Información

Solidaridad entre negocios surge pese a crisis económica

“Comida pendiente” es el nombre de la dinámica entre estos negocios; consiste en donar recursos para adquirir los platillos o dejar pagada una comida completa para que alguien más pueda aprovecharla.

Establecimientos de alimentos distribuidos en diferentes zonas de la ciudad se unieron en una red solidaria para ofrecer comida gratuita a las personas que –por la emergencia sanitaria– perdieron sus empleos o sus fuentes de ingreso. El grupo “Solidaridad Querétaro” se acercó a estos establecimientos para invitarlos a participar en la dinámica de “comida pendiente”, que consiste en donar recursos para adquirir los platillos o dejar pagada una comida completa para que alguien más pueda aprovecharla.

Carmen Hernández, propietaria de ‘Don Toño Restaurante’ tuvo que bajar el precio de su menú de 60 a 40 pesos para que la asociación pudiera pagar una cantidad de comidas con lo que se ha recaudado vía redes sociales: “ellos pagan un cierto número y yo aporto otras 20”.

Aunque aceptó que pese a los esfuerzos coordinados no es posible apoyar a todos, con la ayuda de los clientes que dejan pagadas otras comidas y de quienes ayudan con “kilos de arroz o de frijol” han podido ofrecer hasta más de 60 comidas diarias; principalmente para habitantes de la zona Peñuelas-Menchaca: “hay familias que llegan hasta por ocho comidas”.

El restaurante ha enfrentado una reducción de hasta el 45 por ciento en sus ventas. Carmen explicó que esto se debe a que están en una zona industrial y “cuando empezó el home office, pues nuestros clientes ya no quedaron tan cerca como para seguirles mandando comida”.

Recordó que al inicio de la pandemia confiaron en que podrían resistir una semana sin problemas; sin embargo, la segunda y la tercera fueron ya de pérdidas: “somos ocho trabajadores en el restaurante, pensamos que tendríamos que bajar a cinco o seis y trabajar a marchas forzadas, pero decidimos implementar el medio tiempo y de esa forma gracias a Dios hemos podido seguir trabajando todos”.

Ante la emergencia, Carmen y su esposo Osvaldo buscaron alternativas para enfrentar la crisis e incluso se preguntaron qué pasaría si en algún momento se vieran forzados a cerrar su negocio: “pensamos en todo: bajar precios, meter promoción de un desayuno completo por 50 pesos y ante el peor escenario supimos que no podríamos sostenernos por el pago de renta del local y de los servicios. Nos enfocamos ahora en la página de Facebook y en el proyecto de solidaridad. Se trata de evitar las pérdidas, pero no dejar a la gente a su suerte. No sería congruente de mi parte apoyar a personas externas, pero no a los trabajadores”.

Para cuidar la salud de quienes colaboran en el restaurante, de los comensales y de quienes asisten con sus tóperes a solicitar las comidas gratuitas para llevarlas a su domicilio, implementaron medidas como el lavado de manos constante, el uso de cubrebocas, cofia, gorras y guantes.

La distancia entre las mesas y la reducción del aforo del establecimiento; una sola persona sale a hacer las compras y al entrar al restaurante debe limpiar sus pies en una jerga remojada en cloro y que constantemente es lavada, además de utilizar gel antibacterial.

Carmen y Osvaldo llevan cuatro años viviendo del restaurante y dan trabajo a cuatro familias, desde el inicio han buscado que su negocio sea sustentable y solidario: “colaboraba con una asociación de niños llamada ‘Ejército de salvación’, y pasaban diario por la comida que no se vendía. También intentamos siempre consumir local: en la plaza hay varios negocios y nos apoyamos entre todos”. Participar en estas dinámicas como la de comida pendiente, es para ellos un “ganar-ganar” pues de esa forma “nos damos a conocer, nos solidarizamos y podemos conservar a nuestros trabajadores”.

Vamos a seguir hasta donde aguantemos

Antojitos ‘Lety’ es otra de las fondas que se sumaron a la iniciativa de “Solidaridad Querétaro” y que ofrecen comida gratuita a las personas que se vieron más afectadas por las medidas de confinamiento derivadas de la pandemia. Martha Trejo y su madre son las únicas responsables detrás de este negocio familiar: “no tenemos a más trabajadores, somos nosotras y este negocio es el sustento de nuestra familia”, aseguraron.

Martha recordó que fue “un licenciado”, a quien prefirió mantener en el anonimato, quien se acercó para preguntarle “si podía apoyarlo para donar unas comidas”. Ella aceptó y le fueron donadas 140 comidas completas, que se terminaron luego de semana y media de haber colocado el anuncio de que su establecimiento ofrecería ese apoyo. Ante el éxito de la dinámica en la colonia El Rocío, le fueron donados otros 50 platillos que están ya por terminarse, por lo que “es necesario que sigan apoyando”.

Gorditas, sopes y tacos de guiso son normalmente los productos que ofrecen, pero ante la pandemia lo que más se pide por las personas que aprovechan las comidas gratuitas son los guisos fuertes combinados con una guarnición de arroz o frijoles: “las personas vienen con su tóper y por eso no piden gorditas, porque saben que es para llevar para no usar desechables, pero si nos piden de lo que tenemos para vender no les decimos que no. La comida que regalamos la hacemos aparte”.

Afirmó que en su negocio “bajó aproximadamente un 40 por ciento la venta”, por lo que han visto afectado el ingreso familiar. A pesar de que ella y su madre dependen de los ingresos generados con la venta de alimentos, aseguró que, si las “siguen apoyando para donar la comida, seguiremos también nosotros. Bajó un poco la venta por la situación, pero vamos a seguir hasta donde aguantemos. Lo estamos haciendo para ayudar a quienes lo necesitan. Estamos haciendo algo por la comunidad. Si algún día yo lo necesito, a lo mejor también recibiré el apoyo”.

No únicamente han recibido el apoyo de la asociación detrás de esta iniciativa, pues sus clientes que les siguen comprando, así como vecinos de El Rocío y de colonias cercanas han ido a donar luego de haber visto las publicaciones de Facebook donde la fonda aparece como participante de la dinámica: “pasan y preguntan si es aquí y nos donan, nos pagan comidas para quien las necesite. También nos apoyaron unas personas de ‘Soriana’ que también andan apoyando a los médicos y nos donaron dos cajas de sopa”.

El Capulín y Facebook

Cocina ‘El Capulín’ es la fonda familiar que estuvo cerca del quiebre antes de ser la encargada de distribuir las comidas gratuitas en la colonia Carrillo Puerto. A pesar de encontrarse a espaldas de la parroquia San Miguel Arcángel, el propietario, Roberto Ramírez, aseguró que de la iglesia no han recibido ayuda ni se han acercado a preguntar, reconoció que “algunos clientes me comentaban que me acercara a pedir, pero de momento vamos a continuar con lo que hay y después vemos si hace falta más”.

Roberto recordó que fue “por medio de Facebook” que los “seleccionaron para dar las comidas diarias a 20 personas que lo necesitaran, “Solidaridad Querétaro” nos da el dinero para hacerlas y nosotros las repartimos”.

La forma de entregar la ayuda es mediante boletos: “en nuestro caso los beneficiarios ya están asignados: hay una persona que va buscando a quienes verdaderamente lo necesitan y se les da un boleto”. Sin embargo, para quienes no están contemplados dentro de los boletos también hay comida que fue previamente pagada por los clientes o por la “gente que va pasando, ven el letrero que tenemos y se pasan a donar una comida para alguien más”.

Con las medidas de confinamiento por la pandemia llegaron los tiempos difíciles para esta cocina económica. Roberto reconoció que “antes de que empezáramos con este proyecto sí nos afectó mucho; de hecho, íbamos a cerrar porque bajó mucho la venta, pero gracias a Dios nos ayudó mucho esto de apoyar a la gente”.

Con la dinámica de comida pendiente “llegó más gente a comprar, más clientes. Resultó como beneficio para nosotros”. Puntualizó que esa era la idea desde que inició el proyecto: “apoyar a las cocinas que están en las colonias como a la gente que lo necesita”.

“A veces se nos acaban las 20 comidas y pues no tenemos para dar más, ya damos de lo que tenemos aquí porque se siente feo que se vaya sin su comida la gente”, por lo que Roberto hizo un llamado a seguir apoyando la iniciativa y aclaró que “no necesariamente tienen que donar el 100 por ciento de la comida, pueden ayudarnos con diez o cinco pesos, con frijol o con arroz, eso nos ayuda para poder dar más”.

Mark García

Periodista y profesore en la FCPS-UAQ y empresario | Director de updateme.news

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba