Opinión

Plagio

Por Ricardo Rivón Lazcano

En sus ideas para la imaginación impura, Jorge Wagensberg (Tusquets, 1998) nos advierte de la inexistencia de método alguno para alcanzar ideas. Luego afirma inmediatamente que con las ideas todo se vale: la analogía, el plagio (¡el plagio!), la inspiración, el secuestro, el contraste, la contradicción, la especulación, el sueño, el absurdo… El célebre rigor científico no se refiere a la obtención de ideas sino al tratamiento de éstas.

La semana pasada Jesús Silva-Herzog Márquez, en su blog, se abalanzó duramente contra Sealtiel Alatriste y el rector de la UNAM José Narro. Dice: “Me interesa hablar del fraude cometido por un servidor público y de la indiferencia de la opinión pública ante el plagio. Me interesa hablar de un abuso gravísimo que es trivializado por los medios y del respaldo, el cobijo y la protección que encuentra en una de las instituciones vitales de la cultura mexicana”.

(Alatriste ganó el premio Xavier Villaurrutia por su ensayo Geografía de la ilusión y la novela Ensayo sobre ilusión ambos del 2011).

Silva-Herzog (S-H) lamenta que un premio que recibieron personajes como Juan Rulfo, José Revueltas, Julieta Campos, Augusto Monterroso, Rosario Castellanos, Elena Garro y otros 55 escritores desde 1955 del siglo pasado, se otorgue ahora a un escritor que calca Wikipedia sin tener la decencia de informarle a su lector cuál es la fuente de su erudición y gusta en buena medida de dos teclas de la computadora: la que corta y la que pega.

Y algo peor, dice S-H, Alatriste es un funcionario de la Universidad Nacional: el responsable, irónicamente, de la difusión cultural. Curiosa noción de la extensión de la cultura la que defiende el rector Narro al colocar al frente de tan importante función a un hombre que difunde letras ajenas haciéndolas pasar como si fueran propias.

De ahí S-H despotrica, acusa al rector Narro como gran pedagogo de la inmoralidad: “El mensaje que el rector envía a los estudiantes, a los investigadores, a los profesores es atroz: podrán cazar un trabajo en Internet y presentarlo como propio y no pasa nada; podrán copiar una tesis y no pasa nada; podrán falsificar los datos de su investigación y no pasa nada. Lo que importa es tener conexiones políticas, vínculos con grupos de poder, protectores. El rector exculpa, protege y premia a quien comete la peor infracción imaginable en una comunidad de cultura. Más allá de sus sermones, con sus actos demuestra la dimensión de su compromiso ético”.

En ningún momento S-H demuestra que los textos premiados contengan alguna porción plagiada. Acusa al autor como plagiario a partir de que le han demostrado, en algunos artículos periodísticos, justamente eso, el haber copiado líneas de la gran red.

Por ejemplo, en el blog de Guillermo Sheridan:

Un artículo del poeta español Javier Villán sobre el Nobel Camilo José Cela, escrito en el periódico El Mundo de España en 2002:

“Sus escritos tienen esa savia y riqueza de carácter de alguien acostumbrado a lidiar los marrajos que la vida echa al ruedo. El símil taurino no es caprichoso. Camilo José Cela veía en el arte de lidiar toros un espejo de la vida española. Pruebas abundantes de ello hay en sus libros. Fue aprendiz de torero y, de no ser por el carácter subalterno y vicario del peonaje, puede que, como a Manuel Machado, le hubiera gustado ser un buen banderillero”.

Luego, en el año 2007, Alatriste “retoca” en la revista insignia de la UNAM, la Revista de la Universidad de México:

“Sus novelas tienen esa savia y riqueza de carácter de alguien acostumbrado a lidiar los marrajos que la vida echa al ruedo. El símil taurino no es caprichoso. Camilo José Cela veía en el arte de lidiar toros un espejo de la vida española. Pruebas abundantes de ello hay en sus libros. Fue aprendiz de torero y, de no ser por el carácter subalterno y vicario del personaje, puede que, como a Manuel Machado, le hubiera gustado ser un buen banderillero.”

Se vale plagiar ideas pero no la forma de tratarlas. ¿O qué? (Continuará).

rivonrl@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba