Opinión

¡Qué difícil es querer investigar algo en instituciones de gobierno!

Por: Patricia Bautista Flores*

¿Qué sucede en México? ¿Es acaso el país de la tramitología? Hace un par de horas me presenté al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), aquí en la ciudad de San Juan del Río, con la absurda idea (digo absurda porque jamás pensé fuera tan complicado) de que sería sencillo que me dieran oportunidad de efectuar unas entrevistas encaminadas a realizar una investigación escolar: Si, escolar.

Llegué a dicha institución preguntando por la persona que me pudiera dar la apertura a la implementación de un instrumento de medición para un proyecto escolar, por lo tanto me enviaron con el director de la institución. Ahí la secretaria me informó que la persona que me podía dar solución era la persona encargada de enseñanza e investigación. Todos, eso sí, muy amables (sonrientes y cálidos), de eso no me puedo quejar; cuando estuve frente a la persona encargada del departamento al que me remitieron, la doctora encargada me informó que esos trámites se tienen que llevar acabo en la ciudad de Querétaro, capital del estado (me quede pasmada); debía hacerlo por escrito con el nombre de la profesora a cargo de la supervisión de mi protocolo de investigación; a nombre de la coordinadora de enseñanza del IMSS en el estado de Querétaro, para que ella, y en fecha posterior (no sé cuánto tiempo), pudiera dar la indicación a la clínica dónde tengo interés en aplicar las entrevistas. Asimismo tendría que dejar copia del protocolo para que pudieran estudiarlo. Ante ello pregunté: ¿Para qué lo quieren? Se me respondió que los lineamientos eran que los protocolos tenían que estar previamente registrados para poder hacer una investigación, (¡increíble!); le pregunté que ¿para qué querían un protocolo registrado para una investigación escolar?, la respuesta fue la siguiente: Que hablara por teléfono con la doctora, antes de ir personalmente a dejar los requisitos que me indicaron anteriormente… Por todo lo anterior me pregunté totalmente incrédula: ¿Es México acaso el país de la tramitología?, si esto es únicamente para un proyecto de investigación escolar, ¿a qué tipo de trámites y problemas se enfrentan los investigadores que trabajan para vivir?, ¿es por eso que no se realiza investigación en México?, ¿las instituciones tienen miedo de que personas ajenas a las mismas se den cuenta de algo inadecuado, o ¿únicamente se trata de desanimar a quiénes les interesa realizar algún tipo de investigación que a sus departamentos no se les ha ocurrido, teniendo recursos, datos y oportunidades para hacerlo? Todas estas inquietudes me surgieron al respecto pues los trámites me parecieron exagerados para ser sólo un proyecto escolar. De lo que sí estoy segura es que este hecho me hizo sentir totalmente frustrada debido a que jamás pensé que para algo, a mi parecer, tan sencillo se le pudieran poner tantas trabas.

 

¿A qué le tenemos tanto miedo las instituciones públicas que no queremos dar apertura a nada nuevo y diferente?

 

 

 

*7° semestre

UAQ – SJR

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba