Opinión

Respuesta a José Luis de la Vega (Parte II y última)

Sergio Centeno García

Dice José Luis de la Vega que para afirmar que la toma de nota entregada al grupo de choque autodenominado “Comité Ejecutivo del SUPAUAQ”, se dio gracias a sus amigos panistas de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA), debo acompañarlo de pruebas. Y yo le contesto, ¿habrá prueba más contundente que la siguiente?: para otorgar la “toma de nota”, que es un reconocimiento oficial que los gobiernos estatales otorgan con facilidad a los sindicatos charros, pero que con la misma facilidad niegan a los sindicatos combativos, la ley establece ciertos requisitos, de entre los que sobresalen:

a) Solicitud de reconocimiento oficial a la nueva directiva electa, firmada por el secretario general vigente o saliente; b) Acta debidamente circunstanciada de la Asamblea en la cual se dio la votación y en donde se asienten todas las etapas del proceso.

Dicha acta debe estar firmada no sólo por los representantes de las planillas contendientes, sino por las autoridades sindicales que el Estatuto faculta para ello. No se pide un simple documento, como el que seguramente ellos presentaron, en donde sólo se asiente el resultado de la votación, porque un documento así nada dice respecto a las vicisitudes del proceso.

Y lo que es claro es esto: los integrantes de la explanilla nunca entregaron a sus amigos de la JLCA ni la solicitud, ni el acta legal de la Asamblea debidamente circunstanciada y firmada, por una sencilla razón: el día que sus cómplices panistas de la JLCA les obsequiaron la toma de nota estos documentos ni siquiera existían, toda vez que el acta aún no se redactaba debido a que el proceso no había terminado, y la solicitud ni siquiera estaba hecha. Y aun así, faltando estos dos documentos, en donde el más importante o mejor dicho, el IMPRESCINDIBLE según la ley para otorgar la toma de nota, es el acta de la Asamblea, la JLCA se las obsequió. Lo cual es evidentemente ilegal, corrupto y tramposo.

Pero no sólo eso, es que en realidad al haber sido legal y legítimamente descalificados del proceso desde antes, este grupo ya nada tenía que hacer yendo a pedir un reconocimiento que no merecían ni legal ni legítimamente, pero con esto se evidenció la deshonestidad que impera tanto en la JLCA como en el grupo mencionado.

Es sencillamente inaudita la forma tan deshonesta en que actúa este grupo, pues se aferra a decir ante la sociedad y ante la Comunidad Universitaria que son el Comité Ejecutivo porque ganaron con 5 votos la elección, y porque la JLCA les otorgó la toma de nota, cuando ya se ha demostrado hasta el hartazgo que la votación se anuló después de que las impugnaciones se resolvieron y les retiraron el registro, porque ellos mismos avalaron con su voluntad y con su firma que así fuera, es decir, que las impugnaciones se resolvieran después del conteo. Y en cuanto a su “toma de nota”, creo que también ya se ha demostrado muchas veces que no tiene sentido después de haber sido descalificados.

Así que José Luis de la Vega muestra en esto o una gran ignorancia o una perversa simulación, porque denuncia airadamente la intervención del Rector en el proceso del SUPAUAQ, pero no toca ni con el pétalo de una palabra la rabiosa intervención, bien demostrada, del gobierno estatal panista.

Respecto a sus nueve puntos que enuncia para “probar” la presunta intervención del Rector en el proceso del SUPAUAQ, ni vale la pena hablar, ya que son una sarta de imprecisiones que sólo evidencian su total apoyo a la abierta injerencia del gobierno estatal en los asuntos que sólo le competen a los universitarios.

Finalmente, el señor José Luis de la Vega dice que la Asamblea General de maestros, junto con el Consejo Consultivo y las delegaciones, (le faltó incluir a las Comisiones Autónomas), son el campo natural donde los agremiados deben discutir y tomar las decisiones necesarias para la vida sindical, en lo cual yo estoy completamente de acuerdo, pero le recuerdo que tanto la Asamblea General, como 10 de las 14 Unidades Académicas, un 75 por ciento del Consejo Consultivo, y el total de las Comisiones Autónomas del SUPAUAQ, han desconocido abiertamente al grupo de choque del gobierno estatal que se asume como “Comité Ejecutivo” sólo porque sus cómplices de la JLCA les otorgaron la toma de nota.

Sin embargo, los desatinos de este grupo y su ambición de poder no paran, no sólo están molestos porque inteligentemente la Comisión Autónoma de Hacienda les impidió apoderarse del dinero de las cuotas para hacer uso de él, sino que en los momentos que esto escribo (3 de febrero, 15 horas), estoy leyendo su “Convocatoria” a Asamblea General, donde dicen que van a ratificar el acuerdo del Consejo Consultivo y a elegir a las Comisiones Autónomas. Su intención es muy clara: violentando toda norma estatutaria y sin el menor asomo de honradez, pretenden crear un Consejo Consultivo y unas Comisiones Autónomas con su gente; es decir, prácticamente pretenden crear un sindicato paralelo al verdadero SUPAUAQ.

Y yo me pregunto: ¿no hay en ese grupo persona razonable, prudente y honesta que les haga ver que esto que hacen son de plano locuras? ¿A qué Consejo Consultivo se refieren si sólo los apoyan cuatro delegaciones seccionales? ¿Y basados en qué o con razón de qué pretenden elegir nuevas Comisiones Autónomas si las que existen son legales y legítimas, porque fueron electas en un proceso donde ellos mismos participaron y aún no terminan su periodo? De verdad que ante tanta insensatez no tengo más que sorprenderme, es que esto llega ya al límite de la locura. Es claro que a estos señores no les interesa el SUPAUAQ, tampoco les interesa nuestro Contrato Colectivo de Trabajo, sino lo único que tienen en mente son sus propias ambiciones personales. Y hasta me atrevo a sugerir que tienen un odio personal contra el Rector.

Para terminar, reto al señor José Luis de la Vega o a cualquier otro maestro que apoye a este grupo de choque del gobierno estatal, a un debate público donde expongamos cada uno las razones que sustenten nuestros dichos. Estoy a sus órdenes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba