ArticulistasEl JicoteOpinión

REVOCACIÓN DE ESTADO ¡Y HÁGANLE COMO QUIERAN! 

“Nos dijeron tienen que ir a votar. Y si no van les quitamos el apoyo de Sembrando Vida”. Ante esta amenaza los habitantes del ejido Nueva Victoria del municipio San Fernando Chiapas, decidieron ir. El camión de redilas que los llevaba volcó y murieron dos mujeres, una niña está agonizante y una veintena de heridos. La Revocación de Mandato no escatimó recursos económicos, más de cinco mil millones de pesos; ni institucionales, funcionarios de todos los niveles descuidaron sus responsabilidades para promocionar el incienso al Presidente. Aquí no hubo austeridad de ningún tipo, ni tampoco compasión para lo que llama López Obrador sus mascotas o Solovinos. 

El proceso provocó el mayor número de denuncias en una elección en la reciente historia política del país. La recolección de firmas que se supone debería ser tarea de los ciudadanos inconformes, fue hecha a iniciativa de la clase política en el poder y su partido Morena, y tuvo un diluvio de anomalías. Los absurdos eran por adhesiones de personas muertas hasta ciudadanos que habían declarado la pérdida de su credencial y un larguísimo etcétera. El uso de recursos públicos y la renta de espectaculares invitando a participar, sin aparente patrocinador, fue chapuza de todos los días. No es de extrañarse que el Estado de Chiapas, en el que sucedió la tragedia humana, se reportara una participación del 133 por ciento. El día de la elección, en la desesperación, el propio líder de Morena, Mario Delgado, se dedicó a, como dijo, a dar “Ride”, que no acarrear. 

(Ya conocemos los eufemismos que maneja la Cuarta Transformación, el dinero dado a los hermanos del Presidente en lo oscurito no tiene nada de ilegal sino que son “aportaciones”. La vida de lujos de los hijos del Presidente no es por el tráfico de influencias, sino resultado de su galanura y buen tino para elegir compañeras  que “tienen dinero”.

No voy a entrar a la polémica de si todo este sacrificio de vidas, recursos materiales y desgaste de tiempo y energía política, fue lo mejor para México, en lugar de debatir la escasez de medicamentos, el aumento de la violencia, los miles de desaparecidos y la inflación. No pretendo dar un veredicto de acertado a quienes pregonan que se avaló la popularidad del Presidente, o lo que consideran que fue un total fracaso, pues tiene la mitad de sus votos obtenidos en el pasado. Ni me ufano de mi postura, de no hacerle el caldo gordo a la perversión de un posible ejercicio democrático y no ir a las casillas. Si a fuerzas se tiene que dar un veredicto, el verdadero ganador fue el INE, a quien el Presidente y Morena le redujeron el presupuesto pero le pidieron el milagro de la multiplicación de casillas con menos dinero. Prueba de que el INE salió fortalecido es que el Presidente le bajó dos rayitas a sus rutinarias descalificaciones.

Lo que sí me interesa destacar es el mensaje que se ha enviado en esta Revocación de Estado. El Presidente y Morena decidieron organizar una orgía, de lo que se trataba era de violar la Constitución y las leyes electorales en forma masiva. Teniendo como cereza el cinismo de los protagonistas. “Así soy”, dijo Adán Augusto López, Secretario de Gobernación, después de que los periodistas exhibieron la flagrancia de sus transgresiones.

La mayor amenaza que se cierne sobre el país es que si el Presidente y Morena no ganan en las elecciones del 24 están decididos a arrebatar. Su idea seminal de la próximas elecciones presidenciales es: “Y no me vengan con el cuento que la ley es la ley”. En su desfachatez podrían agregar: “Y háganle como quieran”. De mantener esta postura, mezcla de impunidad y cinismo, y ante la impotencia de un cambio legal e institucional, estaremos en el umbral de la violencia social.  

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba