Opinión

Reforma energética: la derecha insiste en privatizar toda la industria petrolera

Por: Ángel Balderas Puga

La derecha neoliberal mexicana, enquistada principalmente en el PAN y en el PRI, intenta atentar contra los intereses nacionales al pretender, una vez más, privatizar la enorme riqueza petrolera de nuestro país.

Estos derechistas, sin exagerar, verdaderos traidores a su Patria, son ignorantes y perversos o piensan que los demás somos ignorantes pues manejan mentiras y “argumentos” que no resisten el mínimo análisis y que se contraponen a datos duros esenciales.

Estos derechistas son, además, cínicos pues a voz niegan la privatización de nuestros recursos energéticos mientras que en sus propuestas, por escrito, es precisamente lo que proponen.

Una cuestión elemental de lenguaje

Los derechistas dicen que no quieren privatizar, sin embargo el lenguaje les hace una mala pasada, deberían conocer el español. El diccionario de la Real Academia de la Lengua española señala claramente que privatizar significa “transferir una empresa o actividad pública al sector privado”. Es decir, aunque no puedan transferir Pemex al sector privado (que ganas no les faltan), de todas formas quieren transferir a privados las actividades públicas ligadas a la industria petrolera por lo que sí están privatizando.

Ahora que si no les gusta el español y dado que, principalmente quieren beneficiar a empresas petroleras anglosajonas, recurramos a la Enciclopedia Británica la que define privatización en los siguientes términos “transferir servicios, bienes o activos al sector privado… la privatización es lo contrario a la nacionalización, política que siguen los gobiernos que quieren conservar los ingresos de las principales industrias, especialmente de aquellas que de otra manera serían controladas por intereses extranjeros”. Es muy interesante lo que agrega dicha enciclopedia con respecto a la contraposición entre privatización y nacionalización y como, los mismos británicos aluden implícitamente a la seguridad nacional cuando se habla de que los ingresos de las principales industrias (como la petrolera) no sean controlados por intereses extranjeros.

Así que a los derechistas hasta les da vergüenza decir que quieren privatizar nuestra industria petrolera, saben perfectamente que están atentando contra los intereses nacionales, no pueden ser tan ingenuos o tan ignorantes.

Privatizar toda la industria petrolera

Dejemos que uno de estos derechistas nos diga lo que pretenden. Se trata del Presidente del Comité Directivo Estatal del PAN en Colima, Raymundo González, (www.diariodecolima.com/2013/07/23/reforma-energetica-la-propuesta-del-pan/): “Acción Nacional plantea abrir a la competencia de empresas privadas y asociaciones público-privadas, la exploración, producción, transportación, refinación y petroquímica, mediante simples esquemas de concesión”.

Habría que recordarle a este señor que los mexicanos tenemos una Constitución, que costó tener un millón de muertos y enormes sacrificios y que debe ser respetada. El artículo 27 constitucional señala claramente que “corresponde a la nación el dominio directo de todos los recursos naturales de la plataforma continental… ”. Como podemos observar dice todos no algunos y eso, naturalmente, incluye a los hidrocarburos.

Más adelante el mismo artículo 27 señala que “tratándose del petróleo y de los carburos de hidrogeno sólidos, líquidos o gaseosos… no se otorgaran concesiones ni contratos, ni subsistirán los que en su caso se hayan otorgado y la nación llevara a cabo la explotación de esos productos…”.

En contra de la letra y del espíritu de este artículo constitucional, los derechistas, en voz del señor González, pretenden entregar todo el proceso productivo asociado a los hidrocarburos “mediante simples esquemas de concesión” prohibidos expresamente en nuestra Constitución.

Efecto de la privatización

Al privatizar, al menos una parte de las ganancias que recibimos hoy en día todos los mexicanos de parte de nuestra industria petrolera irían a parar en unas cuantas manos, las de aquellos que se verían beneficiados con las anticonstitucionales concesiones.

Hay mexicanos que creen, ilusamente, que no reciben nada de nuestra industria petrolera, sin embargo, es deber de todos recordarles que no es así. Con datos del estudio “Ingresos petroleros y gasto público. La dependencia continúa” del Centro de Análisis e Investigación Fundar y del INEGI “El ingreso y el gasto público en México 2012 (series estadísticos sectoriales) se puede concluir que en las últimas tres décadas Pemex ha aportado, en promedio, una tercera parte de los ingresos del sector público llegando incluso al 40% del gasto público en 2005. Se trata de la principal fuente de financiamiento del Estado mexicano. Esto significa que en las últimas tres décadas nuestra industria petrolera ha pagado el 33% de los sueldos, las prestaciones, las jubilaciones y las pensiones de todos los profesores, los médicos, las enfermeras, los abogados y los empleados que trabajan en el sector público, lo que incluye, naturalmente a policías y militares.

En nuestras próximas entregas iremos desmontando una a una las mentiras y los “argumentos” que los derechistas y sus corifeos propalan con el fin de entregar nuestros recursos energéticos a intereses extranjeros.

anbapu05@yahoo.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba