Opinión

Otro día más a la lista…

Por: Mariana Robledo

Pasaban de las 12 y yo apenas iba llegando del trabajo, mi última cita se había prolongado más de lo normal. Llegué a mi habitación, puse algo de música para relajarme un poco, pero de pronto comencé a escuchar algunos ruidos en la planta baja, los perros aullaban y los vidrios de las ventanas temblaban. Me senté en la cama y ante todo el alboroto que sentía, me resultaba imposible conciliar el sueño, no quise apagar la luz y de pronto giré mi rostro un poco y miré hacia la puerta de mi cuarto, parecía que no había nada porque preocuparse.

Comencé a desvestirme, me puse mi pijama y justo cuando iba a recostarme, escuché cómo rasgaban las ventanas unas uñas largas. Fue algo estremecedor y me erizó la piel. Quizá fueron las ramas del árbol, pensé para tranquilizarme, o bien, fue algún ruido ocasionado por la corriente del viento, pero esa noche era tan distinta a todas. Esa noche de abril era una de las más calurosas y el viento estaba completamente ausente.

De pronto, escuché claramente como si hubiesen roto un florero, me levanté de la cama y fui sin pensarlo a revisar cada cuarto, pero no encontré nada, todo estaba demasiado tranquilo. Tal vez la carga laboral del día me había sugestionado tanto que me estaba haciendo ver, escuchar y sentir la presencia de alguien más.

Regresé a mi recamara, pero me sentía tan inquieta que tuve que salir y observar mi alrededor, y fue ahí en la azotea, justo en una esquina, sentada en cuclillas, indefensa, delgada y completamente negra. Intenté hablarle pero ella me tenía miedo, se alejaba más y más, de pronto quedó justo en el filo de la azotea, tuve miedo de que diera un paso más y se tirara de allí. Me detuve y le dije:

-Tranquila, no quiero hacerte daño.

Estaba cabizbaja, no me dijo palabra alguna y de pronto me miró fijamente. Sentí la fuerza que tenía sobre mí, era algo extraño, poderoso y que me dejó inmóvil. Muchos le llaman “alma”. Y sí, era la mía, la encontré después de muchos años de haberla dejado en el olvido.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba