Opinión

Radio UAQ: 34 años de vida Primera parte

Por: Jorge Coronel

El pasado 3 de agosto del año en curso, Radio Universidad Autónoma de Querétaro cumplió 34 años de existencia. 34 años han pasado y es momento de reflexionar sobre lo que acontece en la radio universitaria local. He aquí la primera entrega.

La llegada del ingeniero Gilberto Herrera Ruiz a la Rectoría de la UAQ generó enormes expectativas porque, y así se manejó durante su campaña, representaba el “cambio”. ¿Cambio a qué o de qué? El cambio a estructuras anquilosadas y demás vicios que durante años y años fueron acrecentándose al interior de nuestra universidad y que provocaron lo que tenemos a la vista: una UAQ poco preocupada por su entorno social –las problemáticas, se entiende–, burocrática, amafiada…

En el caso de los medios de comunicación, concretamente Radio UAQ, hay por supuesto, una gran esperanza de que la estación cambie para –obviamente– bien de la comunidad. De hecho, Radio UAQ es una de las pocas ofertas universitarias que da voz a la sociedad y sus problemas.

Sin embargo, 34 años después también la estación universitaria presenta defectos: equipo técnico  limitado y obsoleto; la extraña desaparición de la Amplitud Modulada (AM); poco apoyo a los productores independientes…

Aunque el hecho de que se cuente con un servidor  (radio.uaq.mx), mismo que ha sido de gran ayuda y que parece remediar ciertos males, debemos señalar que la presencia de la Frecuencia Modulada (FM), tiene y debe potencializarse para cubrir, por lo menos, toda la entidad y así combatir otro de los vicios de Radio UAQ: la centralización informativa.

Urge, ¡URGE!, que la estación universitaria dé voces a los otros municipios que conforman la entidad y no sólo concentre la oferta en lo que sucede en la ciudad capital.

En cuanto a la programación ésta necesita más diversidad, al menos en cuanto al aspecto musical se refiere: hay un exceso en cuanto a programas del género rock –por ejemplo, hay alrededor de tres dedicados al heavy metal, otros tantos al rock “alternativo” y ya se rumora que están por entrar otros más de rock, un absurdo–. Poco sabemos de las otras músicas: qué se escucha en la sierra queretana, en el semidesierto y qué se escucha más allá de nuestra entidad –en el sur, norte…–, y en el resto del mundo.

La Dirección de Medios de la UAQ, a cargo del periodista y sociólogo, Efraín Mendoza Zaragoza, tiene una ardua tarea: generar puentes y entablar diálogos a fin de que los medios de comunicación, entre ellos Radio UAQ, sufran una sacudida que los despierte de la modorra en la que se encuentran.

El antecedente directo de Mendoza Zaragoza, el añorado y querido semanario El Nuevo Amanecer de Querétaro y a pesar de que Efraín ya no es el mismo –en todos los sentidos–, incita a mantener la esperanza de un cambio en la radio universitaria.

Asimismo esperemos que el Consejo que regula el contenido de Radio UAQ  no se pierda, como hasta ahora, en interminables reuniones que sólo provocan resultados mínimos.

En este Consejo destaca el nombre del periodista y tallador de palabras, Agustín Escobar Ledesma, nombre que ayuda a que la esperanza siga latente.

Si todas las cosas pueden cambiar, ¿por qué los medios de comunicación universitarios no?

Por una nueva Radio UAQ. ¡Así sea!

{loadposition FBComm}

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba