Suplemento Divulgación

Carlos Dorantes, Ricardo Pozas y Samuel Ruíz, figuras que inspiran nuestra labor académica

Por Manuel Ortiz

En la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS) es posible apreciar el reconocimiento que se hace a la influencia de figuras distinguidas en los nombres que llevan algunas aulas y edificios. Día a día nos topamos con una placa que anuncia el nombre de algún personaje destacado, pero desgraciadamente una buena parte de los alumnos no conoce los logros de dicho personaje o la razón por la cual se le rinde semejante honor. Hagamos un repaso por algunos edificios de la FCPS.

La biblioteca de la facultad, por ejemplo, fue bautizada el 16 de junio de 1997  con el nombre Carlos Dorantes González. El sociólogo Carlos Dorantes, nacido en 1942 en la ciudad de Querétaro, fue el director fundador de la Facultad, a cuya cabeza estuvo desde la apertura de la licenciatura en Sociología, en 1984, hasta la creación de la hoy Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, en 1997. Como sindicalista fue Secretario de Educación Sindical del SUPAUAQ. También fue director fundador de Tribuna Universitaria (hoy Tribuna de Querétaro), además fue parte del consejo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y por varios procesos electorales fue consejero del IFE en Querétaro, entre otras aportaciones.

Como investigador, Carlos Dorantes González publicó el libro: Sociología de la Pobreza. El caso de la mendicidad en Querétaro, donde expresa su enorme interés por temas como el crimen, la delincuencia y la pobreza; así mismo, sus escritos periodísticos fueron publicados en periódicos como Noticias, El Nuevo Amanecer y Tribuna de Querétaro.

Otro de los sitios emblemáticos de la FCPS es el aula Ricardo Pozas Arcineaga. Ubicada en el edificio A, el primer edificio con que contó la facultad, en 1986 esta aula fue bautizada en honor al antropólogo investigador e indigenista queretano del mismo nombre. Pozas Arcineaga nació en Amealco de Bonfil en 1912, estudió en la Escuela Normal de San Juan del Río y posteriormente emigró a la ciudad de México, donde obtuvo la maestría en Etnología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). En la UNAM estudió un posgrado en Sociología y fue fundador de la Escuela de Ciencias Políticas y Sociales (hoy FCPS) de esa universidad; ya como profesor de dicha institución, más de 40 generaciones pasaron por sus manos.

El gran mérito de Pozas para la comunidad universitaria es su obra Juan Pérez Jolote. Biografía de un tzotzil (1948), un testimonio biográfico hecho sobre las bases de la antropología pero enriquecido de una narrativa literaria que relata la vida y las experiencias de un indio tzotzil originario de San Juan Chamula, Chiapas. Con este libro, además de contribuir al fortalecimiento de la ciencia antropológica en el país, Pozas se convierte en el precursor de un género literario que estaría muy presente en la literatura mexicana de los sesenta; así mismo, pone como principal tema sobre la mesa la condición indígena y las desventajas sociales que la rodean.

Y el más reciente espacio que se dedica en honor a alguien en la Facultad es el aula Samuel Ruíz, ubicada en el edificio D y bautizada así en honor al obispo católico nacido en 1924 y defensor los derechos de los pueblos indígenas en México. Estudiante desde los 13 años del Seminario Diocesano de León en Guanajuato y posteriormente en 1947 enviado a estudiar teología a la Universidad Gregoriana en Roma, Ruíz se hizo popular al introducir a sus fieles en la Teología de la liberación, una corriente del catolicismo nacida en Iberoamérica, con propósitos revolucionarios y de corte marxista. Debido a la práctica de dicha doctrina, numerosos sacerdotes en América Latina fueron asesinados, además de ser constantemente criticada por las facciones conservadoras en el Vaticano.

De 1959 a 1999 Ruíz fue obispo de San Cristóbal de las Casas y en esta zona chiapaneca fue donde desempeñó su labor más reconocida, al fungir en 1994 como mediador en el conflicto ocurrido en Chiapas entre el recién creado Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el Estado federal mexicano, presidido por Ernesto Zedillo, cuyo gobierno acusó Ruíz de emplear «una ideología de la violencia» en las comunidades bajo su cargo a través de la enseñanza de la Teología de la liberación. Durante la última década de su vida, Samuel Ruiz radicó en la ciudad de Querétaro Samuel Ruiz y murió en 2011.

Carlos Dorantes, Ricardo Pozas y Samuel Ruíz son algunas de las figuras que inspiran a la FCPS en su labor académica día a día.

No dejemos de recordar estos nombres, pues en el conocer el pasado está la plena realización del futuro. Como universitarios no podemos darnos el lujo de no escudriñar en el pasado, bien lo señala el protagonista de Juan Pérez Jolote al referirse a la condición indígena  como ese dolor frente al despojo de un tiempo y un espacio, cuando exclama: “¡Quiero vivir. Soy indio Chamula, no sé en qué año nací. ¿Por qué nos han abandonado? ¿Por qué nos han abandonado entre lo más pobre y sucio de la patria? ¿Por qué hemos que morir para que nos escuchen?”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba