Opinión

Perspectiva 2014 «Legisladores» queretanos

Por: Sergio Centeno García

Al igual que Vicente Fox en su momento, el actual presidente de la República está cumpliendo cabalmente los compromisos adquiridos durante su campaña con los grupos políticos y económicos que lo patrocinaron. Los analistas críticos afirman que la aprobación de las llamadas reformas estructurales y entregar los recursos energéticos de nuestro país a empresarios nacionales y extranjeros ha sido el pago a uno de esos compromisos adquiridos. Es muy probable que el apoyo de gobierno y empresarios norteamericanos a Enrique Peña Nieto haya estado condicionado a que, una vez instalado en Los Pinos, tendría que hacer todo lo necesario para abrir totalmente a la inversión privada lo relativo a petróleo y energía eléctrica.

Los gobiernos emanados del PAN y del PRI siguen al pie de la letra las recomendaciones que en materia económica hacen los grandes organismos financieros internacionales. En esencia, se trata de arrebatar al Estado toda posibilidad de participar en actividades económicas con empresas propias, se trata de que todos los servicios que deberían ser actividad exclusiva del Estado sean privatizados y ofrecidos a los empresarios no sólo nacionales, sino incluso extranjeros. Eso sí, en el no tan esporádico caso de que el negocio fallara, entonces sí, el Estado debe entrar a «rescatar» a los empresarios fallidos devolviéndoles su inversión, endosando la deuda al pueblo en general (FOBAPROA y rescate carretero).

En el nuevo atraco a la nación que han cometido como siempre juntos el PAN y el PRI, nuestro estado vuelve a poner su parte. La entrega de los recursos energéticos (petróleo y electricidad) a las empresas extranjeras fue aprobada y aplaudida como un triunfo por los «legisladores» del PRI, PAN y PVEM, y con ellos por supuesto, los diputados y senadores por Querétaro.

Sin embargo, no sólo los «legisladores» federales queretanos participaron con gusto y aplaudieron en esta nueva ofensa a la Nación, pues para que la mal llamada «Reforma Energética» fuera completamente legal, era necesario que fuese también aprobada por las Legislaturas locales, y en esta parte, otra vez nuestros «legisladores» del PAN, PRI y PVEM se anotaron un diez: No sólo no discutieron el tema, sino que cual viles bandidos o delincuentes que se saben pillados en una fechoría, prácticamente tuvieron que esconderse para enterrar en unos cuantos minutos la lucha histórica que tanto esfuerzo costó al pueblo de México y a su entonces presidente, Lázaro Cárdenas.

Es muy conocido que panistas y priistas no tienen el menor escrúpulo cuando de robar al erario o mancillar el honor nacional se trata, sabemos que siempre se han coludido para asestarle al pueblo de México golpes bajos en contra de su economía y su bienestar, mas la pregunta obligada que se viene a la mente es: ¿En verdad los panistas y priistas están plenamente convencidos que lo que hacen es en beneficio de México? ¿No será acaso que son muy jugosas las recompensas en dinero que reciben a cambio de estos actos tan vergonzosos?

Es triste, pero creo que sólo en nuestro país puede ocurrir que los presuntos representantes del pueblo cometan semejantes tropelías y puedan andar por ahí en la calle como si nada, es más, todavía tienen el descaro y el cinismo de hacer alarde público de ello. Más todavía, hasta podría darse el caso que los diputados federales y senadores panistas y priistas, al igual que los diputados locales, pudieran visitar impunemente nuestra UAQ y aún aquí nadie les reclame su desatinado actuar.

En lo particular, yo opino que la presencia en nuestra Alma Máter de cualquier «legislador» queretano que haya votado en favor de privatizar el petróleo sería una grave afrenta y hasta una burla hacia nuestra Universidad, pues ¿acaso no es aquí donde podemos encontrar el verdadero pensamiento crítico y nacionalista? Pienso.

Comentarios: sergiocenteno05@live.com

{loadposition FBComm}

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba