Opinión

Reforma educativa: la absurda pretensión de querer medir a desiguales como iguales

Por: Ángel Balderas Puga

“Es tan injusto tratar igualmente a los desiguales como tratar desigualmente a los iguales”. Aristóteles

En la mal llamada reforma “educativa”, que trata de imponer el desprestigiado gobierno de Enrique Peña Nieto, con la complicidad del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), se pretende aplicar el mismo examen para todos los maestros en México, independientemente de las condiciones en las que desarrollan su labor. Esto es un verdadero absurdo ya que, como señalaba el filósofo, lógico y científico griego Aristóteles, hace más de dos mil años, es verdaderamente injusto tratar a desiguales como iguales.

Una de las principales justificaciones de los promotores de dicha reforma son los resultados de los alumnos mexicanos en el examen internacional estandarizado PISA, por sus siglas en inglés “Programme for International Student Assessment”. Este examen ha sido diseñado por investigadores y profesores de países desarrollados pensando en estudiantes de países desarrollados que estudian en escuelas con infraestructura de país desarrollado y con planes y programas de estudio de país desarrollado. Es natural que en nuestras condiciones a los estudiantes mexicanos no les vaya bien con un examen de ese tipo, lo que no significa que los niños mexicanos no estén preparados para desarrollarse en su entorno. Sólo por citar un ejemplo: en didáctica de la matemática son famosas algunas investigaciones que demostraron cómo los niños callejeros de Brasil superan en habilidad matemática a estudiantes de países desarrollados, dada su necesidad de aprender una matemática práctica rápidamente para poder hacer toda una serie de operaciones que se necesitan en el ambulantaje callejero.

Por lo anterior, es de extrema importancia conocer cuál es el contexto en el que trabajan los maestros de los países desarrollados y cuál el contexto en el que trabajan nuestros profesores pues esto influye fuertemente en el aprendizaje de los alumnos.

 

Número de alumnos excesivo

Para empezar, según datos de la misma OCDE, los profesores europeos de primaria atienden a un promedio de 15 estudiantes por grupo, mientras que en secundaria y bachillerato atienden a sólo 13 alumnos por grupo. En comparación, los profesores mexicanos tienen que atender en esos niveles a grupos de hasta 50 estudiantes. No se necesita ser especialista en educación para intuir que el aprovechamiento en los grupos reducidos es mucho mayor que en los grupos numerosos tan sólo por el tiempo que el profesor puede destinar en clase a cada estudiante.

No sólo se trata de un número reducido de estudiantes por grupo, sino también del número de grupos que se deben atender. Según datos del reporte de la red europea Eurydice “Key data on Teachers and School Leaders in Europe”, edición 2013, en Alemania una profesora de primaria tiene un máximo de 20 horas frente a la semana, es decir, cuatro clases diarias de una hora, mientras que las de secundaria y las de bachillerato sólo 18 horas a la semana, es decir, menos de cuatro clases de una hora al día. En Bélgica, las educadoras de preescolar tienen 22 horas frente a grupo a la semana; las de primaria, 20 horas; las de secundaria, entre 18 y 20 horas; y las de bachillerato, entre 17 y 18 horas. En Finlandia, las maestras de preescolar tienen 17 horas a la semana frente a grupo; las de primaria, 18 horas; las de secundaria, entre 14 y 18 horas; y los de bachillerato, entre 12 y 17 horas.

Si consideramos el número de grupos atendidos con la cantidad de alumnos, vemos como los maestros mexicanos están en una terrible desventaja con respecto a sus pares europeos. Por ejemplo, en nuestro estado hay profesores de bachillerato que atienden diariamente a 8 grupos de 50 estudiantes, lo que implica tener una interacción directa con 400 estudiantes diariamente, un número tan grande que aún con la mayor buena fe, impide a los maestros saber el nombre de todos sus estudiantes. En contraposición, una maestra finlandesa, del mismo nivel atiende diariamente a 3 grupos de 13 estudiantes cada uno, 39 alumnos en total. La diferencia es abismal y esto no es responsabilidad de ningún maestro mexicano sino de la pésima política educativa del estado.

anbapu05@yahoo.com.mx

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba