Suplemento Divulgación

El lenguaje de los SMS entre los jóvenes de bachillerato

Por Luis Daniel López García e Iván Pedro Aldama Garnica (*)

Para obtener nuestro título como licenciados en Comunicación y Periodismo realizamos una investigación cuyo objetivo general fue conocer cómo los jóvenes escriben los mensajes de texto vía teléfono celular denominados SMS (por sus siglas en inglés Short Message Service), y saber si esta práctica repercute en la lengua escrita dentro del contexto escolar.

El trabajo se enfocó en estudiantes cuya edad oscila entre los 14 y los 21 años, de la preparatoria Salvador Allende Plantel Norte y de la preparatoria de la Universidad Univer, en la ciudad de Querétaro. Comenzó en febrero del 2010 y culminó en marzo del 2011. Se recolectaron 4 mil SMS de forma voluntaria por parte de los estudiantes a través de un cuestionario y se realizaron 6 entrevistas a los docentes de las dos escuelas preparatorias que participaron para el estudio.

En lo que respecta a la escritura de los SMS por los jóvenes, desde la lingüística se lee una variedad de signos y estilos que va desde la modificación de ciertas reglas gramaticales y ortográficas, hasta la creación de códigos originales.

Aquellas variedades se denominaron de la siguiente forma:

Escritura estándar de la lengua: es decir, el uso adecuado de la escritura de acuerdo con las reglas gramaticales y ortográficas del español.

Variedades dialectales: comprende las distintas formas de representar una palabra escrita sin respetar la ortografía. Los preparatorianos del estudio formaron vocablos, guiándose de la fonética o agregando letras para darle un énfasis a los mismos. Por ejemplo, de la palabra “Hola” se encontraron en el estudio estas variedades: “ola”, “wola”, “hoola”, “olaa”, “woola”, “Oola”, “Hoola”.

Signos de puntuación y guiones: el uso de este tipo de signo ayuda a transmitir las ideas con claridad y exactitud dándoles énfasis o entonación; pero los estudiantes de bachillerato también los utilizan para formar emoticones. Por ejemplo, una emoción de tristeza =(, D=, = I.

Vicios de la lengua: el análisis se enfocó en barbarismos o extranjerismos (palabras que se escriben en otro idioma teniendo su representación en español). Por ejemplo, las expresiones: “hi”, “ciao”, “hello”, “bye”, etc.

Representaciones gráficas: se tomaron en cuenta los números y abreviaciones de sistemas de mediciones tales como el tiempo: H, min, seg. Así como las distintas modalidades para referir una palabra, en este caso, “hora”: “hr”, “Hra”, “Hrä”.

Imágenes y emoticones: el discurso de los SMS va acompañado de figuras. La combinación de palabras y signos de puntuación y guiones dan forma a imágenes que transmiten emociones. Por ejemplo, un corazón (<3), alegría (XD) o confusión (=s).

Las seis características mencionadas arriba no sólo se encuentran separadas en los mensajes de texto vía teléfono celular, sino que se combinan entre ellas para dar vida a distintas variedades dentro de la clasificación a la que corresponden. Se observó que la palabra en algunas ocasiones se sustituye por la imagen, mientras que el emoticón refuerza o adorna el discurso. Las variedades de los signos son privilegiadas por la transcripción normativa del español sustituyendo letras o palabras por diferentes signos a los que se les atribuye un valor fonológico. Se puede decir que la mayoría de los jóvenes participantes en el estudio, no escriben sus SMS para ahorrar palabras sino que proyectan un estilo muy particular en el que la abreviación y el acortamiento están presentes, pero no son las mayores cualidades de esta práctica.

Las entrevistas realizadas a los profesores, concluyeron que la forma de escribir los SMS, sí afecta en cómo escriben los estudiantes dentro del contexto escolar; pero no es la única razón. La forma de escribir de los preparatorianos es un reflejo de la búsqueda de un código alternativo para no respetar reglas existentes dentro de la escritura en el español, es decir, algo que permite a los jóvenes diferenciarse de los demás y reconocerse entre ellos; además de que algunos estudiantes de bachillerato estructuran su discurso por motivos de “estética”, es decir, que el texto se vea bonito o bien.

Por otra parte, se observó que con base en los signos que se utilizan para conformar los mensajes de texto que se envían por teléfono celular, los jóvenes forman grupos sociolingüísticos de acuerdo con las características de edad, sexo y nivel sociocultural. De manera particular, el grupo sociolingüístico más representativo se conforma por mujeres de 16 años cuyas madres tienen estudios de preparatoria y son empleadas o amas de casa, estas estudiantes explotan la mayor parte de los signos alternativos a la escritura de la lengua estándar en la elaboración de sus SMS.

El estudio nos informó que las mujeres son las que en mayor medida activan la utilización y variación de los signos existentes para la creación de sus SMS, mientras que los hombres utilizan menos imágenes y emoticones.

En cuanto a los destinatarios, los jóvenes, en sus mensajes dirigidos a familiares imprimen un estilo más formal y estandarizado; mientras que para los amigos, novios y otros contactos utilizan variedades de las representaciones de la transcripción normativa, dándoles un valor fonológico dentro del mensaje, u otros signos como las imágenes y los emoticones.

 

(*) Los autores obtuvieron su título como licenciados en Comunicación y Periodismo en la FCPS con la tesis El lenguaje de los mensajes de texto vía teléfono celular que usan los jóvenes de bachillerato. El estudio de dos escuelas preparatorias en la ciudad de Querétaro, dirigida por la Dra. Miriam Herrera Aguilar.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba