Articulistas

Negociaciones en torno a las revisiones del SUPAUAQ en 2019

El SUPAUAQ decidió en la asamblea general de maestros realizada a finales del 2018, formalizar la petición del 10 por ciento de Incremento salarial a la UAQ, además de entregar el pliego petitorio correspondiente, en Conciliación y Arbitraje, emplazando a la Universidad a huelga, misma que estallaría el 1 de Marzo de 2019, a las doce del día, de no verse satisfechas sus demandas salariales y laborales. En ese sentido, el Comité Ejecutivo del SUPAUAQ, presidido por Ricardo Chaparro, convocó a otra asamblea general ordinaria para el día 30 de Enero de 2019. En la misma se abordaron diferentes puntos, pero lo más significativo fue informar a los agremiados sobre los avances de la revisión contractual con la UAQ y sobre la situación económica del SUPAUAQ.

En torno a las revisiones salarial y contractual del SUPAUAQ, se informó que la primera audiencia conciliatoria se realizó el pasado 29 de enero de 2019, a la que acudieron ambas partes y se expresó la voluntad de la UAQ por analizar las peticiones del SUPAUAQ. Al mismo tiempo, se conoció a través de los medios que la siguiente sesión formal se efectuaría el 25 de febrero de 2019, en la Secretaría del Trabajo. A pesar de la lejanía de esa nueva cita, muy cercana al posible estallamiento de huelga, es probable que sindicato y universidad, a través de sus comisiones negociadoras, vayan revisando las demandas sindicales y firmando minutas parciales de acuerdos, dejando para el final la cuestión del incremento salarial que el SUPAUAQ fijo en un 10 por ciento. Ya era conocido antes de la asamblea que el STUNAM había aceptado, el 1 de noviembre de 2018, el ofrecimiento de la UNAM, del 3.35 por ciento de incremento salarial.

Vale la pena recordar que para el ejercicio fiscal de 2019, se habían presentado recortes significativos en varios rubros, incluyendo el financiamiento a la educación superior, al CONACYT y a la cultura. La rápida respuesta del sindicalismo universitario, por ejemplo de la CONTU que convocó a un paro nacional, que también asumieron autoridades universitarias en la UAQ, aprovechando ésta última la consigna de “peso sobre peso” al gobierno local, similar a los recursos de la federación, además de la exigencia de un aumento del 4, o 5 por ciento del total del presupuesto estatal, para que el apoyo a la UAQ no fuera una cantidad discrecional sujeta a los vaivenes de la política. También la acción de los rectores agrupados en la ANUIES, generó una rápida aclaración del gobierno de AMLO, quien señaló que la disminución del presupuesto a las universidades públicas había sido “un error”, al que ya se sumaba el otro, causado por la supresión del párrafo VII del artículo tercero de la Constitución Política, referente a la autonomía universitaria, en la iniciativa de reforma al texto constitucional sobre la educación. En ambos casos, tanto AMLO como la Cámara de Diputados, tuvieron que echar reversa. AMLO reconoció que ya había comprometido a los rectores el mantenimiento del presupuesto a educación superior de 2018, además del incremento del 3.35 por ciento de estimación de la inflación para 2019. La cámara de diputados, por su parte, incluyó el párrafo que había suprimido sobre la autonomía universitaria.

En relación al segundo aspecto, volviendo a la asamblea general ordinaria del pasado 30 de enero, en que se abordó la cuestión financiera del SUPAUAQ, el Comité Ejecutivo presentó la situación crítica por la que atraviesa el sindicato de académicos, en virtud del conflicto intersindical del bienio 2016-2018, por lo que se presentaba una emergencia deficitaria para abordar los pagos que se le vienen encima al sindicato, por lo que se sometió a votación la propuesta de incrementar el pago las cuotas sindicales, hasta el dos por ciento del salario de los académicos. La maquinaria de votación del “nuevo” comité ejecutivo del SUPAUAQ, logró por mayoría de votos (unos 150) hacer pasar esta propuesta, contra lo marcado en los Estatutos del SUPAUAQ, en el artículo 83, apartados “a” y “b”, en donde se indica que las cuotas “ordinarias” mensuales serán del 0.5 por ciento y las “extraordinarias”, “nunca excederán el 1.0 por ciento del ingreso total mensual de cada socio”.

En ese tenor va mi reflexión final: los maestros no son responsables de que las autoridades universitarias hayan decidido violentar el cumplimiento del Contrato Colectivo al no entregar las cuotas sindicales de 1700 trabajadores académicos al comité ejecutivo legalmente reconocido, de no cumplir sus obligaciones con el sindicato de entregar los recursos financieros durante dos años, para gastos de administración, operación y funcionamiento del SUPAUAQ (2016-2018), como está establecido en el CCT (cláusulas 11 y 58) donde se afirma claramente que cuando ocurre esta situación, “por causas imputables a la Universidad, esta responderá por los daños y perjuicios causados” (cláusula 58.2). Por tanto, es ilegal el cobro del 2 por ciento de las cuotas y por otra parte, es la UAQ, la responsable, como lo estipula el CCT, de resarcir los daños y afectaciones a las finanzas del SUPAUAQ y no los académicos universitarios. Además opino que se cumplan los Acuerdos de San Andrés y que haya una salida política a la crisis venezolana.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba