Opinión

Variaciones sobre sabiduría

Por: Ricardo Rivón Lazcano

 

-Los intelectuales, torturados personajes esclavizados a un destino que, por definición, no pueden elegir (aunque creen tener ese poder). En realidad no se diferencian mucho del resto, ni en acto ni en potencia.

-Nos falta una historia de la sabiduría. La filosofía, definida como amor a la sabiduría, nos da una visión limitada, como limitada sería una historia del amor a la sabiduría.

-El justo medio, la justa medianía, la plasticidad ética.

-La filosofía traicionó a la sabiduría por amor.

-La historia de la filosofía nos habla más de la historia del amor que de la sabiduría.

-Le preguntan que qué tendría que suceder para que México fuera más justo y menos desigual. Responde que todos los políticos, de sus ingresos, ocupen solamente seis mil pesos, el resto lo destinen a obra social. Además se debería legalizar (despenalizar o regular) el consumo de la mariguana. Y otras 84 mil acciones más. Sonríe.

-La filosofía, amor a la sabiduría, descuidó y olvidó el cultivo de la sabiduría misma. Se concentró solamente en el amor y, como se sabe, en el amor todo se vale.

-La red, como cualquier tecnología, NO es un medio neutro. Digan lo que digan y cómo lo digan.

-La sabiduría no tiene historia. Se puede escribir una historia de la filosofía, pero no de la sabiduría. La sabiduría no establece nada, no da pie a la refutación, no hay en ella materia de debate, no hay polémica ni futuro que esperar.

-Palabras difíciles de entender: Cielo.

-El punto radical de la sabiduría es la carencia de ideas. Los chinos tienen otra manera de expresarlo: la sabiduría no se explica (no hay gran cosa en ella qué comprender), hay que meditarla, o mejor aún, hay que “saborearla” dedicando todo el tiempo necesario a ese desarrollo, como el de una impregnación.

-Las ciudades son ideas desparramadas.

-El yo al que llegamos porque creemos que tenemos y somos, es el punto de confluencia de ideas que llegan y se van. Ahí la gran ilusión de creer que cada quien tiene sus propias ideas.

-Somos, en el nivel más sutil, plagios de lo todavía incomprensible.

-En otras palabras, somos mentes recicladas. Somos sufrimiento reciclado.

– El hombre de bien y la mujer de bien están obligados, de vez en cuando, a dar manotazos. La clave está en la vez y el cuándo.

-La modernidad es otra ilusión, la incertidumbre reducida. La posmodernidad, la ilusión de la incertidumbre fragmentada (o sea, otra forma de reducción).

-Las ciudades son la prueba definitiva de que no sabemos hacia dónde vamos.

-Lo bueno y lo malo no son deliberación racional, los juicios morales no son universales. Sigue pendiente.

-Conviene que los intolerantes hablen para mostrar lo absurdos que son muchos de sus prejuicios.

-Insistir, mantener artificialmente la esperanza de la importancia del proletariado, metafísica laboral.

-No defiendo el orden establecido. Yo no lo establecí ni necesita de defensa alguna. Está bien establecido.

-Los críticos sociales son primero moralistas, luego quién sabe.

-Los intelectuales o la forma sofisticada de culpar a los demás.

-La realidad realmente existente es la negación tanto de utopías como de distopías.

-En otro tiempo, cuando todos subíamos a los árboles: ¿Qué son las sombras? ¿de dónde proviene el viento?

-Niños que sufren del “trastorno de deficiencia ambiental”.

La tragedia de los comunes en palabras de Matthieu Ricard: Imaginemos un barco que se está hundiendo y necesita toda la potencia disponible para operar las bombas y drenar el agua entrante. Los pasajeros de primera clase se niegan a cooperar porque tienen calor y quieren usar el aire acondicionado y otros aparatos eléctricos. Los pasajeros de segunda clase se pasan todo el tiempo intentando que los cambien de categoría a la primera clase. El barco se hunde y los pasajeros se ahogan por haber pensado únicamente en su comodidad en vez de en salvar sus vidas.

(Francoise Jullien. Un sabio no tiene ideas. Siruela).

@rivonrl

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba