Opinión

Proyecto “El Ahuehuete”

Herbolaria y terapias alternativas en Tequisquiapan, Qro.

 

Por: Joaquín Antonio Quiroz Carranza

A lo largo de su historia cultural, los pueblos del mundo desarrollaron variados sistemas para recobrar el equilibro orgánico y espiritual de sus integrantes o eliminar síntomas de diferentes patologías, los cuales incluyeron diversos mecanismos y recursos: energía, plantas, extractos, aromas y otros, generándose así una amplia diversidad de terapias como la homeopatía, la alopatía, la acupuntura, el reiki, las flores de Bach, entre otros. Particularmente en México, a pesar de los destrozos humanos, culturales, ambientales y científicos que generó la conquista y colonización del Nuevo Mundo, los pueblos indígenas conservaron un vasto conocimiento en el manejo de recursos naturales para conservar y recuperar la salud corporal y espiritual.

Los modelos económicos y culturales hegemónicos impusieron sistemas médicos ortodoxos que buscan combatir las patologías y extirpar las situaciones anómalas desde una perspectiva lucrativa y no sistémica. Por otra parte la homeopatía, basa su terapia en la identificación de comportamientos humanos y la recuperación del equilibrio orgánico y espiritual mediante sustancias vegetales, animales y minerales que, preparados en potencias muy bajas, inducen el correcto funcionamiento del sistema “ser humano”.

Por su parte la medicina tradicional e indígena mexicana, mezcla el uso de las plantas medicinales, la energía, el apoyo de los espíritus ancestrales, el sahumado y otras prácticas, las cuales de una u otra forma contribuyen a eliminar la dolencia sea corporal o espiritual.

Como una forma de unir sincréticamente al conocimiento tradicional y alternativo, un grupo de la sociedad civil de Tequisquiapan ha fundado el proyecto “El Ahuehuete, herbolaria y terapias alternativas” con un primer recinto ubicado en la Calle Francisco Villa No. 19, entre Constitución y Plan de Guadalupe de la Colonia López Mateos de Tequisquiapan, Qro. En este emprendimiento se fomenta el uso de plantas medicinales en diversas presentaciones como ungüentos, pomadas, jarabes, microdosis, tinturas, plantas medicinales para infusiones y medicamentos homeopáticos.  Así mismo se ofrecen los saberes y habilidades de dos médicos tradicionales indígenas: Don Atanasio Vázquez Lucas de 76 años y Doña Matilde Mondragón López de 78 años, el primero Sobador-Huesero y la segunda Sobadora, partera y herbolaria, ambos reconocidos especialistas tradicionales de Amealco.

La oferta actual del proyecto son cerca de 70 tipos diferentes de plantas medicinales para infusiones, así como jarabes, ungüentos, pomadas, 50 medicamentos homeopáticos y las terapias de los médicos tradicionales indígenas.  Cabe destacar que entre los medicamentos homeopáticos se cuenta cinco líneas de productos para atender problemas de circulación sanguínea, digestiva, sistema nervioso, respiratorio y otros de uso general. En el repertorio herbolario se dispone de especies para problemas digestivos, circulatorios, respiratorios, reumáticos, de la piel, insomnio y otros problemas nerviosos, hepáticos, biliares, frialdad, mal de aire y para algunas enfermedades específicas como la diabetes.

Las plantas medicinales se ofrecen envasadas en frascos de vidrio para una mejor conservación y porque el vidrio es amigable con el medio ambiente. Cada frasco esta debidamente etiquetado donde se incluye el nombre común de la planta, su nombre científico y las principales funciones terapéuticas. Esta presentación facilita su exhibición y almacenamiento, así como su manejo y uso por parte de quien la consume.

Por su parte los médicos tradicionales indígenas eliminan dolores óseos o musculares de cuello, espalda, cintura, rodilla, tobillo, hombro o de otras partes del cuerpo causados por esfuerzos o por diversos fenómenos como pueden ser corajes, frustraciones, desilusiones, sustos, miedos entre otros.

Se destaca que el nombre del proyecto “El Ahuehuete” deriva del nombre vernáculo del árbol nacional y cuyo nombre en náhuatl es Ahuehuetl que significa viejo y sabio. Esta especie, que los científicos han nombrado Taxodium mucronatum es muy longeva y corpulenta, además de medicinal, dos de sus ejemplares más emblemáticos en México son: el árbol del Tule que se encuentra en Santa María del Tule, Oaxaca y los restos del árbol de la Noche Triste, donde se dice que Hernán Cortez lloró tras la derrota sufrida por su huestes, en su primer intento por conquistar la ciudad de México-Tenochtitlan.

Se puede visitar “El Ahuehuete” de lunes a sábado de 10 a 14 y de 16 a 20 horas sí se tiene algún problema de salud o también si no lo hay, y sí se desea conocer más sobre el proyecto o hacer una cita se puede llamar al teléfono 442-3775127.  A mediano plazo se contará con una oferta más amplia de terapias como homeopatía, acupuntura, Reiki, entre otros.

 

Mediante este proyecto se sistematizará información sobre las plantas medicinales con la finalidad de ofrecerla a los usuarios y puedan tomar sus decisiones sobre su uso de manera informada. Paulatinamente se contará con las fichas informativas sobre las plantas medicinales disponibles en el proyecto, las cuales se podrán consultar de forma impresa y electrónica. Y también se llevarán a cabo cursos y talleres sobre elaboración de remedios herbolarios como ungüentos, pomadas, microdosis, tinturas, entre otros.

 

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba