Punto y Seguido

Su Moral

Desde siempre lo ha hecho, pero ahora desde el púlpito de Palacio con el inmenso micrófono que ocupa diariamente y construye un marco de referencia sobre el cual se conduce la conversación.

En orden de aparición, primero propuso elaborar la ‘Constitución moral’, luego destinó recursos para difundir masivamente la ‘cartilla moral’; ahora publica un libro titulado ‘Hacia una economía moral’. Se dice presidente liberal con un mensaje emotivo basado nada más en su moral. Parece saber perfectamente que su narrativa es exitosa gracias a la ignorancia de la masa.

1. «Ellos son los conservadores», «Ellos son los corruptos», «Ellos son los adversarios (ENEMIGOS)», «Nosotros somos diferentes», «Nosotros somos los progresistas», «Nosotros no somos corruptos». «Ellos» son los «malos». «Nosotros» son los «buenos».

2. Lo interesante es que es la misma sociedad la que dicta los comportamientos que son aceptados o rechazados moralmente llevados a que se difundan por toda la población.

3. En su marco (su grupo afín, sus simpatizantes incondicionales), aceptan como bueno algo sólo sí él lo dice. Y como malo todo lo que queda fuera de ese preciso marco. El resto es intolerancia pura y dura.

4. Desde siempre lo ha hecho, pero ahora desde el púlpito de Palacio con el inmenso micrófono que ocupa diariamente y construye un marco de referencia sobre el cual se conduce la conversación y, en consecuencia, el resto de la dinámica que de ahí deriva.

5. Hoy una vez más, él, ese hombre, le ha dado connotación moral a la economía. Y su grupo afín a su vez encontrará con qué sustentar la narrativa. Por eso su ‘nosotros’ es tan poderoso y efectivo, su interminable plural mayestático. Le sirve para es sentar un marco de referencia sobre el cual construir una identidad para que su grupo sustente su afinidad.

6. La comunicación que más fácilmente se difunde en las redes sociales es la que tiene como rasgo distintivo la carga moral, ya sea como forma de motivación afirmativa o para expresar malestar y enojo.

7. Mensajes emotivos con carga moral suelen ser más impactantes en los grupos de rasgos conservadores. Aunque eso sea incoherente, incongruente.

8. La moral del líder, la moral del grupo; la alegría del líder es la alegría del grupo; la agresión al líder es la agresión al grupo; las filias y las fobias del líder son las filias y las fobias del grupo; el grupo es el líder y el líder es el grupo.

9. Las dinámicas de los grupos, las formas en que ahora las turbas se construyen mediante clanes y tribus; pero que también exhiben sometimiento, miedo y subordinación.

10. Ceden individualidad voluntariamente a cambio de desdibujarse en la identidad del grupo. La necesidad de ser y pertenecer.

11. La moral del grupo dice que nosotros somos los buenos, y todos, absolutamente todos los que están fuera del grupo, son malos.

12. Quien es señalado como indeseable por su comportamiento dentro del grupo puede ser más fácilmente presionado para que cambie su actitud, o bien estigmatizado y rechazado.

13. Hay muchos elementos de la narrativa, empezando por la carga maniquea moral: nosotros, ellos.

14. La capacidad de fijar esa percepción se ha logrado con mensajes simples, fácilmente asimilables, repetidos hasta saturar; perfectamente dirigidos y enfocados.

15. Él pone los términos de la discusión y el alcance de la narrativa. Su grupo reacciona dentro de los mismos parámetros uniformemente.

16. Javier Sicilia es molesto para AMLO. Al líder carismático y seductor le ofende hasta el delirio que se le cuestione.

17. La fijación de ideas repetitivas tiene como consecuencia modificar el comportamiento para movilizar a unos y desmovilizar a otros.

18. No intentar cambar el discurso es imposible. Y, en consecuencia, su gran circulo simpatizante no va a cambiar ni a modificarlo.

(Selección y edición de tuits de Leo García)

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba