociaciones para lograr un acuerdo de paz en Irlanda que sigue vigente hasta nuestros días.

Margaret Thatcher fue una pieza clave para poner fin al régimen comunista implantado en Europa del este. Apoyó al sindicato Solidaridad en Polonia al mando de Lech Walesa, que terminó por convertirse en Presidente de Polonia.

Escéptica en la formación de la Unión Europea, a Margaret Thatcher también se le criticó por su cercanía con el gobierno de Sudáfrica en la época del Apartheid, así como de haber rechazado a la organización ANC de Nelson Mandela, a la que acusó de ser una organización terrorista. De igual forma, sus críticos la señalan por su relación de amistad con el dictador chileno Augusto Pinochet.

Thatcher, logró el histórico acuerdo con el gobierno de China para que éste retomara la soberanía sobre Hong Kong a partir de 1997. La “Dama de Hierro” no pudo superar las divisiones al interior de su partido en 1990 por lo que prefirió renunciar a su cargo. La forma como emergió desde las clases medias hasta encabezar el gobierno del Reino Unido, siempre será digna de admirarse.

La polarización generada en el gobierno de Thatcher lo acompañará hasta sus últimos momentos. Incluso el funeral de Estado programado para la “Dama de Hierro” el próximo 17 de abril, ha generado polémica al respecto. Opositores al evento incluso señalaron que “no tenga un funeral con honores militares financiados por el Estado, en consonancia con su política de recortes de gastos públicos impuesta durante sus años de gobierno”. Lo cierto es que el legado de Margaret Thatcher marcó el desarrollo histórico no sólo del Reino Unido, sino del mundo entero.

@chavezfierro

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba