Ciencia

“La cruda” y sus efectos explicados desde la ciencia

El intenso dolor de cabeza también es producto de la deshidratación; el cerebro se encuentra recubierto por unas membranas llamadas meninges, las cuales detectan la falta del agua en el organismo y lo traducen en dolor.

“La cruda” es una consecuencia casi segura del consumo de alcohol y, de acuerdo con la médica general Azurita Aguirre, se caracteriza por algunos de los siguientes síntomas: mareo, nauseas, dolor de cabeza, resequedad de boca y malestar general. La resaca es resultado de un proceso de deshidratación e intoxicación por las moléculas de alcohol, la cual sólo puede ser parcialmente combatida.

Deshidratación e incontinencia urinaria, fatiga, además de dificultad para conciliar el sueño, o mantener la atención al día siguiente del consumo de bebidas alcohólicas, síntomas y consecuencias comunes del alcohol que tienen una explicación desde el ámbito científico.

De acuerdo con los artículos científicos, Effects of alcohol hangover on cytokine production in healthy subjects y Urine methanol concentration and alcohol hangover severity, cuyas investigaciones se centran en la explicación de los procesos que originan la resaca por alcohol, la sintomatología de la resaca puede explicarse por varios procesos químicos que ocurren al interior del organismo.

La deshidratación

La sed y el dolor de cabeza en realidad son signos de deshidratación. En un primer momento puede resultar ilógico que el cuerpo se deshidrate al ingerir una bebida, sin embargo es la composición química de misma la que propicia esta pérdida de líquido en el organismo.

El alcohol es una molécula capaz de inhibir la producción de la vasopresina, una hormona antidiurética, cuya función es indicar a los riñones la retención de líquido. Al frenar la producción de esta hormona el cuerpo no es capaz de concentrar la orina, lo que aumenta la frecuencia con la que se requiere ir al baño. Lo anterior ocasiona que el cuerpo pierda una gran cantidad de agua, al reducir la disposición de líquido en el cuerpo se hacen presentes mareos o aturdimiento y resequedad en la cabidad bucal.

El intenso dolor de cabeza también es producto de la deshidratación; el cerebro se encuentra recubierto por unas membranas llamadas meninges, las cuales detectan la falta del agua en el organismo y lo traducen en dolor.

La aparente cura para la resaca pareciera la ingesta de agua suficiente o algún suero capaz de reponer los electrolitos perdidos durante el proceso de deshidratación; sin embargo, aún quedan otra serie de malestares cuyo origen se encuentra en el proceso por el cual se elimina el alcohol del organismo.

¿Metanol en el cuerpo?

Muchas bebidas no se encuentran en estado puro, pues tienen una determinada cantidad de metanol; si bien está dentro de los estándares permitidos, es poco recomendable. El metanol es un elemento aún más toxico que el alcohol etílico, al igual que sus compuestos derivados. Es decir, los restos que van quedando durante su proceso de degradación.

Este es otro factor que contribuye a los malestares producidos por la ingesta de alcohol, de acuerdo con un artículo de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), publicado en el número 44 de la ‘Revista Mexicana de Ciencias Farmacéuticas’.

Por otro lado, el alcohol también tiene ciertas repercusiones a la hora de conciliar el sueño, pues limita la capacidad del cuerpo para entrar en la fase REM del sueño. Dicha fase permite que el cerebro descanse y se regeneré de manera óptima. Por lo tanto, las personas experimentan una intensa fatiga y dificultad para mantener la atención.

Finalmente, el dolor estomacal, el cual puede ir acompañado de vómitos y diarreas, se debe a que el alcohol irrita el estómago y daña la mucosa que lo recubre, poniéndolo más en contacto con los ácidos que naturalmente se almacenan.

Desintoxicación del cuerpo

Se podría resumir que la cruda es el resultado de la deshidratación y la intoxicación producto de la ingesta desmedida de bebidas alcohólicas. Debido a los procesos de degradación que se suscitan de forma natural al interior del organismo, curar la resaca es biológicamente imposible, sin embargo se pueden implementar acciones que disminuyan el malestar y sobre todo propicien la rehidratación.

Beber abundantes líquidos, descansar y evitar las comidas pesadas e irritantes y optar por frutas y alimentos suaves son algunas recomendaciones que llevarán a que el cuerpo sobrelleve mejor el proceso de desintoxicación alcohólica.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba