Información

Protestas en el ruedo

Por: Miguel Tierrafría

Cerca de 60 personas se manifestaron el pasado jueves 7 a las afueras del Museo de Arte contra la declaratoria que considera la fiesta taurina como patrimonio cultural inmaterial, mientras el gobernador José Calzada, servidores públicos emanados del PRI e integrantes de la familia Torres Landa presentaban un libro sobre la historia de la plaza de toros Juriquilla.

Alma Lobato, ciudadana que acudió a la convocatoria, aseguró que buscan un amparo ante la ley para lograr echar atrás la declaratoria de la LVII Legislatura.

Su objetivo es recolectar 40 mil firmas para que funja como plebiscito ya que, de acuerdo a la Ley de Participación Ciudadana, se necesita el uno por ciento de la lista nominal para que se pueda utilizar este mecanismo para revocar el decreto.

“Estamos demostrando que se puede crear cultura sin necesidad de lastimar a un ser vivo… continuamos recolectando firmas en Plaza de Armas los viernes, sábados y domingos, ahorita ya llevamos más de 10 mil, se van a meter como prueba al amparo, estamos empezando a estudiar la Ley de Participación Ciudadana para empezar a recolectar más firmas que tienen requisitos en concreto.”

Entre la vestimenta de los manifestantes resaltaban los colores rojo y negro. Primero se reunieron en el jardín Zenea, de donde partieron hacia las instalaciones del Museo de Arte.

En el recinto las consignas ya se hicieron sentir. Comenzaron los gritos y las protestas: “La tortura no es arte ni cultura”, “Toros sí, toreros no”. Repetían como un disco rayado. Pasadas las siete de la noche seguían las protestas.

Tal como una pamplonada, los ‘toreros’ comenzaban a llegar en sus autos al Museo de Arte para la celebración, con sus vestidos elegantes y trajes ad doc a la ocasión.

Entraban los invitados a la fiesta, en donde ya se tenía todo listo: los meseros, las mesas, los adornos, la música, el vino, las luces iluminando las paredes históricas, un ambiente distante al de las afueras.

Sólo se alcanzaban a oír unos murmullos adentro.

Entre gritos de “asesinos” y “puercos” que les llegaban a los empresarios y políticos, las autoridades encargadas de la seguridad y la vialidad pidieron a los manifestantes que se retiraran porque obstruían el flujo vial, sin embargo, éstos únicamente se limitaron a quedarse en la banqueta frente al museo con sus consignas.

De entre los manifestantes, una joven se desprende del pequeño contingente, con su megáfono comenzó a lanzar cuestionamientos a quien los escuchara. “El verdadero arte no mata, no hemos lastimado a nadie, jamás hemos matado a nadie por arte”, exclamaba.

Al lugar llegó el secretario de Gobierno estatal, Jorge López Portillo Tostado, con un contingente de seguridad. Al cabo de unos momentos llegaban integrantes de la fracción legislativa del Partido Revolucionario Institucional (PRI), miembros de la familia Torres Landa como el ex candidato a gobernador del estado de Guanajuato, Juan Ignacio Torres Landa –Juani pa’ los cuates–. Pero faltaba el ‘toro’ mayor a la fiesta.

Minutos antes de las ocho de la noche, la camioneta del gobernador José Calzada llegó.

El mandatario estaba sentado en la parte de atrás de la camioneta, se colocó su saco y salió para entrar al festejo. Los manifestantes dudaron entre abalanzarse a gritarle consignas hasta donde estaba o quedarse en su lugar. Sólo dos o tres personas sí lo hicieron.

El gobernador se trasladó rápidamente hacia la puerta del museo y tal cual una plaza, entró el ‘matador’ y se cerraron las puertas…

 

{loadposition FBComm}

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba