Opinión

Partidos políticos… ¿franquicias?

Por Salvador Rangel

Las elecciones del 2012 empezaron desde el momento mismo en que el terminaron las del 2006, quienes dirigen los partidos políticos hacen sus pronósticos con sus mejores candidatos a elección popular, no escatiman nada, no hay amigos, no hay respeto ni siquiera entre los miembros del mismo partido; como en la lucha libre es máscara contra cabellera, lucha a morir, quien pierda no tiene mañana político, tal vez un premio de consolación, pero volver a figurar en la función estelar nada.

Los líderes de los partidos políticos hacen alianza en lo oscurito, es el mercado de oferta y demanda, cuentan los votos probables y los tostonean para obtener posiciones en la Cámara de Diputados, en el Senado, en cargos de secretarías de Estado y organismos públicos descentralizados.

Esto no es nuevo en la política mexicana, siempre han existido partidos que fueron creados como prebenda a políticos para obtener cargos públicos, apareciendo como de oposición; son varios, se puede citar el Partido Popular, fundado en 1949 que en 1971 se convirtió en Partido Popular Socialista (PPS), su fundador fue Vicente Lombardo Toledano.

El PPS era considerado como un partido paraestatal, pero en 1975 postuló para el gobierno de Nayarit a Alejandro Gascón Mercado y lo increíble, pero cierto, derrotó al PRI, y los químicos de los votos transformaron la derrota del invencible en triunfo, pero eso no fue gratuito, el presidente del PPS, Jorge Cruickshank García fue postulado como senador en alianza por el PRI y ganó su escaño, así se convirtió en el primer senador de oposición. Supo tostonear los votos y salió ganando.

Otro partido paraestatal lo fue el Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM), formado por ex militares que no encontraron o no dejaron ingresar al PRI, el entonces Presidente de la República, Adolfo Ruiz Cortines los apoyó, sabedor de que serían un apéndice del gobierno y por lo mismo del PRI. El PARM desde su fundación en 1954 hasta 1988 nunca tuvo candidato propio, siempre apoyaba al del PRI. En Nuevo Laredo, Tamaulipas, ganó la presidencia municipal, fue el único puesto de elección popular que obtuvo en su historia, desapareció en el año 2000.

Y existen partidos políticos que se manejan como propiedad de familia, como el Partido Verde Mexicano que fue su primer nombre que tuvo el actual Partido Verde Ecologista de México, fundado en 1986, previo a las reñidas y cuestionadas elecciones presidenciales donde se cayó el sistema. El primer presidente del partido, Jorge González Torres, yerno de Emilio González Manautou, gobernador priísta en su tiempo.

En 1991 ya había cambiado de nombre a Partido Ecologista de México, perdió su registro al no alcanzar el mínimo de votación exigido por las autoridades electorales y de nueva cuenta solicita su registro, en 1993, ahora como Partido Verde Ecologista de México, desde 1991 y hasta la fecha ha sido controlado el partido por la familia González Torres. Los mismo han sido aliados del PAN que del PRI.

El Partido Nueva Alianza, PANAL, con registro en 2005, tiene su base en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, por lo tanto tiene estructura y base organizacional en todo el país, la líder moral, es la presidenta del SNTE, Elba Esther Gordillo Morales, quien ha sabido intercambiar votos por puestos políticos en el gabinete presidencial, tal como se puso en evidencia cuando surgió el diferendo con un ex ahijado político, Miguel Ángel Yunes, ex director del ISSSTE, asimismo Calderón Hinojosa, reconoció haber pactado con Gordillo puestos políticos a cambio de su apoyo para las cuestionadas elecciones del 2006. En la actualidad en el PANAL, uno de los puestos políticos de mayor influencia lo tiene una de las hijas de Elba Esther, todo en familia se arregla mejor.

En el PRI no hay mucha diferencia, su presidente, Humberto Moreira, quien fue gobernador de Coahuila y en la reciente elección para gobernador, resultó triunfador… su hermano.

En el PAN tampoco son ajenos a las filias, en Michoacán se pretende postular para gobernadora a la hermana de Felipe Calderón.

En el Partido de la Revolución Democrática, entre ligas que amarran fajos de billetes de extraño origen también se dan los apoyos familiares.

Y los nostálgicos se acuerdan de la frase del cómico “Pompín” Iglesias: “Qué bonita familia, que bonita familia”, sí, pero la mantenemos con nuestros impuestos todos los mexicanos.

rangel_salvador@hotmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba