Opinión

UAQ Y APOYO “HISTÓRICO” GUBERNAMENTAL.

Por:Francisco Ríos Ágreda

PARA DESTACAR: Como sindicalistas, extrañamos la participación oral de los representantes, tanto del SUPAUAQ como del STEUAQ. Más hicieron los jubilados y pensionados que lograron que el gobernador los escuchara habría que precisar que en el STEUAQ, si han contado con ese respaldo para gestiones y movilizaciones, en tanto que en el SUPAUAQ, los apoyos han escaseado.

Hace exactamente una semana, el jueves 19 de mayo de 2016, después de la celebración de la sesión extraordinaria del Consejo Universitario, hice entrega de mi colaboración a la redacción del semanario Tribuna de Querétaro.

El viernes siguiente, el 20 de mayo, los principales diarios de editados en Querétaro como Plaza de Armas, Diario de Querétaro, Noticias, AM, El Universal de Querétaro y Capital, entre otros, cabeceaban a 8 columnas, muy uniformaditos, que el gobierno del estado anunció un incremento “histórico” del 15.5 por ciento a la UAQ. Al ver que la prensa queretana  prácticamente daba como un hecho ese incremento, que la verdad, aún es promesa, pensé para mis adentros: tal vez, las dificultades técnicas de la transmisión de la sesión extraordinaria del Consejo Universitario, no me permitieron escuchar con claridad y ver las tablas de las cuentas del apoyo que presentaba Pancho Domínguez, en la sala anexa del auditorio “Fernando Díaz Ramírez”. Es más, hasta se me vino la idea peregrina de enviar una corrección a la redacción del Tribuna de Querétaro. Sin embargo, no lo hice, repitiéndome en mi interior, que yo había estado presente en lo que denominé: “Diálogo aterciopelado entre los universitarios y Pancho Domínguez” (Tribuna de Querétaro, No. 791, 23-05-16, p. 15).

Afortunadamente las conversaciones con algunos integrantes del Consejo Universitario y la crónica posterior de la compañera Ana Karina Vázquez Bautista en el semanario universitario (misma edición, p. 3), titulada “Domínguez en la UAQ: Promesa cumplida a medias” tenía una perspectiva parecida a la mía, por lo que mis inquietudes se tranquilizaron. Al día siguiente, el 24 de mayo, el semanario “Libertad de Palabra” precisaba en la plana principal: “Confirma el rector incremento de 8.6% directo a la UAQ”. En planas interiores, el periodista Eric Pacheco Beltrán, con el título de “El Gobernador le echa mucha crema a sus tacos” esclarecía que en el monto del presupuesto universitario se sumaba, indebidamente, el 6.9% de infraestructura y equipamiento, lo cual le parecía, por decirlo, su servidor, con palabras elegantes, una imprecisión, ya que “ese 6.9% no ingresa al presupuesto de la UAQ”. Es decir, el gobernador incluía ese rubro, que no había sido parte del presupuesto aprobado, ni ejercido por el Consejo Universitario. Además también indicaba, que “A ese 8.6% le faltaba el 1.4% para que el mandatario haga valer su palabra (de campaña) y cumpla con el 10% que le ofreció a la comunidad universitaria” (Libertad de Palabra, 24-05-16, p.3) Entonces, ya merito (que quiere decir varios millones de pesos) nos acercamos al 10%, pero no al 15.5%. Por lo que el anuncio de apoyo “histórico”, aún está por verse. Pero esperamos que la palabra y compromiso público del actual gobernador siga teniendo vigencia.

Como sindicalistas, extrañamos la participación oral de los representantes, tanto del SUPAUAQ como del STEUAQ. Más hicieron los jubilados y pensionados de estos dos organismos de trabajadores académicos y administrativos, respectivamente, que lograron que el gobernador los escuchara, antes de iniciar los trabajos del máximo órgano de gobierno de la UAQ, para pedirle que se resolvieran los juicios de inconformidad con la aplicación unilateral de la Rectoría, con respecto a la cláusula referida a la debatida “complementariedad”, que funde y confunde la jubilación universitaria y la pensión del IMSS. No hicieron uso de la voz, cosa a la que tienen derecho en el Consejo Universitario, los representantes sindicales de uno y otro gremio. Seguramente, consideraron prudente, esperar los tiempos electorales, donde las bases puedan escuchar compromisos en ese sentido. Aunque habría que precisar que en el STEUAQ, si han contado con ese respaldo para gestiones y movilizaciones, en tanto que en el SUPAUAQ, los apoyos han escaseado.

Finalmente las protestas de los profesores aglutinados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), iniciadas desde el pasado 15 de mayo, impugnando la Reforma Educativa, siguen sus movilizaciones principalmente en la Ciudad de México, Michoacán, Oaxaca, Guerrero y Chiapas, entidad esta última en la que cientos de profesores pertenecientes a las secciones 7 y 40 del SNTE, fueron brutalmente reprimidos el día 25 de mayo, por fuerzas de seguridad estatales con gases lacrimógenos, balas de goma, chorros de agua de alta presión lanzados desde helicópteros, desalojo violento de manifestantes y detenciones de maestros. Los gobiernos “democráticos” de la CDMX y Michoacán, han mostrado que les importa más el ejercicio violento del poder que el diálogo con los miembros de la CNTE, al igual que al Secretario de Educación Pública, que amenaza con despedir a los que participen en las dignas movilizaciones magisteriales. Acá en Querétaro, siguen las demandas de reinstalación de los 40 profesores cesados y la posibilidad de huelga del STAENEQ.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba