Opinión

Reforma “educativa”: “evaluando” desde la ignorancia

Por: Ángel Balderas Puga

Las cosas se siguen tensando en el magisterio nacional por la intención del gobierno de Peña Nieto y sus compinches de despedir a cientos miles de maestros que trabajan en el sector público, desde el nivel básico al medio superior. La intención de los que promueven y apoyan este hecho es abaratar la educación pública, en el sentido de “reducir costos”, y la manera más brutal de hacerlo es despedir a cientos de miles de maestros con el fin de quitarles su derecho a la jubilación, principalmente, pero también muchos otros derechos laborales y esto, independientemente de la calidad del trabajo docente de las víctimas designadas por los títeres que se dedican a ejecutar, de manera antipatriótica e irresponsable, órdenes que vienen del exterior.

 

El fin último es privatizar la educación pública, introducir el lucro como fin primordial para abrirle un negocio a la bola de zánganos “empresarios” incapaces de echar a andar negocios sin meterle las manos al sector público. Empresarios que sólo saben servir de lacayos a las transnacionales y que quieren un negocio cautivo de miles de millones de pesos.

Recordemos que, al menos desde hace una década, la OCDE promueve que se privatice la educación media superior y superior en México (La Jornada, 19/07/07).

El INEE y su ignorancia infinita

Hace una semana, señalamos que consejeros de la Junta de Gobierno del INEE (Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación), comenzando por su presidente, Sylvia Schmelkes, fueron incapaces, en un acto oficial, de contestar la pregunta clave “¿qué es la calidad de la educación? Lo que es increíble y muestra al INEE como cómplice del gobierno en turno para aplicar una reforma laboral disfrazada de educativa. Recordemos que Schemelkes fue asesora del membrete «Mexicanos Primero», organismo privado creado por Televisa.

Es legítimo cuestionarse qué es lo que van a medir esos señores y cómo van a medir algo que ni siquiera logran definir. Sobre todo si esa evaluación “patito” servirá para determinar la permanencia en el empleo de los maestros víctimas de esta ignominia. La junta directiva del INEE no puede ser tan ingenua o tan ignorante como para no saber que es imposible medir la vida académica de un profesor con un vulgar examen estandarizado de opción múltiple, instrumento que hace agua por todos lados, comenzando por los Estados Unidos meca de este tipo de “evaluaciones”.

Es también legítimo que las víctimas se defiendan, no se trata sólo de su estabilidad laboral sino de la defensa de la educación pública en México.

Lo que dice la ley

La clave de la reforma se halla en la Ley General del Servicio Profesional Docente, específicamente en los artículos 3, 52, 53, 2º y 8º transitorios.

El artículo 3 señala que se pretende aplicar la ley a todos los docentes del sector público desde el nivel básico hasta el medio superior. Curiosamente, este artículo no hace ninguna referencia a los docentes de las escuelas privadas, lo que contradice los argumentos del gobierno ya que el artículo 3º constitucional reformado no habla de “calidad” sólo en las escuelas públicas por lo que el esquema debería ser aplicado también a todas las escuelas privadas.

El artículo 52 señala que la evaluación será obligatoria y permanente, “por lo menos una evaluación cada cuatro años” lo que significa que, si al gobierno le da la gana, podría evaluar cada año. Con esta evaluación infinita ya ningún docente tendrá garantizado jamás su empleo, ni siquiera los que tienen ahora un nombramiento de base e independientemente de su formación, experiencia y méritos académicos.

Efectivamente, ese mismo artículo señala quiénes evaluarán a los docentes, serán las “autoridades educativas” y todos sabemos cómo se llega en este país a ser “autoridad educativa” comenzando por las cabezas, es decir, los Secretarios de Educación Pública, pasando por los líderes corruptos del SNTE, apapachados durante años por los gobiernos priistas y panistas. Ninguno de estos personajes tiene ni calidad moral ni credenciales académicas como para querer evaluar la calidad del trabajo docente.

 

anbapu05@yahoo.com.mx

 

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba