ArticulistasOpinión

Panorama postelectoral al triunfo de Claudia Sheinbaum.

En homenaje a los caídos el 10 de junio en el “halconazo” de LEA

En mi colaboración anterior, para Tribuna de Querétaro, del 3 de junio de 2024 cuando el PREP alcanzaba el 95.23% de las actas de las casillas para la elección presidencial, Claudia Sheinbaum Pardo, de la Alianza “Sigamos Haciendo Historia” (MORENA, PT Y PVEM) ya era la virtual ganadora como Presidenta de la República, con más de 33 millones de votos, duplicando prácticamente a Xóchitl Gálvez de la Coalición “Fuerza y Corazón por México” (PRI, PAN y PRD) con más de 15 millones de votos, en tanto que Jorge Álvarez Máynez (MC) casi alcanzaba los 6 millones de votos.

El conteo final del PREP incrementó los votos a favor de Claudia Sheinbaum subiendo casi a 36 millones de votos y casi el 60% de los sufragios efectivos. Eso puso a AMLO “muy contento con este logro”, e inclusive tuvo la ocurrencia de expresar que con ese resultado “Claudia me cepilló”, es decir alcanzó 5 millones más de votos que AMLO en el 2018. Sin duda, el trabajo de Sheinbaum en las 32 entidades del país, contrastó con la seriedad y cuadratura de los debates de las candidatas y el candidato presidenciales. En los pueblos, ciudades y capitales, Claudia era recibida con cariño por las jóvenes, las adultas y las mujeres mayores que la tocaban y la abrazaban y Claudia se dejaba querer. 

No hay que ignorar el capital político de AMLO en sus 6 años de gobierno, mismo que Claudia aprovechó para señalar que solo ella podría garantizar la continuidad de las políticas sociales, pues la oposición había votado contra ellas en el Congreso de la Unión. Esa misma oleada benefició a la coalición oficial, inclusive a los candidatos emigrados del PRI y del PAN que fueron recibidos en Morena y en los partidos de la coalición. Esta amplitud de las alianzas por la Coalición oficial seguramente va traer posteriormente el pago de algunas facturas, pero por otra parte, la eficacia real o simbólica, de la coalición que tendrá hegemonía en la Cámara de Diputados y que casi también alcanza por dos o tres miembros en el Senado de la República. El Plan “C” de reformas constitucionales se coloca, ante un escenario favorable para esas modificaciones a nuestra Carta Magna. Según algunos analistas, esta situación de alcanzar mayoría calificada en la Cámara de Diputados y probablemente en la Cámara de Senadores, en negociaciones con el MC (dependiendo de los resultados finales para la gubernatura del estado de Jalisco) podría posibilitar ese acuerdo, alianza, según la importancia de la cada reforma y del proceso político cambiante después de la instalación de los nuevos congresistas. Habría que resaltar dos factores que estarían pesando en las alianzas, por una parte el papel jugado por los partidos PRI y PAN en Nuevo León, ante la postulación de Samuel Maldonado como candidato para la presidencia de la República y su posterior renuncia a ella, por el “agandalle” del PRI y PAN de poner un gobernador interino de esas formaciones. Posteriormente, la insistencia de la candidata Xóchitl Gálvez de que declinara a favor de ella, con la convocatoria a la tesis del “voto útil”. A estas alturas, es claro que ni la sumatoria de votos de la coalición opositora y de Máynez les hubiera permitido el triunfo electoral sobre Claudia Sheinbaum, que para muchos fue sorpresiva la diferencia tan abismal entre la ganadora y el segundo lugar, sin tomar en cuenta todos los antecedentes demoscópicos de la precampaña y la propia campaña. 

Sin duda, hay tareas pendientes en seguridad, migración, narcotráfico, el papel de los militares, la investigación de Ayotzinapa, pero hay muchas posibilidades de permanecer con la estabilidad económica, el incremento de los salarios, la continuidad de las políticas sociales, la profundización de los intercambios comerciales fuera del ámbito dominante con el Norte y la conformación de una confluencia con los gobiernos progresistas del Cono Sur y del Mundo. Las mujeres y el movimiento feminista también esperan que el fenómeno histórico de lograr que una mujer llegue a la Presidencia de la República genere una mayor igualdad, equidad y paridad de género en todos los ámbitos y que la violencia hacia la mujer y el feminicidio dejen de ser el pan nuestro de cada día. Y Morena ya pinta de guinda a Querétaro en el Congreso Estatal.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba