Opinión

Para encontrar empleo

Por Salvador Rangel

En la actualidad, la crisis que ya es eterna genera problemas en las personas que buscan empleo, siempre y cuando no rebasen la edad de 35 años, que posean al menos dos doctorados de preferencia en el extranjero, que hablen, entienden y piensen en inglés y como lengua adicional –preferentemente– francés, que tengan casa en fraccionamiento privado (nada de casa de Infonavit), automóvil del año (no compacto), dominar la tecnología informática, si es hombre vestir como metrosexual, comprar ropa donde lo niega Peña Nieto, si es mujer estar a la moda en ropa, accesorios y corte de pelo, cuando menos cubrir estos requisitos.

Así que al buscar empleo, si con estos datos no basta, se debe hacer un buen currículum que impresione a quien lo lea, ya que ahora todo se envía electrónicamente; sólo en empresas que se quedaron en la edad de las cavernas se anuncian en el clasificado y hacen entrevistas personales.

Así que hay que demostrar quiénes somos, que la vacante que ofrece la empresa multinacional nadie más la puede ocupar que uno y ese es uno.

De qué sirve ser el mejor si no se sabe mostrar el talento, la capacidad, la experiencia, en una palabra: mercadotecnia.

El currículum también debe ser cuidadoso, nada de faltas de ortografía o sintaxis.

Datos personales:

Nombre de la escuela: Únicamente los de prepa y universidad, nada de que asistió al kínder “Abejitas” de la maestra Carmelita, menos decir que estudió en la escuela primaria “Mártires de Pejelandia” y de la escuela secundaria nocturna para trabajadores, mejor olvidarse.

Si existe una laguna de tiempo que no se puede justificar, por ejemplo haber estado en el Tribilín (Tribunal para menores infractores) o en la CTM (Consejo Tutelar de Menores), se puede decir que hizo labor social en las comunidades de la Selva Lacandona o si se quiere adornar más, que fue misionero en Los Andes.

En cuanto a que si se tituló (en caso de no ser así), escribir “en proceso”; el término incluye desde el momento en lo que piensa hacerlo hasta que ya tiene fecha de examen. En cuanto al nombre de la tesis puede titularla: “Los problemas económicos de la Nueva España durante la Guerra de Independencia y sus repercusiones en el Tratado de Libre Comercio”

En renglón obvies señalar que le gusta viajar y reseñar lugares en los que (supuestamente) ha estado, no olvide memorizar todo los que lea en Internet y con la ayuda del photoshop obtenga fotos en Rusia, la cursi e infaltable de la Torre Eifell.

No olvidar citar que ha asistido a universidades para ser conferencista invitado, que ha sido becario (porque la familia lo mantiene o lo mantuvo) de la Fundación y aquí hace una combinación de los apellidos familiares, ejemplo si apellida Ramírez Vázquez “Fundación Ravaz”.

Que en la actualidad está escribiendo un ensayo acerca del acoso escolar, que tiene su origen en las escuelas de los aztecas, el Calmécac y el Telpochcalli y se conocía como a la salida nos vemos, y que los pintores de la época inmortalizaron como una guerra entre tribus contrarias, pero que realidad eran chavos banda. Pero ahora, con el Internet los gringos se han apropiado y lo llaman bullying.

No olvidar poner cuando menos dos teléfonos celulares, correo electrónico, facebook y cuanta dirección electrónica exista, hay que impresionar. No se le ocurra llamar para saber si lo van a contratar, hay que cuidar forma y estilo, pensarán que es un pelagatos que se está muriendo de hambre, siga con la beca familiar.

Si con este impresionante currículum no lo contratan, lo único que le queda es ir a la Bolsa de Trabajo del Municipio o al Sistema Nacional de Empleo Temporal y que le consigan un empleo de salario mínimo.

Y los nostálgicos se acuerdan de su no muy lejana época de jóvenes, cuando haber terminado la prepa abría las puertas para un empleo bien remunerado. Todo cambia… nada sigue igual.

rangel_salvador@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba