ArticulistasOpinión

Querétaro tiene alas. Un análisis de la industria aeronáutica y su influencia económica en el estado

Volar aviones en México tal vez fue un buen sueño por un tiempo, sin embargo, ser parte de su proceso e incluso poder diseñarlos es una realidad que no podríamos haber imaginado, sin mencionar el hecho de ser parte de un estado líder en el sector. Hasta hace 30 años, Querétaro no podría haber pensado que se volvería un estado pionero en el desarrollo aeronáutico, si bien la industria automotriz iba en aumento, el llegar a la fabricación de productos finales o contar con especializaciones en un campo tan complejo ´era un futuro bastante utópico, pese a las grandes oportunidades geográficas que el estado brindaba.

Si bien, la participación de México en el sector aeroespacial se remonta a la

Segunda Guerra Mundial, con la fabricación de algunas piezas de aeronaves y a pesar de la creación de la carrera de Ingeniería Aeronáutica por la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica en un México posrevolucionario de 1937. No fue hasta 1999 que comenzaron a llegar industrias extranjeras al país, impulsando nuevamente, y a pequeños pasos, un campo que desde hace años se había quedado en estado vegetal.

En este punto de la historia entra Querétaro, que se posiciona como el primer estado en recibir a una empresa dedicada al diseño y el mantenimiento de aeronaves dentro del centro de diseño de General Electric. Y como una mecha que se enciende, no tarda mucho en comenzar a llegar cada vez más inversión y empresas al estado, albergando gigantes como Safran, Bombardier, ET y ME.

Pero, ¿por qué Querétaro? Una investigación por parte de la UNAM sugiere que 3 diferentes aspectos incentivan al establecimiento de la industria aeronáutica en Querétaro, entre los que se encuentran:1) Su localización geográfica por su cercanía con el principal comprador (E.U.), 2) La experiencia y competitividad, y 3) Los tratados de comercio en el estado.

Por otro lado, el futuro para esta industria parece prometedor, pues, según datos del INEGI (2018), tan solo del 2009 al 2017 este sector tuvo un crecimiento del 152% en términos reales, mostrando más dinamismo que las empresas manufactureras del país. Sin mencionar, por supuesto, la influencia que la industria aeronáutica tuvo en la economía nacional, pues según INEGI, tan solo en 2017 “la fabricación de equipo aeroespacial importó el 65.9% del total de insumos para llevar a cabo su proceso de producción”.

En los últimos 30 años, Querétaro se ha vuelto el foco de desarrollo aeronáutico en el país, trayendo, según información de ProMéxico, más de 38 proyectos multianuales, con una superación de inversión extranjera de 1,780 millones de dólares, siendo el mayor receptor de proyectos de inversión del mundo.

Actualmente, según datos del Conacyt, el estado de Querétaro cuenta con la cuarta presencia más grande de empresas aeroespaciales y aeronáuticas en el país, pues en la actualidad existen más de 100 firmas dentro del estado. De acuerdo con la división de inteligencia del Financial Times, Querétaro se encuentra entre las diez ciudades pequeñas y medianas con mayor “Potencial Económico” del mundo.

Querétaro tiene alas, y lo sabemos no solo por todos los espacios de oportunidades y desarrollo que podemos ver en todas las estadísticas y datos duros, sino por los sueños a los que podemos acceder sin tener que viajar al extranjero para conseguirlo. Querétaro presenta un cielo de oportunidades para todo aquel que lo busque, el desarrollo aeronáutico apenas va comenzando y parece un vuelo que vale la pena tomar.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba