Opinión

Para qué sirve el periodismo

La política y la ciencia

Por: Martha Gloria Morales Garza

Según los que saben sobre esto, el periodismo tiene dos objetivos fundamentales; temporalmente, en primer lugar, el objetivo del periodismo fue el de formar comunidad. En segundo lugar —no porque tenga menor importancia sino porque apareció en un segundo momento en el tiempo— fomentar o fortalecer la democracia.

De acuerdo con Kovach y Rosenstiel, autores de “Elementos del periodismo”, el periodismo forma comunidad en el sentido de que permite conocer lo propio, lo igual y lo diferente y así permite a los miembros de una comunidad compartir y diferenciar. De hecho, en un principio, es decir en 1600, el periodismo escrito permitía, por un lado, hablar de los chismes de la sociedad, de los debates de los políticos y de las noticias que los viajeros o los marineros traían sobre los comportamientos o los sucesos del exterior.

Para 1700, el periodismo empieza a adquirir otra dimensión, más asociada con la democracia y con las ideas de la Ilustración. Dos periodistas ingleses iniciaron una columna que firmaban con un seudónimo, “Cantón”, en la cual se introdujo la idea de que había que decir la verdad para defenderse de las calumnias.

Los argumentos de estos periodistas tuvieron una gran influencia en las colonias de América, en donde las columnas eran publicadas; de hecho, cuando un impresor fue sometido a juicio por criticar al gobernador británico, se utilizaron sus ideas para defenderlo y el jurado absolvió a este editor. Con éste triunfo, el concepto de prensa se convierte en central en los Estados Unidos y por esto aparece en la Declaración de los Derechos de Virginia y en la Constitución.

Traigo esto a colación, porque Carmen Aristegui, durante la ceremonia de entrega del Doctorado Honoris Causa, recordó el papel de los medios en la calidad de la democracia, e interpretó que el homenaje que ese día le rendía la Universidad era en realidad un homenaje a la prensa comprometida con la democracia.

Esta interpretación muestra su sencillez, una de las razones por las cuales la periodista es tan respetada en el medio; la otra, por su valor.

La periodista ofreció al público presente y a los que la escucharon por internet, un curso de periodismo de investigación, y relató de manera sencilla cómo se han descubierto los casos que hoy llenan las planas de los medios, particularmente el relacionado con la casa blanca de la esposa del presidente.

Aparentemente, el periodismo de investigación nace como la investigación misma, con una idea o una chispa que se persigue de manera metódica y que va desenmarañando una bola de hilo, que al final permite encontrar la verdad, o una verdad.

Y como si fuera parte de un chiste, se preguntó por qué no hay un tren rápido de México a Querétaro, y por qué se suspendió la transmisión de su programa radiofónico en Querétaro.

La respuesta a ambos hechos es paradójica; por un lado, no tenemos tren porque existe un periodismo, como el de Carmen Aristegui, que descubrió que la casa que supuestamente compró la esposa del presidente es de un empresario que realizó infinidad de obras en el estado de México, cuando el presidente era gobernador; y que está realizando una infinidad de obras ahora mismo, como el caso del Tren Rápido.

Y, por otro lado, la razón por la cual el programa de Carmen Aristegui ya no se trasmite en Querétaro es por la debilidad de los medios de comunicación en la entidad, que han sido incapaces de defender su autonomía, como se mostró en este caso y en otros que han sido ampliamente difundidos a propósito del tema de la grabación del secretario de Gobierno; y como se ha demostrado también en varios trabajos de investigación realizados como tesis de licenciatura y de maestría en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ.

El periodismo es tan importante que su presencia explica por qué el presidente anunció la decisión de revivir a la Secretaría de la Función Pública, y poner a la cabeza a Virgilio Andrade, para que estudie y resuelva si hubo conflicto de intereses en el caso de la casa blanca.

Por supuesto, la decisión no es la que la sociedad esperaba, ni siquiera es una buena decisión, pues el Sr., Andrade es un subordinado del presidente y, por lo tanto, él mismo tiene conflicto de intereses, así que no podrá juzgar con objetividad los hechos en cuestión; sin embargo, expresa la presión que algunos medios de comunicación en México y otros tantos en el extranjero están realizando.

Y también, aun sin quererlo, va a presionar a los diputados del PRI y del PAN a que terminen y legislen sobre el famoso sistema anticorrupción que vienen anunciado desde hace meses, pero que sigue siendo, en el mejor de los casos, una buena intención.

La reciente cancelación del proyecto del Tren Rápido —aparentemente por razones financieras, pero en realidad tal vez las razones políticas fueron de mayor peso— se junta con la presión que están realizando en Monterrey para cancelar una obra que llevará agua del Pánuco (Veracruz) hasta la ciudad de Monterrey. Esta obra, además de ser severamente criticada por diversas organizaciones sociales, también será construida, en su caso, por el grupo Higa, el mismo implicado en el proyecto del Tren Rápido y en el de las casas del presidente y del secretario de Hacienda.

Es decir, el periodismo es tan importante, que la investigación de Carmen Aristegui sobre la casa de la esposa del presidente ha destapado una serie de irregularidades y de conflictos de interés entre funcionarios de alto nivel y este grupo constructor.

Lo paradójico del asunto es que el periodismo es tan importante para la democracia, que por eso se canceló el programa de Carmen en Querétaro. Quizá el gobierno está preocupado por detener el avance de los ciudadanos. Dicen los que saben que el periodismo es fundamental para la democracia, porque permite a los ciudadanos juzgar de manera más adecuada los hechos, en la medida en que les proporciona las diferentes versiones de los hechos, las dimensiona y así permite al ciudadano tomar postura.

Me parece que la periodista nos envió un mensaje; hay que fortalecer al periodismo independiente en Querétaro, particularmente hay que impulsar el periodismo de investigación, quizá deba ser la Universidad Autónoma de Querétaro la que encabece este esfuerzo de investigación periodística, pues contamos con los medios de difusión y con los profesionales. Quizá deba hacerlo la UAQ por el bien de la democracia y por el bien de los queretanos.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba