Información

Participación de las mujeres en la política, producto de una lucha histórica

Fue así que en 1947 se reformó el Artículo 115 de la Constitución Mexicana, en el cual se declara que las mujeres tienen el derecho a votar y ser votadas en los procesos electorales municipales, en el que se obtiene el sufragio universal.

“Avanzamos porque nos esforzamos, no porque nos hayan facilitado la vida”

–Marcela Ávila-Eggleton

 

En la historia del municipio de SJR, tan sólo dos mujeres han ejercido el cargo de presidentas municipales: la primera fue María Dolores Paz Garduño en 1976; sin embargo, sólo fue interina; y María de los Ángeles Jacaranda López Salas de 2003 a 2006.

El 25 por ciento de cargos que conforman el actual gabinete municipal de San Juan del Río es ocupado por mujeres; los cuales son los siguientes: María Magdalena Ruiz de Vega, presidenta del Sistema Municipal DIF; Liliana San Martín Castillo, Secretaria del Ayuntamiento; Catalina Calva Corona, Directora del Instituto Municipal de la Mujer; Noemí Cortés Osornio, Directora de Comunicación Social; y Norma Angélica Díaz Martínez, Directora del Sistema Municipal DIF. Así mismo, el ayuntamiento está constituido por una regidora síndico presidenta y seis regidoras, las cuales representan el 50 por ciento, lo que por ley se obliga a cada partido político.

La participación activa de las mujeres en el poder legislativo es reflejo de una lucha que desde el siglo pasado se ha labrado en pro de la mejora en los derechos políticos de la mujer. Fue así que en 1947 se reformó el Artículo 115 de la Constitución Mexicana, en el cual se declara que las mujeres tienen el derecho a votar y ser votadas en los procesos electorales municipales, en el que se obtiene el sufragio universal.

Las cuotas de género surgieron como medida para encontrar un equilibrio en la participación de mujeres y hombres para la toma de decisiones. Estas pertenecen a las acciones afirmativas, que la Constitución formula para que los grupos en desventaja puedan ocupar espacios gubernamentales. En México (en 1966) se fijó como límite transitorio un 70 por ciento de legisladores de un mismo género; lo cual se incluyó en el artículo 175.

Por lo anterior, Marcela Ávila-Eggleton, directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UAQ señaló: “En teoría se garantiza que existan más espacios, lo cierto es que no siempre funciona. Porque un sistema claramente machista, en el que los partidos siempre tienen el monopolio en la decisión de a quien postulan, buscan encontrar atajos para no cumplir con las cuotas o para que eso no les signifique pérdidas de espacios de poder. Postulan a las mujeres en los cargos en los que es difícil ganar”.

Asimismo, citó: “Uno de los ejemplos más ilustrativos fue en la elección del 2015, en la cual el Tribunal Electoral estableció que tenían que postularse, para los 18 municipios, 50 por ciento hombres y 50 por ciento mujeres. Lo que hicieron la mayoría de los partidos fue dejar a sus candidatos hombres en los municipios más poblados e importantes en términos económicos, como Querétaro, El Marqués, San Juan del Río. Y postular a las mujeres en los ayuntamientos de la Sierra.

Y no sólo eso, además, como ya se habían asignado candidatos antes de que el Tribunal Electoral emitiera dicha resolución, y no querían quitar las candidaturas a quienes ya se les habían otorgado, lo que hicieron fue buscar que las candidatas las ocuparan esposas o hijas de los candidatos. En la práctica lo que sucedió fue, que a pesar de que la presidenta municipal era mujer, quien tomaba decisiones y ejercía era el que había sido designado como candidato antes de que se modificara la integración de las planillas. A pesar de que la ley lo establece, los partidos siempre buscan la forma de no cumplir”.

En 2014, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y el Instituto Nacional Electoral (INE) crearon el Observatorio de Participación Política de las Mujeres en México, con el fin de coordinar acciones para promover y fortalecer la participación de las mujeres en el ámbito público, y con ello construir una democracia paritaria con la participación de las mujeres. Es así como según cifras de Inmujeres, en 2018 México tuvo por primera vez un Congreso de la Unión paritario.

Por ello, Ávila-Eggleton puntualizó: “Con las cuotas, buscan acelerar los cambios; pero no modifica la composición, ni la realidad de las mujeres, sólo se abre un espacio que antes no tenían, no se garantiza que existan las condiciones para ejercerlo. Es un avance importante, pero aún falta mucho por trabajar. Avanzamos porque nos esforzamos, no porque nos hayan facilitado la vida”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba