Opinión

Semidiós en el ocaso

Por: Víctor López Jaramillo

Como un semidiós en el ocaso, Ronaldinho Gaucho llega a convulsionar a un Querétaro que en las últimas semanas ha sufrido “lluvias atípicas” que han provocado inundaciones, aunque las autoridades se han empeñado en denominarlas como “encharcamientos”, e incrementos de la criminalidad, incluido un asesinato en un restaurante.

Y si hace un año se hizo una algarabía política porque el presidente estadounidense Barack Obama mencionó a Querétaro en su discurso durante su visita a México, ahora el gobernador Calzada no podía desaprovechar la oportunidad de magnificar la llegada del astro brasileño a la grama del Estadio Corregidora.

En declaraciones a la prensa, José Calzada explicó a su modo el porqué de la llegada de Ronaldinho a los Gallos Blancos: “Seguramente para él, adicionalmente al tema económico, yo creo que también se le hace atractivo vivir en el mejor estado del país y en una de las ciudades más competitivas, una de las ciudades más seguras, una de las ciudades más limpias, de las ciudades más bonitas”.

Como siempre, el discurso del Querétaro idílico, del Querétaro seguro. Sin embargo, la terca realidad se empeña en tumbar dicho discurso. En el último año, los datos duros muestran que la inseguridad ha incrementado.

Los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) señalan que 15 mil 907 delitos del fuero común se habían cometido entre enero y julio de 2013, en comparación con los 20 mil 292 de enero a julio de este año.

Por más propaganda que se haga, Querétaro no es el paraíso. Llega una estrella en su ocaso justo en el ocaso del gobierno de Calzada. El inicio del proceso electoral está a la vuelta de la esquina y conforme los nuevos actores políticos vayan ganando su espacio en las planas de los periódicos y el ánimo popular, la estrella calzadista, antes fulgurante, irá difuminándose lentamente.

Si hace seis años durante las campañas políticas el Estadio Corregidora se volvió un escenario más de repartición de propaganda blanquiazul, en esta nueva campaña que se avecina, ¿veremos tricolor o albiazul al astro brasileño?

El sistema político mexicano hacía que el presidente en turno también fuera una especie de semidiós, recordemos esa anécdota de que el presidente pregunta que qué horas son y su asistente le responde: -las que usted quiera, señor presidente.

Con la alternancia política, la presidencia imperial se fue acotando, pero los gobernadores de los estados se volvieron feudos donde ellos asumían ese poder imperial.

Hoy, a casi un año del fin de su administración, Calzada ha entrado también en el ocaso. Y el papel que juegue en el proceso político durante el próximo año marcará el rumbo de su carrera política. Puede marcar diferencia en que haya vida política después del Palacio de la Corregidora o el camino al ostracismo político. Se vienen meses cruciales.

Dos ocasos diferentes. Uno que viene a alegrar el futbol queretano y otro que marca el inicio de una nueva era política.

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba