Información

Cifra, nombre y aplauso: el Primer Informe de Kuri

Por: Brandon De la Vega Contreras

El alcalde de Corregidora optó por hacer su informe lejos de la cabecera municipal

PARA DESTACAR: Cifra, nombre y aplauso; cifra, nombre y aplauso. Eso fue el evento. En un lugar lejos de las viviendas de los ciudadanos, a lado de los muertos que no descansan en paz, en aquel nuevo edificio ubicado cerca de los cerros, cerca de los matorrales verdes y carreteras amplias y solas.

Y allí estaban, en medio de la grava con unas cuantas sillas desplegables. Todos allí viendo hacia una pantalla donde estaba el “Gran Hermano” del municipio de Corregidora, Mauricio Kuri González, junto a su gabinete y otros miembros de la política queretana, tal como el actual gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez.

El evento se tenía previsto iniciara a las 18:00 horas, pero comenzó media hora después para suerte de aquellas personas que tuvieron problemas para llegar al nuevo edificio de Seguridad Pública del Municipal de Corregidora, al lado del panteón de Santa Bárbara.

Inmediatamente se escucha al ponente pronunciar el nombre Francisco Domínguez Servién, a quien invitan a tomar asiento con el gabinete y el presidente municipal Mauricio Kuri, para ser más exactos a lado de Eric Salas González, presidente del Congreso local; el mandatario estatal saludó a cada uno de los presentes, cordialmente con un saludo de mano.

Todos los hombres con traje en el evento, las mujeres con vestidos ostentosos, pero, solo ocurre en un lado del evento, es aquel lado iluminado donde las cámaras tiene su atención y es donde la clase política se encuentra hablando frente a ellos. A lado izquierdo se encuentran gente con ropa casual, se ve una bolsa para las compras de color azul; pero, de ese lado no hay piso como tal, hay grava: ese es el estacionamiento del nuevo edificio que representa uno de los tantos trabajos de la administración panista de Corregidora.

Cifras, cifras, cifras y… ¡Cifras! “Mejoramos la plusvalía”, “No más propaganda política en las calles”, “Nuevos centros de algunas dependencias gubernamentales para facilitar los trámites de los corregidenses”, “Mejoramiento en el servicio de limpia, gracias a los concesionarios”, “No más corrupción”, “Hoy es el cumple años de mi hija; perdón hija por traerte aquí”.

Con las nuevas vialidades, construidas con apoyo del gobernador Francisco Domínguez, el trabajador puede llegar de una forma más rápida a su destino, es decir a los parques industriales donde trabaja. Cifras y miles de cifras que salen del informe para que los medios informen, algo así como “1984” nuevas oportunidades para el ciudadano.

Por cada cifra mencionada, le prosigue un nombre o nombres de aquellas personas que trabajaron por el bienestar del ciudadano, después de ello el presidente municipal guarda silencio esperando el cálido aplauso del público. Cifra, nombre y aplauso; cifra, nombre y aplauso. “Gracias al doctor Gilberto Herrera, rector de la Universidad Autónoma de Querétaro; el siguiente punto…” ¿No hay espacio para aplausos? Pues “ni modo” ya estaba cansando la monotonía.

“¡Kuri, Kuri, Kuri!”. “¡Pancho, Pancho, Pancho!”. “¡Los queremos!”. “Se ve, se siente, Kuri está presente”. Al fondo se escucha a un señor muy animado, buscando que la gente se una a la masa que quiere crear y se deje llevar por la porra; silencio, nadie sigue a aquel hombre. Nadie de traje o vestido formal sigue a aquel hombre con vestimenta un tanto humilde, solo voltean a ver de donde proviene el ruido. “¡Viva Kuri!”, el presidente municipal sonríe y desviaba la mirada a su discurso.

Las fotos que pasaban por la pantalla eran de Mauricio Kuri conviviendo con la gente del municipio de Corregidora, aquella gente que se encuentra del otro lado del evento, aquella gente que solo puede verlo a través de una pantalla y que se encuentra en medio de la grava.

Agradece a los invitados importantes, como lo son los exgobernadores Ignacio Loyola, Francisco Garrido, la exprimera dama y aspirante a la presidencia, Margarita Zavala y el presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya, quien lamentablemente no pudo asistir por “otros compromisos”.

En términos generales eso fue el evento. En un lugar lejos de las viviendas de los ciudadanos, a lado de los muertos que no descansan en paz, en aquel nuevo edificio ubicado cerca de los cerros, cerca de los matorrales verdes y carreteras amplias y solas. Retenes en ambas direcciones para controlar el acceso, policías municipales, estatales y unos cuantos militares.

Al salir de la nueva edificación, con el sol ocultándose, sentióse un frío, podía ser por el clima, por estar cerca de un cementerio, por la preocupación de buscar el retorno a la ciudad, por la aglomeración de las cifras soltadas o por la cantidad de fuerzas policiacas al servicio del evento.

“Gracias a Francisco Domínguez”, “Gracias a Ricardo Anaya”, “Gracias a Juan Martín Granados”, Ignacio Loyola, Francisco Garrido, Margarita Zavala, Eric Salas, Marcos Aguilar, etc. etc. “Gracias al pueblo de Corregidora #JuntosNoParamos”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba