Opinión

Reforma “educativa”: la punición en acción

Con una desfachatez total, que raya en el cinismo extremo, la Sra. Sylvia Schmelkes, presidenta de la junta de gobierno del INEE, a pesar del cúmulo de irregularidades con su costosa evaluación “patito”, se atreve a declarar que los resultados de su examen son “válidos y confiables”, cosa que uno tienen que creer como dogma de fe porque por ningún lado hay evidencias de que eso sea verdad.

Por: Ángel Balderas Puga

El calendario del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) para su “evaluación” a los profesores de educación básica y media superior preveía tener los resultados a mediados de febrero, sin embargo, sin ninguna razón aparente, pospusieron la entrega de resultados hasta el pasado 29 de febrero.

 

Con bombo y platillo, el improvisado Secretario de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño, anunció que la SEP despediría a 3 mil 600 maestros que, por dignidad, no permitieron que se les evaluara como lo pretendió hacer el INEE, la SEP, la policía federal, los gobiernos estatales y las policías estatales y municipales. Pero ¿cómo creer en los números que da Nuño si se la ha pasado mintiendo al respecto desde que tomó posesión de su cargo?

Ahora el número de 3 mil 600 maestros que cesarán se repite por doquier pero no hay evidencias reales de cuántos profesores fueron los que no se dejaron evaluar. Pero resulta que el mismo día el señor Nuño señala que en realidad no se dejaron evaluar 15 mil 946, de los cuales 12 mil 586 son docentes de Oaxaca, Chiapas, Michoacán y Guerrero.

Pero resulta ser que el señor Nuño dijo en noviembre y diciembre del año pasado que la evaluación había sido “todo un éxito” incluidos esos cuatro estados!!! Por fin Nuño ¿los maestros de esos cuatro estados se dejaron evaluar o no? En diciembre de 2015 dice que si y ahora en febrero de 2016 dice que no.

Pero dice Nuño que aunque esos 12 mil 586 docentes no se dejaron evaluar esos no serán despedidos sino que “se aplicará una fecha de reposición durante el primer semestre del año, por lo que no se aplicará el artículo 74 de la Ley General del Servicio Profesional Docente”. O sea que la aplicación de la ley será diferenciada, en algunos estados de las República se aplicará el artículo y en otros no.

Tanto el INEE como la SEP le echan la culpa la “violencia” de los profesores, que fue la que impidió que muchos profesores se presentaran a hacer el examen pero, al menos en Michoacán, el día que se presentó el examen no hubo ningún tipo de bloqueo lo que muestra las contradicciones y mentiras recurrentes de Nuño, el INEE y sus secuaces.

Sobre la cuestión de los despidos, Nuño calla todas las irregularidades que hubo con las notificaciones, todas violatorias de los lineamientos que fueron publicados en abril de 2015 en el Diario Oficial de la Federación (DOF): notificaciones hechas por personas sin personalidad jurídica para hacerlas, notificaciones no entregadas de manera personal con firma de recibido por parte del notificado, notificaciones totalmente fuera de los plazos legales (deberían haberse entregado todas antes del 15 de junio de 2015 y en la inmensa mayoría de los casos no fue así) y a pesar de eso Nuño tienen el cinismo de que “debe aplicarse la ley”.

¿Resultados válidos y confiables?

Con una desfachatez total, que raya en el cinismo extremo, la Sra. Sylvia Schmelkes, presidenta de la junta de gobierno del INEE, a pesar del cúmulo de irregularidades con su costosa evaluación “patito”, se atreve a declarar que los resultados de su examen son “válidos y confiables”, cosa que uno tienen que creer como dogma de fe porque por ningún lado hay evidencias de que eso sea verdad.

Ha habido una total opacidad por parte del INEE y la SEP, desde la selección de los primeros notificados pues jamás se hizo público, y con anticipación, el criterio que se seguiría para seleccionar a los primeros profesores a ser evaluados. Nunca se han dado a conocer los nombres y los historiales académicos de los evaluadores, no se han hecho públicos los criterios de evaluación y ahora resulta que, invocando la privacidad de los datos, la SEP ni siquiera quiere a dar a conocer los nombres de los supuestos evaluados y de las cuatro etapas de evaluación, cuáles presentó cada uno de ellos. Es decir, total caja negra, dogma de fe.

Esta terrible opacidad, por parte de la SEP y por parte del INEE les permite hacer lo que les venga en gana con los resultados: acreditar a quién les dé la gana y reprobar a quien les dé la gana, así cualquier maestro lleva todas las de perder con esta reforma como lo hemos venido denunciando.

anbapu05@yahoo.com.mx

 

 

 

{loadposition FBComm}

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba