Información

Rectoría favorece a un grupo, denuncia Saúl García

La negociación con la parte patronal se ve “mermada” dijo el líder reconocido por la autoridad laboral

David A. Jiménez

PARA DESTACAR: García Guerrero reconoció que se ha gastado dinero del SUPAUAQ para contratar personal de apoyo y otros gastos. Especificó que todos estos rubros están justificados con facturas y en las próximas semanas se harán públicos los estados de cuenta.

Aunque señalen que cuentan con el reconocimiento de la Asamblea General del Sindicato Único de Profesores y Académicos de la Universidad Autónoma de Querétaro (SUPAUAQ), las acciones realizadas por el grupo Nuri Villaseñor Cuspinera son simplemente una ficción, algo que legamente no existe, consideró Saúl García Guerrero.

El maestro en Derecho y quien recibió la toma de nota como secretario General del SUPAUAQ, por parte de la autoridad laboral, acusó a la Rectoría de estar favoreciendo al grupo de Villaseñor Cuspinera, al otorgarle un espacio alternativo de trabajo y asignarle personal administrativo.

“Su intención es no reconocernos y negociar con otra instancia. Pareciera que la UAQ busca la comodidad de negociar con un ente que depende de ellos. De esa manera llegan a los acuerdos que desean” resumió Saúl García Guerrero.

Al cuestionarlo sobre la forma en que tomó las instalaciones del SUPAUAQ, en diciembre pasado, al romper los cerrojos sin la presencia de la autoridad competente, aseguró que contaba con esas facultades, al haber recibido la toma de nota y ser el secretario general del organismo: “El hecho de tener la representación legal me da facultades y me autoriza a hacer ciertas cosas, también me exige responsabilidades, la custodia de los bienes del Sindicato”, explicó García Guerrero.

En cuanto a la revisión contractual y salarial, el también profesor de la Escuela de Bachilleres señaló que está confiado en que las autoridades universitarias sólo podrán negociar con el grupo que encabeza.

“Definitivamente no hay manera que la revisión contractual pueda hacerse fuera de los lineamientos que establece la ley laboral. La actitud y la voluntad las vemos mermadas y no en una situación positiva para nosotros”.

Sobre su pliego petitorio, que de acuerdo con la Rectoría podría costar 2 mil 567 millones 753 mil 456 de pesos, Saúl García Guerrero recordó que se trata de una negociación: “Queremos reforzar docencia, extensión e investigación. Por ahí está la petición del aumento del 15 por ciento, pero diría que es una negociación. Estamos conscientes de la circunstancia económica de la Universidad después de los recortes presupuestales”.

Por otra parte, en la reunión del Consejo Consultivo del SUPUAUAQ, el pasado 27 de enero, se denunció que Saúl García usó su toma de nota, a la que calificaron de ilegal, para retirar dinero del Sindicato.

García Guerrero respondió que el gasto se realizó para contratar personal de apoyo y gastos de papelería. Especificó que todos estos rubros están justificados con facturas y en las próximas semanas se harán públicos los estados de cuenta.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba