Invitados

Rojo Catalán

Se equivocó la paloma, se equivocaba, por ir al norte fue al sur, creyó que el trigo era el agua

Rafael Alberti

Catalunya en llamas, Adeu Madrid.

El meu Carrer tancat.

Con el fallecimiento de la duquesa Cayetana y la Pantoja en prisión, la España cañí que tanta rumba nos dio, estaba ya bien muerta; pero con el alba sangrienta de este octubre, están matando a la otra España.

Hay Catalunya qué caray, la democracia devorando a sus hijos y a sus abuelos: si es penosa la represión sobre los jóvenes, lo es peor en viejos. No hay libertad de voto, no hay ya más España, no hay rey que valga la pena, pues.

Primera escena, Catalunya se libra del generalísimo Franco, segunda escena, Catalunya se libra de Jordi Pujol, tercera escena, Catalunya explota. No todas las ciudades liberales del mundo tienen una alcaldesa como esa, barcelonesa, si de mujeres se trata, Ada Colau, ciudadana de veras, podemita si las hay, ni siquiera era independentista.

Naufraga España y ahora Barcelona es ya una isla mediterránea, al estilo José Saramago. Naufraga también, para las nuevas generaciones, la visión bonochona que tenían del rey y de escritores como Savater, el cual nadando de a muertito llegó lejos.

Y de Rajoy que para ser ‘franco’, es muy Borbón; corruptos y represores a escala europea. Del primer rey Borbón Felipe V, al final de Felipe VI, último rey de España la rota. Valiente ejemplo para la Europa que se creyó democrática, moderna, libre de todo pecado, atrapada en su pasado remoto, dime de que pasado te quieres librar y te diré quien eres.

Universidades libres

Las universidades públicas y privadas son en esa Catalunya actual, el feliz encuentro de una generación que está en el mero filo de la historia y que se apropia de ella, tomándola firme, abrazándola con pasión y entereza. Ahora sí que nos sobran los motivos, pues de ahí, de esa juventud, nacerá la nueva civilización, del desencanto por la democracia evoluciona la sociedad hacia un nuevo tiempo.

La Iglesia estuvo del lado correcto en esta historia, sin embargo fue la universidad trinchera, resguardo de la idea de libertad y democracia electoral, que tiene una gran parte de los catalanes. Ahí, al interior de las universidades, en los pasillos, en los debates, en las lecturas, esta esa convicción, se encuentra la fuerza del cambio. Que si bien fue trágica en los casi 900 heridos, también fue un triunfo festivo de esta juventud, catalana, demócrata, y ahora independiente.

Vimos en las portadas a sonrientes alumnos y maestros organizando la consulta. Una comunidad universitaria bien pensante, con voluntad y con los objetivos claros es una gran fuerza del espíritu. Con ese impulso que tienen los universitarios por el cambio social podrán llegar a buen puerto todos sus afanes. Liberarse de los Borbones, su camino al dorado. Sobre el tablero roto está claro el jaque mate.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba