Información

Denuncian madres agresiones por amamantar en público

Por: Alondra Montes Chávez

– Impera beneficio de lactar sobre tabúes

PARA DESTACAR: Expertos coinciden en que la lactancia materna es una necesidad indispensable en la vida de un bebé y no puede ser censurada por los prejuicios de la sociedad. Una de cada tres madres ha sido violentada por este amamantar en público.

Es difícil estudiar y atender un hijo a la vez, consideró Natalia Muñoz, estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Querétaro y madre de un bebé de cinco meses. Su madre no puede cuidar del bebé los días de clase puesto que ella trabaja, así que Natalia tiene que llevarlo a la escuela consigo.

Diario transborda cuatro camiones para ir de su casa a la Universidad y de regreso, le toma una hora y media para llegar a su destino. Una de las cosas más difíciles es darle pecho a su hijo en el transporte público, ya que la mayoría de las veces los hombres la observan y recibe comentarios ofensivos de algunos pasajeros.

“Yo no le veo nada de malo, simplemente estoy dándole de comer a mi hijo porque no hago uso de fórmula para alimentarlo. Uso una manta para taparme pero a mi bebé no le gusta, tal vez siente que se sofoca. En la escuela también he tenido problemas con maestros y algunos compañeros por darle pecho a mi nene, dicen que lo toman ofensivo para ellos y que solo quiero exhibirme. Cuando entré me sentí muy triste porque me lo tomaba muy personal, pero llegó un momento en que no me importó, porque al final sé que estoy haciéndole un bien a mi bebé”, explicó.

Otro caso es el de María Gómez estudiante de la carrera de Comunicación y Periodismo de la UAQ. Comentó que un día en el jardín Guerrero fue agredida por un hombre de alrededor de 40 años de edad: “Me senté en una banca y le di pecho a mi niña. A los cinco minutos llegó el señor y me dijo que era una estúpida sin valores y que me fuera del lugar, obviamente le respondí que solo estaba dándole de comer a la niña y no tenía que ser tan grosero.

“Comenzamos a discutir, me dijo que me fuera a un baño público o a mi casa a alimentarla y después me amenazó con llamar a un policía para que me arrestaran por exhibicionismo. Me valió y le dije que hiciera lo que quisiera, pero que nadie me iba a quitar el derecho de alimentar a mi niña”.

En Querétaro existe un tabú con  relación en lactar en público, según comentaron  mujeres y hombres víctimas de este problema en un sondeo realizado por este medio en la capital queretana a 40 padres y madres de familia. Una de cada tres madres ha sido violentada por este suceso.

No obstante, comentan que no hay problema con que las mujeres usen vestidos o faldas cortas, escotes, etc., pero sí lo hay cuando se trata de amamantar en público, en ese caso, dicen ellos, los mandan a lactar a sus casas.

 

Lactancia indispensable, coinciden expertos

Expertos, entrevistados por este medio, como la nutrióloga Ana Carla Gallegos, la antropóloga Aleida Quintana y el psicólogo Fausto Domínguez, coinciden en que la lactancia materna es una necesidad indispensable en la vida de un bebé y no puede ser censurada por los prejuicios de la sociedad. Cada uno enfatizó en su tema acerca de éste fenómeno.

Ana Gallegos explicó que “la leche materna es la base de la alimentación del bebé por lo menos los primeros seis meses de vida. Ninguna fórmula le llega a la composición de la leche materna, pues es una sustancia que se adapta a cada bebé. También ayuda mucho a la mamá en cuestiones de salud: previene cáncer de mama, de ovario, anemia postparto” entre otras cosas.

También enfatizó que “muchas de las mamás necesitan salir a trabajar o estudiar y no siempre se puede dejar al bebé en casa; luego, el bebé pide de comer y la mamá le tiene que alimentar, no puede estar regresando a casa a alimentarlo. La lactancia es algo tan normal y natural que no puede ser mal vista. No se debe prohibir hacerlo o que te manden a los baños a alimentar al bebé cuando es un lugar muy antihigiénico”.

Por su parte, Fausto Domínguez explicó que “la lactancia materna no es solo un acto fisiológico, sino también emocional muy fuerte entre la mamá y el bebé. Crea una conexión o un lazo psicológico muy fuerte entre ellos y hasta llega a ser un momento placentero. Si las personas externas llegaran a entender esto, tomaran conciencia, la sociedad toleraría más fácil este acto y hasta la difusión sería mayor”.

Aleida Quintana, quien también colabora en la Federación Democrática Internacional de Mujeres, explicó que “en Querétaro en los últimos años ha habido un incremento en la participación de mujeres en diferentes ámbitos, sin embargo los estereotipos y estigmas de género frenan el desarrollo de las mujeres y sus derechos. En el caso de las madres, la discriminación persiste sobre ellas con relación a una vivienda, salud y trabajos dignos para sustentarse”.

Quintana percibe a la sociedad queretana con “una doble o hasta triple moral” ya que, por un lado aplauden y toleran  ciertos derechos de las mujeres, como en su tipo de vestimenta o el respeto hacía su cuerpo, pero que al mismo tiempo reprimen a las mujeres que por necesidad biológica tienen que amamantar a sus hijos en algún lugar público.

“También influye la construcción social que se hace sobre el cuerpo de la mujer existiendo diferentes constructos; el primero que, el cuerpo de la mujer es un espacio íntimo que no debe exhibirse; el segundo, donde a la mujer se le es permitido exteriorizar y hace que a la mujer se le vea como un objeto sexual. Predomina el sistema patriarcalque censura a la mujer y la expone a la vez, aunque también depende del morbo de cada uno”, comentó.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba