Articulistas

Filo Doble…

Pues qué tanto más puedo decir en esta ocasión amigo lector; los recientes días pasados han sido por demás catastróficos, trágicos y cruentos; lamentablemente muchas personas han perdido familiares, sus bienes materiales, su patrimonio, sus medios de vida o subsistencia; muchas familias han quedado desprotegidas o desamparadas; muchas de sus comunidades y colonias se han visto afectadas, devastadas y en gran medida inaccesibles, comunidades donde los medios no dan cobertura, sólo a los escenarios más comerciales y que atraigan más audiencia o bien, en los que no hablen de la realidad de las zonas más afectadas; apocalípticamente se han conjuntado y conjugado terribles cataclismos entre huracanes, lluvias torrenciales, inundaciones, y terremotos; uno tras otro sino es que uno con otro han provocado graves daños entre nuestra gente, tales situaciones han cobrado muy caro su presencia y manifestación en nuestro territorio.

Muchas historias trágicas se han escrito en estos días, historias que dan cuenta de nuestra sociedad, una sociedad vulnerable y vulnerada; vulnerable es una condición, significa estar expuesto a ser lastimado o violentado; vulnerada es una acción, vulnerar es lastimar o violentar.

Digo entonces vulnerable, porque tanto las autoridades como sus instituciones han desamparado a nuestra gente con su incompetencia, su negligencia, su indiferencia y su sed de protagonismo, porque en nada les ha interesado resolver la contingencia natural que aqueja a las zonas afectadas, contingencias que han evidenciado la ineficiencia y absoluto desinterés no sólo por resolver, sino por planificar y prevenir estos desastres, y que vemos de parte de cada una de estas administraciones y en cada uno de los niveles de gobierno; quienes no conformes con eso, le han agregado su toque particular entorpeciendo y obstaculizando las acciones y los trabajos de apoyo para la gente que así lo requiere.

Digo también vulnerada, porque esas mismas autoridades e instituciones han atropellado, vituperado y burlado a nuestra gente, saqueando a manos llenas las arcas, desviando recursos con obras públicas mal hechas y mal planeadas; negociando y enriqueciéndose con favoritismos y acuerdos que benefician sus propios intereses y los intereses de privados; aprovechándose de la clases trabajadora, quienes con el esfuerzo de sus impuestos les pagan la vida de lujos que llevan, un estilo de vida que los ha enfundado en una realidad totalmente opuesta al resto de la población; un estilo de vida construido a base de su rapiña, bajo el cobijo de leyes y burocracia que sólo benefician a una mafiosa oligarquía que se aferra a conservar el poder a cualquier costo; una realidad en donde todo es un “aparente” progreso y productividad pero que en el trasfondo se logra a costa de la explotación y el encarecimiento de los servicios más básicos.

Y me lleva a preguntar ¿en qué les preocupa el alza de los precios? Si ellos sólo tienen que aprobarse el aumento y el bono por un trabajo que no han hecho, al mismo tiempo que aumentan los impuestos; ¿qué les preocupan entonces las catástrofes? Si ellos tienen propiedades en lugares exclusivos, zonas residenciales y turísticas, lugares a donde estas calamidades no afectan,

¿En qué les preocupa la delincuencia? Si ellos viven seguros en el resguardo de escoltas y guarros prepotentes y legitimados, haciendo en muchos casos de las fuerzas públicas también su propio servicio de protección; si ellos mismos son parte de un mafioso acuerdo en el que juegan al teatrito de la democracia, la resistencia y la oposición política.

¿Qué preocupación pueden tener entonces por la gente para la que dicen trabajar? Dígame usted amigo lector ¿acaso usted vive y guarda la ley para que esta bola de orates venga a aprovecharse de su integridad cívica inventando e imponiéndole cobros e impuestos absurdos? ¿Acaso sus impuestos no alcanzan para tener y gozar de servicios e infraestructura de calidad y comodidad? ¿Trabaja usted para hacerse de un patrimonio y asegurarse un futuro o para mantener a una bola de holgazanes que se enriquecen del erario y de los patrocinios que reciben?

Le invito a la reflexión al respecto, a que podamos tener consciencia de la gente que se elige en campaña, y que haya más interés por conocer, escudriñar y analizar los proyectos de gobierno que presentan los candidatos; no puede ser posible que se siga permitiendo que este gremio político infestado de ladrones arteros sigan aprovechándose de lo que a usted con tanto esfuerzo le cuesta ganar…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba