Información

Periodistas deberán adaptarse a las nuevas tecnologías, considera director de EFE

Por: David A. Jiménez

Ante la aparición de las nuevas tecnologías y las constantes revoluciones, los periodistas deben tener una mayor capacidad de adaptación para convertirse en informantes multimedia, consideró Raúl Cortés Fernández, director en México de la agencia de noticias española EFE.

En entrevista para TRIBUNA DE QUERÉTARO, el periodista egresado de la Universidad Autónoma de Barcelona, también habló de la necesidad de buscar nuevos enfoques a la información y no perder la capacidad de asombro, durante su presentación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Raúl Cortés Fernández recordó que la agencia EFE depende del gobierno de España y se creó en 1939. Actualmente, es considerada la agencia de noticias en español más grande del mundo y la cuarta en todos los idiomas. Según su propio portal, distribuyen más 3 millones de noticias al año, con el apoyo de más de 3 mil personas.

-Esta época digital exige inmediatez cuando se da una noticia, pero ¿cómo combinarla con la calidad?

Es vital mezclar lo teórico con lo práctico. El mundo digital actual es un reto, pero no debe ser algo negativo, debe ser un desafío, una posibilidad de aprovechar las múltiples herramientas que nos da la tecnología. Al hablar de las redes hablamos de que se ha perdido la unidireccionalidad del mensaje. Ahora todo es más horizontal, pero las redes ofrecen información que antes no teníamos de las audiencias y las convierten en algo atractivo para un medio de comunicación.

-¿Cómo debe ser la formación del periodista multimedia? ¿Debe salir de la academia?

La carrera debe ser la base fundamental y vital para ejercer la profesión en el caso del periodismo. El aprendizaje en general no termina hasta morir. En la profesión, de la evolución dependerá la capacidad de adaptarse a los cambios. Yo salí egresado antes que ellos –primera generación de Comunicación y Periodismo-, pero ha habido cambios. En mis tiempos, internet era una cosa incipiente y había que aprender a vivir con él; luego con las redes sociales pero se trata de evolucionar lo que viene a continuación.

Deberán que tener mayor capacidad de adaptación, si algo nos ha demostrado la historia de los últimos años es que los cambios tardaban siglos. Ahora estamos en una revolución social vinculada a las nuevas formas de conexión entre personas, la globalización. La distancia entre una revolución social y otra es cada vez más corta, con lo cual hay que tener mayor capacidad para adaptarse a nuevas tecnologías y sobrevivir en el medio.

-Hablemos del trabajo de una agencia ¿Cómo se obtiene el reconocimiento del trabajador si sus notas no están firmadas?

Es buena pregunta. En realidad cuando me preguntan sobre los agencieros siempre digo que somos las hormigas obreras de la información porque hacemos la materia prima con la que trabajan muchos medios de comunicación. Segundo, porque no somos más que tres letras.

“Esa realidad que no podemos cambiar no impide que en ocasiones, cuando vemos publicado material nuestro, sintamos orgullo. Es muy bonito porque el trabajo del agenciero es muy solidario. Uno disfruta tanto con la publicación de la nota de un compañero como la propia. Eso hace que la gente se esfuerce en pos de un proyecto en común”.

“El periodista es individualista en general porque quiere la exclusiva y en las redacciones de las agencias existe la competencia, pero aunque el lector vea solamente ‘EFE’ al final de una nota. Internamente hay cierta competencia, pero existe esa solidaridad de decir ‘lo importante es que lo dio EFE’ y eso significa que la institución en la que trabajo sigue siendo un referente de la información”.

-Ser una agencia extranjera es un arma de doble filo. Puede dar panoramas que los mexicanos no entendemos pero también se corre el riesgo de errar…

A veces hemos tenido quejas de fuentes, particularmente de las institucionales, que te pueden decir que estás atacando. Manejamos información neutra. Citamos textuales y cuando alguien dice negro, tienes que titular que dijo negro, no que quiso decir blanco o gris. No es una situación que nos suceda a menudo.

Hay un tema sobre cómo un corresponsal extranjero informa cuando llega y cuando lleva un tiempo. Yo estoy en una segunda etapa, es una ventaja porque tengo más contexto, pero nunca debe perder un corresponsal de prensa extranjera es su capacidad de sorpresa, en realidad ni siquiera un periodista, la capacidad de sorpresa tiene que ser cosustancial al oficio.

La noticia, etimológicamente, es lo nuevo, todo lo que presentamos debe ser novedoso. Por más que uno entienda las costumbres no se puede contagiar; si estoy harto del tráfico de la Ciudad de México y hay temas de contaminación, hay que dar información por la importancia, pero no porque a mí personalmente me esté afectando”.

-¿Quién pone la agenda para EFE? ¿Qué se privilegia?

La pactamos en reuniones de redacción. Decidimos temas, es importante tener y generar una agenda. El peligro que corremos los medios de comunicación es que nos contagiamos de la agenda política y empresarial y no tenemos tiempo, en las agencias de parar y decir qué pasa a mí alrededor y qué quiero poner en la agenda.

“‘Los gobernadores corruptos’, pero darle un nuevo enfoque. A lo mejor buscar temas que son atemporales pero se pueden rescatar como la migración ilegal, el crimen organizado, turismo, cultura, lenguaje… Tenemos reuniones de redacción en las que definimos un poco qué vamos a seguir en la opinión pública y temas propios para ejercer de actores en la definición de la agenda de los medios”.

-El modelo económico de EFE (vender servicios a los medios) pareciera ser más libre… ¿Es el modelo ideal de medios?

Somos un actor foráneo, más allá de ser la agencia del Estado español no tenemos ninguna vinculación con México. Eso es valorado por los medios y contratan nuestros servicios. No tenemos relaciones con el poder, presiones que puedan tener con la publicidad oficial que sé es un asunto muy grave en algunos casos en el que a través de ese dinero, público, los gobiernos de turno presionan al medio para que escriban de ellos a cambio de recibir determinada cantidad en dinero en pautas de publicidad. También dependemos de las pautas que tengan esos medios porque la publicidad les da de comer y les permite subcontratarnos. Necesitamos un mercado que funcione para tener vigencia.

“Les deseo mucha suerte con este semanario, es importante que desde que estamos estudiando estemos practicando el oficio. Debo decir que el oficio periodístico es vocacional y si uno ya lo ha probado es mucho mejor a terminar la carrera y te den trabajo para que luego resulte que no te gusta. Me parece una excelente iniciativa”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba