Articulistas

Universo 2000 y la carambola universitaria

Con respecto a la visita que Julio Figueroa realizó el pasado domingo 26 de agosto de 2017 a la colonia Universo 2000, me parece que la hizo por el interés periodístico que ha mantenido por las movilizaciones que los colonos hemos realizado y por la circunstancia de habernos encontrado personalmente, en varias acciones de la «sociedad abierta», como les llama Julio Figueroa; en ocasiones coincidiendo, en ocasiones con posturas encontradas, aunque afortunadamente con mas afinidades que desencuentros.

Ahora bien, siguiendo la línea de su “Diálogo Queretano”, van las siguientes consideraciones, sin poner en duda la trayectoria de ninguno de los dos, es decir de Julio Figueroa y de su interlocutora, Martagloria Morales Garza. Ni pretendo pontificar sobre la posición de los colonos que habitamos el fraccionamiento habitacional Universo 2000.

Con Martagloria Morales, distinguida investigadora universitaria, nos han unido las más de las veces: la situación precaria de las universidades públicas, el debate sobre las formas de gobierno, la condición actual de la Universidad, con sus planes de estudio, sus carreras universitarias, las posiciones privatizadoras sobre la educación superior, la cuestión de la gratuidad de la educación superior, la posición de los universitarios ante los problemas sociales y últimamente nuestras coincidencias sobre el conflicto sindical universitario, que lamentablemente viene desde el 28 octubre del año pasado, en que no se reconoció el triunfo de la planilla Lucha Sindical Universitaria y se propició, desde las autoridades universitarias, una problemática inédita en el sindicalismo universitario, con la existencia de un sindicato institucional con toma de nota y un grupo sindical apoyado por la Rectoría.

En el caso que nos ocupa, la oposición de los colonos a la construcción y operación del Banco de Alimentos, en el fraccionamiento Universo 2000, me permito discrepar de la postura de Martagloria Morales Garza, brillante politóloga, exdirectora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales y exsecretaria Particular de Gilberto Herrera Ruiz, Rector de nuestra Máxima Casa de Estudios, en atención a los siguientes puntos:

1.- El decreto de donación del cabildo del municipio de Querétaro, publicado en la Gaceta Municipal, data del 29 de agosto de 2006, en tanto que la colonia Universo 2000 se funda en 1999, como ZONA HABITACIONAL. Por tanto, nuestra colonia es anterior históricamente al decreto de donación de nuestras áreas verdes en favor del Banco de Alimentos. Vale la pena señalar que el mismo decreto del cabildo ampara también un área de donación a la Universidad Autónoma de Querétaro, como lo hice saber en su momento, en el transcurso del 2015, al abogado general de la UAQ, institución que no ha movido un dedo para rescatar este terreno de unos cinco mil metros cuadrados, en los que ya se encuentra una capilla católica, asentada irregularmente en ese terreno, presuntamente de la UAQ.

2.- La donación de una ÁREA VERDE de la colonia a un organismo PRIVADO, como lo es la IAP «ALVIDA» que llamaremos en adelante, Banco de Alimentos, constituye una pifia en la planeación y ordenamiento urbano de la ciudad de Querétaro, pues no estaba contemplado en los planes parciales de desarrollo urbano de la delegación Josefa Vergara y Hernández, ni los giros autorizados contemplaban la existencia de un Banco de Alimentos.

3.-Se ha reiterado hasta la saciedad que el decreto de donación del cabildo queretano contemplaba un año (agosto de 2007) para el inicio de la construcción y una año adicional (agosto 2008) para la culminación de la obra, incluyendo una cláusula de revocación de la donación si no se cumplieran esos plazos. Pues contra toda la lógica jurídica, en el 2009 se le otorga al Banco de Alimentos una licencia de construcción y como no se realiza la obra, aunque usted no lo crea, se les otorga una nueva licencia de construcción en el 2014. Es decir, se construye la obra de manera absolutamente extemporánea, y específicamente contra el decreto de donación, sus tiempos, incluyendo la violación de la revocación. Más aún, con el apoyo total de Sedesol, violentando sus normas de operación y con el respaldo del Gobierno del Estado y del municipio de Querétaro, pasando por administraciones panistas, priistas.

4.- Por último, aunque existen otros ordenamientos de derechos humanos, ecológicos, de movilidad, de salud, de seguridad y tranquilidad, y otros fenómenos como la caída del valor del suelo y de las viviendas, transgredidos por el Banco de Alimentos, desde mi perspectiva es improcedente la afirmación de Martagloria Morales de que: “En el caso que nos ocupa (sobre el Banco de Alimentos), me parece que la postura de los colonos (de Universo 2000) es simplemente EGOÍSTA” (Diálogo Queretano, 31-08-2017), además de que es una afirmación aislada, fuera de todo contexto, como si los habitantes de la colonia Universo 2000 fuéramos objetos de la decoración urbana, o de los acuerdos de la clase dominante y no actores vivos o sujetos actuantes, en el marco del derecho a la ciudad, a la participación colectiva, y a ser consultados. ¿Egoísmo, o planeación y ordenamiento territorial participativo?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba