Opinión

SIGO DE LUTO

JICOTES

Por: Edmundo González Llaca

Hoy regreso de vacaciones y se supone que debo de escribir de cosas tan poco serias como la política, el problema es que yo sigo inmerso en el luto de la muerte de mi querido maestro Rodolfo Mendiolea. Fue el creador de una canción de moda en los treinta, que decía: “Yo quisiera saber a dónde irán a dar las tristezas del mundo; los cantos y los sueños. A dónde irán también todos nuestros lamentos, nuestros tristes juramentos. Quién sabe a dónde irán. A dónde irán las almas. Las almas que han sufrido. Las almas que han tenido. Por infierno esta vida. Solo el amor sincero. Sí tiene a donde ir. Él va con Dios al cielo donde nunca podrá morir”. Ya para morir le preguntaba a dónde van ahora las almas y respondía: “La vida está muy difícil, las almas van al Monte de Piedad”. De sus grandes aportaciones que recibí, sin duda una fue el sentido del humor. Descanse en paz, Maestro.

PRIMER INFORME. OTRO ATOLE

La estrategia del gobierno de Francisco Domínguez para mantenerse en las catacumbas y no se le pueda exigir rendición de cuentas es no fijar indicadores de gestión, pautas con las que se le pueda comparar para saber si cumple lo prometido. Por ejemplo, en su Primer Informe manifiesta que seguirá lo fijado en el Plan Estatal, lo que es mentira, pues los temas son diferentes en los dos documentos. Mientras en el Plan en el diagnóstico aborda algunos problemas de salud en el Estado y en el Informe ni los menciona. El único dato comparable es el de la población afiliada, en 2015, dice el Plan, fue de un millón 27 mil 754, en el Informe sostiene que afilió y reafiló (sic, a lo mejor sólo les sacó filo) a 244 mil 331, pero la cifra total de usuarios del Informe es de un millón 31 mil 168.  Es decir, solamente cuatro mil más. De vergüenza. En la danza de los números una vez más Domínguez nos quiere servir atole con el dedo. 

EL INFORME Y LA VIRGEN 
En el Plan Estatal se hizo un diagnóstico de la realidad económica, política y social de Querétaro, destacando principalmente los problemas que enfrentamos, el propósito legal e institucional era que en el Informe el Gobernador Domínguez respondiera a esos retos, lo que no hizo. En el Informe reiteró los ejes rectores del Plan, pero a la hora de aterrizar las estrategias y resultados de su gobierno se hizo como que la virgen le hablaba. Por ejemplo, no dice nada en el Informe sobre el rezago educativo en el Estado de la Educación Básica, que en el Plan denuncia es del 30 por ciento; tampoco respondió al hecho de que en Querétaro hay un analfabetismo altísimo del 3.8 por ciento. Es un Informe de Gobierno desbrujulado, descoyuntado, en el que el señor gobernador otorga una prueba más de su intención de confundir y desalentar toda posible evaluación de su gobierno por parte de la sociedad.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba